Casa limpia en 20 minutos

Si la limpieza de la casa es un tema que te supera, necesitas plantearte una rutina diaria. La propuesta es dedicar solo 20 minutos diarios a las tareas de la casa para no tener que dedicarte a ello todo el fin de semana.

Imagen Casa limpia en veinte min

Hay pocas cosas tan descorazonadoras como tener que trabajar  toda la semana y luego dedicar el tiempo libre, a menudo el fin de semana, a la ingrata tarea de limpiar y mantener la casa en unas condiciones de higiene mínimas. Lo ideal es que todos los miembros de la familia participen de una u otra forma en recoger las cosas que están fuera de su sitio y en realizar la limpieza al menos de su dormitorio.

Para empezar, mantener el orden en toda la casa es esencial. No hay nada que desmotive más que tener que limpiar una casa en la que meter mano al desbarajuste sea el punto de partida… El orden diario en el salón incluye ahuecar los almohadones del sofá, colocar revistas, libros y mantitas en su sitio y despejar las mesas a diario. En los dormitorios, el orden incluye hacer la cama y guardar la ropa. Dedicación diaria: 5 minutos.

Otra tarea ineludible es mantener el fregadero y las encimeras de la cocina, incluida la zona de cocción y su frente, en perfecto estado de revista. Después de cada comida introduce todo el menaje de mesa y cocina en el lavavajillas y pasa una bayeta húmeda con una gota de detergente de fregar los platos por todas las encimeras y la vitrocerámica. Dedicación diaria: 5 minutos.

El resto de las tareas repártelas en un calendario quincenal que incluya sábados y domingos. Dedicación diaria: 10 minutos.

Día 1. Limpiar superficialmente el salón y la cocina (polvo y barrer).

Día 2. Limpiar el cuarto de baño (sanitarios) y fregar el suelo.

Día 3. Limpiar el polvo de los dormitorios.

Día 4. Limpiar el polvo de otras habitaciones (oficina, cuarto de juegos…).

Día 5. Limpiar de nuevo salón y cocina (polvo y barrer).

Día 6. Limpiar de nuevo el cuarto de baño (sanitarios) y fregar el suelo.

Día 7. Pasar la aspiradora a los suelos.

Día 8. Limpiar el polvo de los dormitorios.

Día 9. Limpiar en profundidad el salón (espejos, mesas, cuadros, puertas…).

Día 10. Limpiar de nuevo el cuarto de baño (sanitarios) y fregar el suelo.

Día 11. Limpiar en profundidad los dormitorios, incluidas puertas, superficies de armarios y espejos.

Día 12. Limpiar la cocina en profundidad, incluida campana extractora, microondas, horno si es necesario y superficies de armarios con unas gotas de amoniaco mezcladas con agua.

Día 13. Limpiar todas las ventanas por dentro con un barreño con agua, vinagre blanco diluido y papel de periódico.

Día 14. Pasar la aspiradora a los suelos.

Día 15. Limpiar el cuarto de baño en profundidad, incluidos espejos, superficies o encimeras, mampara, etc.

Está claro que en función de la superficie de la casa, de las personas que convivan y "arrimen el hombro" en ella, y de el tiempo en que la casa permanezca ocupada durante el día, así de duro será el trabajo de limpieza cotidiano. Si observas el calendario en detalle, se trata de hacer los cuartos de baños y pasar el polvo de los diferentes sitios dos veces por semana, y aspirar una sola vez, para una familia de 3 o 4 personas que pase buena parte de los días laborables en el trabajo o el colegio.

En cuanto al lavado de la ropa  y planchado de ropa, mejor hacer un hueco cada día y no esperar a que se acumulen grandes coladas.

Y siempre habrá que sacar tiempo para otras tareas de limpieza que realizamos sólo unas cuantas veces al año como limpiar los cajones de las persianas, detrás del frigorífico, vaciar y limpiar los armarios por dentro, pasar las puertas o limpiar en profundidad las luminarias y lámparas.

Fotografía: Philips

Más artículos de: Hogar Sano

Categorías: Limpieza

Publicado el: 13-02-2012 | Autor: María Tebar

Publicidad

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

COMENTARIOS

comments powered by Disqus