Cómo elegir el mejor material para el plato de ducha

El cambio de la bañera por un plato de ducha es una de las reformas que más se acomete hoy día. La elección del material del plato de ducha no debe dejarse en manos del albañil... Aquí vemos las ventajas e inconvenientes de cada tipo de material para platos de ducha.

Para valorar la posibilidad de poner un plato de ducha, lo más importante es conocer las medidas del hueco donde lo vamos a instalar. Los platos de ducha tienen formas y medidas estándar, y es imprescindible valorar si cabrán en ese espacio concreto. Incluso es posible que algunos fabricantes se ofrezcan a realizar un plato de ducha a la medida, con la forma deseada y el desagüe en el punto deseado.

Imagen Platos de d

Villeroy & Boch

Qué debe tener un plato de ducha

Pendiente adecuada

El plato de ducha debe tener la pendiente adecuada desde todos los puntos de su perímetro para verter en el desagüe. El mínimo recomendado es de unos 7 mm por cada 30 cm de longitud.

Superficie antideslizante

Es un punto importante a observar: la superficie del plato de ducha debe tener algún tipo de textura que impida escurrirse, pero que al tiempo permita una fácil limpieza.  

Imagen Platos de d

Villeroy & Boch

Reborde de azulejo

Sirve para asegurar un perfecto sellado del espacio en que la pared se encuentra con el plato de ducha. Tiene algo menos de centímetro y medio de ancho.

Platos de ducha de cerámica

Están hechos de una mezcla de arcilla, feldespato y arenas silíceas. Es un material económico y con un acabado brillante muy atractivo. No se mancha y resiste muy bien la acción de los productos químicos agresivos.

Inconvenientes:  son frágiles y pesan mucho.

Precios: desde 35 €

Platos de ducha de material acrílico

El material acrílico es muy ligero y poco poroso. Está hecho de un plástico muy duradero, resulta fácil de limpiar, y además se fabrica en una amplia variedad de medidas y colores. Las encimeras de Corian están hechas de este mismo material. El color tiñe todo el grosor del acrílico, no sólo la lámina superior, lo que es una ventaja frente a los arañazos. Los platos de ducha acrílicos tradicionales tienen un grosor de entre 7 y 10 cm. Importante asegurarse al comprarlo de que cumpla con la normativa europea de calidad.

Inconvenientes: algunos limpiadores cáusticos demasiado agresivos pueden dañar el acabado. Su precio es más elevado que el de la fibra de vidrio.

Precios: desde 50 €

Platos de ducha de resina o carga mineral

Están hechos de una mezcla de resinas y minerales prensados. Se fabrican en medidas estándar, pero también se pueden adaptar a las medidas concretas de la ducha. Se trata de un material mucho más resistente que la fibra de vidrio y el acrílico, y permite hacer platos de ducha extraplanos (3 cm) y de grandes dimensiones (2 x 1m). Es un material impermeable, por lo que evita la necesidad de poner tela asfáltica como en las duchas de obra. Se limpian fácilmente con una esponja húmeda y jabón. Se pueden pedir en cualquier color y además hay varias texturas para elegir: pizarra, piedra caliza, piedra natural, madera, piel…

Inconvenientes: es un material más caro pero merece la pena porque son inalterables.

Precio: a partir de 180 €

Imagen Platos de ducha de re

Imagen Platos de ducha de re

Platos de ducha de obra

Se pueden construir de principio a fin o instalarse con un kit que facilita la tarea. El intríngulis de estos platos de ducha es crear una solera de cemento con la pendiente adecuada, que debe dejarse secar durante varios días antes de poner el pavimento.

Inconvenientes: es importante contratar los servicios de un profesional con experiencia en este tipo de platos de ducha. El suele debe sellarse a menudo para que no se filtre el agua. Las filtraciones pueden permanecer ocultas durante años.

Más artículos de: Informes

Categorías: Baño

Publicado el: 24-06-2015 | Autor: María Tebar

Publicidad

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

COMENTARIOS

comments powered by Disqus