Consejos para ahorrar en la calefacción

La llegada del frío ha sido muy prematura este año en España, y seguro que has tenido que empezar a encender la calefacción mucho antes de lo habitual. Por eso, conviene tener en cuenta una serie de consejos para ahorrar calefacción, en previsión de que el frío continúe varios meses.

Es muy importante purgar los radiadores al menos una vez al año, preferentemente antes del inicio de la temporada de calefacción. El aire que queda atrapado en el interior de los radiadores dificulta la transmisión de calor desde el agua caliente al exterior. La purga, que habitualmente se hace con la ayuda de una moneda de céntimo en un lugar concreto de cada radiador, deja que el aire salga. Cuando observes que comienza a salir agua en vez de aire, la purga habrá terminado.

Imagen Consejos para ahorrar en la calefacc

La calefacción representa casi la mitad de la energía que consumimos en casa. Y, sin embargo, está comprobado que la temperatura de confort es de sólo 20ºC. Incluso en los dormitorios se puede rebajar esta temperatura entre 3 y 5ºC a la hora de dormir.

Por eso, una de las cosas más importantes es instalar en casa un termostato regulable conectado al sistema de calefacción. Este pequeño dispositivo nos permitirá regular la temperatura a nuestro gusto para que la calefacción no se conecte, salvo que la temperatura baje del nivel que hemos fijado (los 20ºC citados antes serían la temperatura ideal).

Si vamos a abandonar la casa durante unas cuantas horas, esta temperatura se puede rebajar a 15º-17º C, ya que a nuestra llegada podremos recuperar en muy poco tiempo y con poco gasto de energía los grados de diferencia con la temperatura de confort.

Imagen Consejos para ahorrar en la calefacc

La mayoría de los termostatos son ya programables, y disponen de diferentes menús: por semanas, horas, etc. Si seguimos rutinas en nuestro día a día, resulta muy cómodo programar el termostato de la calefacción para regular las franjas horarias en que queremos que la temperatura se mantenga baja (porque no estamos o estamos durmiendo) o alta (cuando llegamos a casa después del trabajo). 

Pero además de disponer de un buen sistema de calefacción y hacerlo programable mediante un equipo tan sencillo y económico como un termostato, necesitamos conocer las mejores estrategias para aislar la casa del frío.

Las ventanas son uno de los elementos que más perdidas de calor producen. Es importante contar con ventanas de buena calidad, con doble cristal tipo Climalit y si es posible, que ajusten perfectamente. Si el piso es de alquiler o no tienes presupuesto para el cambio de carpintería exterior, entonces tendrás que recurrir al sistema tradicional: instalar cinta adhesiva selladora.

Imagen Consejos para ahorrar en la calefacc

La forma más fácil de detectar por dónde entrar corrientes de aire es con una llama encendida, por ejemplo, una vela. Acércala a los marcos de las ventanas para detectar las zonas por las que entra el frío (lo “chiva” la llama al moverse). Aísla bien con ayuda de la cinta tipo Tesa o similar. Las juntas de los cristales deberían estar también perfectamente selladas. Si no es así, utiliza silicona para que el cristal quede perfectamente ajustado en el marco.

Imagen Consejos para ahorrar en la calefacc

Otra solución sencilla consiste en instalar láminas reflectora de calor detrás de los radiadores.

Imagen Consejos para ahorrar en la calefacc

Las puertas que dan a la calle también son espacios por los que se escapa el calor. Instala burletes, por ejemplo, los nuevos de espuma que se pasan directamente por debajo de la puerta.

Imagen Consejos para ahorrar en la calefacción

Fotografías: Junkers, Tesa

Más artículos de: Hogar Sano

Categorías: Climatización

Publicado el: 24-12-2012 | Autor: María Tebar

Publicidad

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

COMENTARIOS

comments powered by Disqus