Arreglos fáciles de fontanería

En esta sección hemos tratado alguna vez cómo arreglar problemas relacionados con la fontanería, que no necesiten el concurso de un profesional; por ejemplo, solucionar problemas relacionados con la cisterna del WC. Hoy vamos a seguir por esa línea y os daremos una serie de “trucos” para arreglar los problemas más habituales en tuberías, grifos y sanitarios, y aquellos relacionados con tuberías de agua y de desagüe.

Imagen Arreglos en el h

Lavabos y fregaderos atascados: aunque parece un problema importante, nada más lejos de la realidad. Lo primero que hemos de hacer para desatascar un desagüe de lavabo es cortar el agua para evitarnos sorpresas desagradables. Después colocaremos bajo el sifón (la tubería en forma de S que se encuentra bajo la pila o el lavabo) un cubo para recoger el agua almacenada, y procederemos a desmontarlo. Si es de rosca bastará con aflojarla con la mano o con una llave, en el caso de que esté muy apretada. El sifón tiene agua en el codo, que es la que evita que los olores suban de las tuberías. Sólo tendremos que retirar aquello que esté atascándolo y volverlo a colocar para que el agua circule de nuevo sin problemas.

Imagen Arreglos fáciles de fontane

Mangueras de ducha con fugas: es muy habitual que en la unión entre la manguera o latiguillo flexible de la ducha y la alcachofa se produzcan fugas de agua con el tiempo. Esto es incómodo y además, hace que se pierda agua, con el consiguiente gasto de dinero y perjuicio para el medio ambiente. Solucionar el problema es muy fácil: sólo hay que desenroscar la alcachofa y cambiar la junta tórica que se encuentra en la conexión con la manguera. Se trata de una arandela plana de goma, que probablemente esté deteriorada o deformada. La llevaremos a la ferretería y compraremos una similar para cambiarla. Lo mismo rige para la unión entre la manguera y el grifo de la ducha, donde encontraremos una tórica similar.

Imagen Arreglos de fontane

Grifos que gotean: en este caso vamos a referirnos a los grifos monomando, los más habituales en la actualidad. Si estos grifos funcionan mediante un cartucho con dos discos de cerámica que llevan en su interior, y que se deslizan uno sobre el otro para dejar pasar o cortar el agua. Cuando gotean es porque los discos se han desgastado o deteriorado. Lo primero es cerrar el agua (la llave de paso general o las de los latiguillos del grifo), para luego desmontar el cabezal del grifo, que lleva la palanca; se suele hacer aflojando los tornillos que lo unen al cuerpo y haciendo palanca con un destornillador, cuidando de no rayar el metal. Después hay que retirar la pieza que fija el cartucho de los discos y por último, quitar los tornillos que fijan éste al cuerpo del grifo. Llevaremos el cartucho a una tienda de suministros de fontanería para comprar otro similar; antes de colocarlo de nuevo es conveniente aprovechar para limpiar el grifo a fondo por dentro.

Imagen Bricolaje: arreglos fác

Un consejo muy importante a la hora de realizar cualquiera de estos arreglos: hay que fijarse muy bien en cómo van montados los sistemas, incluso haciéndoles fotos según los desmontamos, para que luego no nos perdamos en el proceso. En realidad son tareas sencillas que puede hacerlas cualquier “manitas”, y con las que nos sentiremos más seguros y nos ahorraremos muchos quebraderos de cabeza.

Imágenes: Stevendepolo, Mundoanimal, Euroshowers, PDL.

Más artículos de: Bricolaje

Categorías: Arreglos en el hogar

Publicado el: 17-02-2011 | Autor: Marta Sánchez

Publicidad

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

COMENTARIOS

comments powered by Disqus