Cómo elegir el cortacesped

El cortacésped es una herramienta de jardín indispensable cuando se disfruta en casa de un trozo de pradera de césped por pequeño que sea. Ahora bien, ni se necesita un tractor para una parcela reducida ni es posible cortar el césped de un gran terreno con una máquina pequeña. La elección de un modelo u otro la determina sobre todo el tamaño de la superficie con césped.

La tarea de elegir el cortacésped ideal no es tan fácil como puede parecer a primera vista. Las casas especializadas en herramienta de jardinería son potentes empresas que están siempre innovando y sacando nuevo producto al mercado. Ni siquiera la crisis ha hecho demasiada mella en ellas. Se ve que los jardines, caseros o no, son un elemento que se sigue cuidando en todas las circunstancias…

Imagen Cómo elegir el cortacesped idea

El primer criterio a la hora de comprar un buen cortacésped que resuelva cómodamente la tarea de cortar la hierba es el tamaño de la parcela. No es lo mismo trabajar un jardín con 50 metros de tepe que una pradera de 800 metros, como es lógico. A partir de 200 metros de parcela, muchos propietarios de casas con jardín prefieren delegar la tarea en un servicio de jardinería por una módica cantidad mensual. Si te resistes a tener que pagar esa cantidad mensualmente y realmente te gustan las tareas de jardinería, te animo a seguir leyendo para que saques conclusiones sobre el modelo que más te conviene.

Imagen Cómo elegir el cortacesped idea

Parcela pequeña (hasta 100 metros)

Una máquina cortacésped tradicional de discos helicoidales y empuje manual puede bastar para mantener el césped de un pequeño terreno siempre perfecto. Un cortacésped helicoidal 300 GARDENA (7,6 kg) te sale por unos 220 € (precio con IVA). No obstante, los precios de los cortacésped eléctricos son muy similares, por lo que muchos usuarios pueden encontrar que les compensa más hacerse con uno así.

Imagen Cómo elegir el cortacesped idea

Parcela mediana (hasta 400 metros)

Al gestionar una parcela de mayores dimensiones, las necesidades de potencia se empiezan a hacer notar. En jardines entre 100 y hasta 400 metros, la mayoría de los usuarios prefiere optar por una máquina a motor, que resuelve la tarea en mucho menos tiempo. Aquí el cortacésped eléctrico es el rey, ya que sus precios son moderados y son máquinas duras que suelen durar mucho tiempo sin dar problemas y sin necesidad de mantenimiento. Un cortacésped eléctrico Gardena PowerMax 34 (menos de 11 kg) de última generación sale por 190 € aproximadamente.

Los cortacésped de gasolina son especialmente adecuados para no depender de las tomas de corriente en zonas del jardín que pueden quedar alejadas. Estas máquinas disponen de mayor autonomía de uso, aunque por otro lado hay que estar pendiente de llenar el depósito.  Un cortacésped McCulloch M51 (35 kg) con motor Honda de 135 cc cuesta unos 480 €.

Otra opción interesante en parcelas de 200 a 400 metros, es una máquina cortacésped con batería de ión litio. Su autonomía de uso es total, ya que realiza la tarea sin cables, y sólo es necesario cargarla un rato antes de cortar el césped. Los precios se elevan considerablemente. Una máquina cortacésped de Gardena (accuPowerMax 42A Li, 16,8 kg de peso) sale ya por unos 560 €. Pero también hay modelos de Bosch Jardín como el Rotak 34 LI por 399 € (449 € el Rotak 37 LI y 599 € el modelo Rotak 43 LI). Estos modelos se diferencian en el ancho de corte, la capacidad de la bolsa y en que el modelo más caro incluye dos baterías.

Imagen Cómo elegir el cortacesped idea

Grandes praderas

Para las grandes áreas sembradas de césped, lo recomendable es un tractor cortacésped, en el que el usuario puede ir comodamente sentado mientras realiza la tarea. Son estupendas máquinas a gasolina que suelen utilizarse profesionalmente en grandes áreas de césped. Sin embargo, últimamente han aparecido en el mercado híbridos que combinan las ventajas del cortacésped y el tractor de jardín. Un McCullochMowCart 66 (97 kg de peso) tiene un precio recomendado de 1.059 €.
Otros elementos a tener en cuenta…

  • Manejo ergonómico. Las marcas de prestigio como Bosch Jardín disponen de cortacéspedes que incorporan sistemas de empuñadura ergonómica y antivibraciones (modelos Rotak). Esto permite adoptar siempre una postura cómoda, evitando que se acumule la clásica tensión en brazos y espalda.
  • Dónde se almacenará. El peso y el tamaño de la máquina césped es determinante a la hora de guardarlo de una un otra forma. Mientras que uno manual o eléctrico puedes subirlo a una estantería en un cobertizo o garaje, para los demás necesitarás un sitio a propósito sobre el suelo.
  • Anchura de corte. La anchura de corte es muy importante porque marca la diferencia entre pasar la máquina en una y otra dirección un número menor o mayor de veces. A igualdad de condiciones, elige siempre la mayor anchura.
  • Cesta o mulching. La mayoría de los cortacésped disponen de un depósito o cesta donde se va acumulando la hierba cortada. Cuanto mayor sea éste, menos viajes para vaciarlo. Sin embargo, el acolchado o mulching con la hierba trituradas se está haciendo muy popular, y ya son muchas las máquinas que permiten la doble opción de  cesta o trituradora a gusto del usuario. Está comprobado que dejar la hierba cortada ayuda a fertilizar el suelo y protege de la sequedad la pradera.

Imagen Cómo elegir el cortacesped idea

Fotografías: Bosch jardín, Gardena, McCulloch

Más artículos de: Informes

Categorías: Terraza y jardín

Publicado el: 01-02-2012 | Autor: María Tebar

Publicidad

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

COMENTARIOS

comments powered by Disqus