Botiquín para aliviar síntomas de gripes y catarros

Los  remedios caseros pueden ayudarnos a aliviar los síntomas de la gripe, los catarros y los resfriados antes de que nos dejen fuera de combate. ¿Sabes actuar al primer síntoma con los remedios naturales? Aquí tienes la guía definitiva sobre las soluciones de toda la vida que funcionan frente a las pequeñas o grandes molestias que conllevan las enfermedades estacionales durante los meses de frío.

Hay pocas cosas tan incapacitantes como una congestión nasal y ocular a causa de un resfriado. O una tos que no deja dormir por la noche. Y los dolores musculares que vienen asociados al malestar general… Seguro que eres capaz de reconocer todas estas molestias y alguna más como los síntomas más frecuentes de catarros y resfriados y, cómo no, la temida gripe…

Lo normal es seguir el consejo médico en cuanto a vacunación, especialmente si se forma parte de un grupo de riesgo. Si no, conviene tener a mano un botiquín de invierno que te permita afrontar el trance en las mejores condiciones llegado el momento…

Conviene estar pletórico de vitamina C, la que tienen las fresas y los cítricos… Ahora que empieza la temporada de naranjas, aprovecha para tomar al menos un cítrico al día o comerte un kiwi. Mejor aún, hazte un zumo natural cada mañana o acompaña tus platos fuertes con carne de esta bebida, que te ayudará a digerir mejor las proteínas… También puedes preparar de vez en cuanto una limonada como refresco familiar. Si no estás seguro de llenar a diario tus depósitos de esta vitamina, procura tener a mano suplementos (ojo, los suplementos de vitamina C sin supervisión médica sólo pueden tomarlos los adultos sanos sin exceder en ningún caso la cantidad recomendada).

Imagen fresas sia 1

Otro remedio natural para el resfriado que ha probado dar muy buen resultado si se emplea al primer síntoma es la equinácea. No hace falta que salgas a buscar esta planta, ya que su extracto se vende encapsulado en herbolarios y farmacias. Si la gripe o el catarro ya campan a sus anchas por tu organismo, ni te molestes en tomarlo, porque no te hará efecto.

Otros remedios naturales los tendrás en otro botiquín natural: el verdulero o cajón de la nevera donde depositas verduras y hortalizas. El ajo, por ejemplo, es un antibiótico natural con una acción bactericida de amplio espectro. No a todo el mundo le agrada su olor, por lo que existen ya perlas con su aceite esencial desodorizado: así puedes beneficiarte de sus propiedades sin sufrir sus efectos más desagradables.

Una cebolla partida en dos mitades y ssituada ceca de la cama tabién puede asegurar una noche de sueño reparador una vez que el resfriado se ha apoderdo de nosotros.

Imagen Ajos y cebo

La miel tiene muchas propiedades beneficiosas contra los catarros. Prueba a tomar una infusión que te guste con unas gotas de limón y endúlzala con miel. Efecto casi inmediato…

Imagen Infusiones con

El caldo de pollo es otro remedio de la abuela que sigue funcionando. Un caldo caliente alivia los síntomas de catarros y resfriados como si se tratara de un potente antiinflamatorio. Los efectos terapéuticos de la sopa de pollo se conocen desde hace siglos. Hoy se ha investigado a fondo, y ya se conocen los principios de su funcionamiento: actúa sobre la inflamación de las mucosas, en concreto sobre fosas nasales, garganta y pulmones

El suero limpia las fosas nasales permitiendo retirar la mucosidad de las vías respiratorias. Diferentes preparados con agua de mar que venden en farmacias tienen la misma acción. Existen diferentes formatos de aplicación (viales de plásticos individuales, sprays con aplicador nasal), por lo que conviene elegir el más cómodo e higiénico para cada situación. Una ayuda indispensable para combinar con cualquier tratamiento médico o remedio natural…

Imagen Alivio n

Para despejar la nariz, también se puede recurrir a los vahos de agua caliente con hojas de eucalipto. Opcionalmente se puede añadir melissa, menta, albahaca, tomillo, lavanda… Se trata de hierbas depuradoras que ayudan a eliminar la mucosidad y fluidificar las secreciones nasales que amenazan con bajar hacia otras cavidades del aparato respiratorio.

Por supuesto, nuestros consejos nunca pueden sustituir la prescripción hecha por el médico, sino sólo ayudar a que los síntomas sean más llevaderos o a impedir complicaciones en procesos muy leves.

Más artículos de: Hogar Sano

Publicado el: 15-10-2012 | Autor: María Tebar

Publicidad

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

COMENTARIOS

comments powered by Disqus