Cómo elegir bombillas

La retirada de la bombilla incandescente del mercado ha hecho surgir múltiples tipos de iluminación que resultan algo confusos… Aquí tienes una guía para elegir la bombilla adecuada para cada espacio y qué factores tener en cuenta a la hora de comprarla.

Imagen Cómo elegir bombi

Elegir bombilla en un comercio se ha convertido en un pequeño galimatías que pudiera parecer sólo apto para profesionales cualificados… Las grandes superficies y los centros de bricolaje exhiben una gran variedad de modelos, exponen ofertas y prometen ahorros que no acabamos de entender muy bien. Lo único que parece quedarnos claro es que comprar una bombilla hoy sale más caro y es más complicado que nunca…

 Pero no debemos dejarnos llevar por esta primera (y falsa) impresión. No al menos cuando ya conozcamos los criterios a tener en cuenta antes de decidirse por un modelo de bombilla. Para ello debemos ser asistidos por la inestimable ayuda del etiquetado, obligatorio en el empaquetado de las bombillas. Veamos…

Los factores a tener en cuenta al comprar una bombilla son:

  • Tamaño y tipo de rosca del casquillo
  • Potencia (medida en lúmenes)
  • Tecnología de iluminación
  • Forma de la bombilla
  • Tonalidad

Imagen Cómo elegir bombi

    El casquillo

    Viene indicado por unas letras (tipo de rosca) y un número: E27, E14, GU10 Y GU5.3.

    • E27 indica casquillo grueso.
    • E14 indica casquillo fino.
    • GU10 indica foco sin transformador.
    • G5.3 indica foco con transformador.

    Pero hay al menos ocho modelos más, que vienen representados también por un dibujo. Por eso es recomendable llevarse el modelo a la hora de buscar recambio.

    La forma

    La forma de la bombilla es una cuestión estética, que no interfiere con ningún otro factor, como potencia, etc. Las bombillas en forma de vela y las estándar han dado paso a nuevas formas como la espiral, la de tubo, el globo… El tipo de luminaria es el que determinará la elección entre una forma de lámpara u otra.

    Imagen Cómo elegir bombi

    El tono de luz

    Se refiere a la tonalidad dominante de luz y viene expresada por la temperatura del color en grados Kelvin (K). La luz amarilla (cálida) y la luz blanca (fría) tienen diferentes aplicaciones.

    Luz amarilla: ideal para salones, dormitorios, comedores, distribuidor… Viene marcada con una 2.700 a 3.500 grados K.

    Luz blanca: perfecta para iluminar cocinas, garajes, oficinas y trasteros, donde hay demanda de una luz fuerte. Tiene de 5.000 a 6.500 grados kelvin, que es la temperatura de color más parecida a la luz del día. En el caso de cocinas y baños, la más adecuada es luz blanca neutra (unos 4.000 grados K).

    La potencia

    La cantidad de luz emitida por una lámpara se expresa en lúmenes (lm). Es importante determinar qué “chorro” de luz se necesita en cada estancia de la casa, y si se verá apoyada por otras fuentes de luz complementarias. No se debe confundir la intensidad de la luz (medida en lúmenes) con el consumo (medido en vatios, W). En general, piensa en 450 lúmenes para reemplazar una incandescente de 40W, en 800 lúmenes para sustituir un bulbo de 60W, y así sucesivamente…

    Imagen Cómo elegir bombi

    Consumo y tipo de bombilla

    Hay al menos cuatros tipos de bombillas disponibles para uso doméstico. A la hora de elegir hay que tener en cuenta la eficiencia energética de cada tecnología de luz, el ahorro que nos puede suponer y si serán “”luces de paso”, es decir que sufrirán constantes encendidos y apagados.

    • La bombilla incandescente está en extinción desde el año 2009 en que se dejó de fabricar. Ha sido superada por otras tecnologías más eficientes que no generan calor.
    • Las LED son las lámparas más eficientes de todas. Tienen una larguísima vida de hasta 30 años si se encienden 4 horas diarias, consumen un 80 por ciento menos que el bulbo incandescente de toda la vida, y además emiten menos CO2 sin ningún contenido de mercurio ni tungsteno. Sus otras ventajas son que no generan calor, reproducen con nitidez los colores y soportan muchos ciclos de encendido y apagado…
    • Las bombillas de bajo consumo o fluocompactas consumen, igual que las LED, un 80 por ciento menos de energía, aunque su vida es más reducida: entre 6.000 y 10.000 horas. Su gran inconveniente es que soportan mal los constantes encendidos y apagados, que reducen su vida útil, y tardan en encenderse (aunque cada vez menos), por lo que no se aconsejan para zonas de paso, como pasillos, cuartos de baño, escaleras… Los tubos fluorescentes pertenecen a esta misma categoría, aunque su forma es diferente.
    • Las bombillas halógenas eco han sustituido a los viejos focos halógenos, que desprendían mucho calor. Son muy apreciadas por su luz natural y porque su encendido es instantáneo, y tienen una vida útil algo más reducida que el resto de opciones “modernas”: 2.000 a 5.000 horas. Su consumo es un tercio menos que el de las viejas incandescentes.

    En general, el tipo de tecnología de iluminación determinará el consumo, medido en vatios (W), aunque el mismo número de vatios no indica una misma intensidad de luz. Por ejemplo, la equivalencia en consumo de una incandescente de 40W es de 6W en el caso del Led, de 9W en el caso de una fluocompacta, y de 30W en el caso de una halógena.

    Imagen Cómo elegir bombi

    Otros factores a tener en cuenta al elegir bombilla…

    Velocidad de encendido: las más rápidas son, sin duda, las LED y las halógenas, mientras que las fluocompactas, a pesar de haber mejorado, siguen tardando de 10 segundos a un minuto.

    Número de ciclos: mide el número de encendidos y apagados que es capaz de sufrir una bombilla sin que su rendimiento se vea comprometido.

    Ángulo de apertura: viene indicado en grados, y hace referencia al haz de luz que es capaz de ofrecer una bombilla. Para iluminar una habitación completa se necesitan 120 grados de apertura, mientras que un foco empotrable tiene sólo 36 grados. Es importante fijarse en este criterio si se busca iluminación para expositores, cuadros, etc.

    Un último consejo: las bombillas tienen garantía de duración de varios años, por lo que es importante guardar el ticket de compra (señalando si quieres el lugar de la casa donde está ubicada) para poder ejercer tus derechos de reclamación como consumidor si no cumple con los plazos estimados…

    Fotografías: Philips

    Más artículos de: Informes

    Categorías: Iluminación

    Publicado el: 29-10-2014 | Autor: María Tebar

    Publicidad

    TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

    COMENTARIOS

    comments powered by Disqus