Casa fresca en verano sin aire acondicionado

El verano ha llegado por fin de forma inesperada y pronto nos quejaremos del calor en casa… Es cierto que en algunas viviendas el calor se acumula de forma insoportable, pero hay trucos para bajar algún grado la temperatura interior. ¿Quiéres saber cómo…?

Muchas personas se quejan de que el aire acondicionado no les sienta bien… O simplemente no es el momento de invertir en ese equipo si vas justo de presupuesto… Sea cual sea la razón, también puedes mantener tu casa fresca en verano sin aire acondicionado siguiendo una serie de consejos básicos y aprendiendo algunos trucos nuevos…

Imagen verano 1

Circulación de aire

Es necesario ventilar la casa durante las horas más frescas del día, es decir, por la mañana y por la noche. Crea corrientes entre ventanas contrapuestas de diferentes habitaciones (mejor, si tienen diferente orientación) y permite que circule el aire más fresco entre habitaciones dejando las puertas abiertas para que no se acumule el calor.

Ventanas

Durante las horas de más calor, es imprescindible cerrar la ventanas para evitar que entre el aire caliente, y sombrear.  Lo ideal es oscurecer la casa de la forma más sencilla: bajar persianas, cerrar cortinas y desplegar toldos si los hay. Con este simple gesto la sensación de frescor aumenta.

Ventilación asistida

Los ventiladores no son la panacea, porque no refrescan, sino que sólo mueven el aire, pero pueden resultar un alivio en momentos puntuales. Una solución intermedia entre el ventilador y el aire acondicionado son los ventiladores con circulación de agua. Algunos tienen precios interesantes, pero otros prohibitivos (más que un equipo de aire acondicionado, instalación incluida), por lo que conviene buscar diferentes opciones antes de decidirse.

Imagen verano 2

Electrodomésticos off

Los electrodomésticos desprenden calor. Por eso conviene no encender los que no sean imprescindibles (la nevera sí lo es, por ejemplo) durante las horas de máximo calor: hablamos de lavadora, lavavajillas, etc. Y mejor no utilizar el horno para cocinar en verano…  Los equipos  de audio/vídeo y multimedia (televisores, ordenadores, cadenas de música, etc.), mejor mantenerlos apagados y no en stand-by.

Regar para refrescar

Si tienes patio, jardín, terraza o cualquier tipo de espacio al aire libre, riega a la caída del sol para refrescar. Si puedes hacer lo mismo con la fachada exterior de la casa, puede aliviar un tanto el calor (ojo, tampoco es cuestión de derrochar el agua…). También funciona fregar el suelo del interior de la casa con agua fría, dejándolo algo más empapado de lo normal.

Casas de dos o más plantas

La planta baja siempre estará más fresca que las plantas superiores. Si dispones de una buhardilla con ventana tipo Velux (allí se acumulará el calor de forma irremediable durante el día), mantén la puerta cerrada durante el día. Por la noche abre la ventana de tejado y deja la puerta abierta para crear una ventilación cruzada con las otras plantas de la vivienda.

Imagen verano 3

Sábanas frescas

Utiliza sólo sábanas de algodón 100% o satén durante el verano. Son más frescas que cualquier mezcla. Un truco eficaz es poner en el congelador media hora una pequeña almohada antes de acostarte.

Trucos para aliviar el sofocón

  •  Mójate las muñecas bajo el chorro de agua fría 10 segundos cada una. Bajará tu temperatura corporal de forma casi instantánea y el efecto te durará una hora.
  •  Mete los pies en un barreño de agua fría. Sirve también una piscina infantil hinchable.
  •  Llena dos botellas de plástico de agua (70%), añade sal (10%) y mete en el congelador unas horas. Luego ponlas delante de las aspas de un ventilador sobre sendos platos hondos donde gotee el agua. Puedes usar las mismas botellas cada día…

Fotografías: danford-gwaltney-buildersLowes

Más artículos de: Hogar Sano

Publicado el: 17-06-2013 | Autor: María Tebar

Publicidad

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

COMENTARIOS

comments powered by Disqus