Cómo elegir la lavadora

La lavadora es ese electrodoméstico del que ya no podríamos prescindir en una casa. Pero los equipos modernos han ido incorporando tantas novedades que es fácil perderse en el maremágnum de programas, características y extras cuando necesitas comprar una lavadora nueva.  Aquí tienes una guía de  las características más valoradas…

Imagen Cómo elegir la lava

Hasta 1951 no se comenzaron a producir en serie las primeras lavadoras automáticas en Europa… Hasta entonces, la ropa se restregraba con jabón sobre una tabla,  en casa si había agua corriente, y si no en el arroyo o el lavadero público… Hoy, las lavadoras son esas cajas mágicas en las que introduces la ropa sucia y -¡zas!- aparece en poco más de media hora impoluta y prácticamente seca. Incluso hay equipos que disponen ya de dosificador de detergente automático … ¡Somos afortunados!

Pues bien, llegado el momento de elegir una máquina que dure el máximo tiempo posible sin estropearse y que haga su tarea con rapidez y buenos resultados, dan ganas de rendirse… ¿Mejor comprar un modelo básico y barato? ¿O decantarse por una buena marca y una pléyade de programas para todas las eventualidades? ¿Con pantalla LED  o con “rueda” analógica y poco más…? Si ya empiezas a combinar todos estos factores, las posibilidades se multiplican hasta el infinito… ¡Agotador!

Imagen Cómo elegir la lavad

Empecemos por las tipologías básicas...

Las lavadoras pueden ser de carga frontal o carga superior. Las de carga frontal (con un ancho de 60 cm) exigen agacharse para llenarlas y vaciarlas, pero a cambio pueden ubicarse bajo la encimera y hay decenas de modelos en el mercado… Las de carga superior, en principio más cómodas y más estrechas (40 cm) , presentan el inconveniente de que no se puede situar nada encima de ellas.

En cuanto a los acabados…

Las lavadoras de carga frontal pueden ser  blancas, de acero inoxidable o integrables. El blanco es el modelo básico, con muchas tipologías para elegir, mientras que las de acero inoxidable son algo más caras y con menos variedad (mejor siempre por un acabado antihuellas). Las integrables quedan ocultas bajo un panel que se confunde con el resto de muebles de la cocina. También hay lavadoras de diseño de tendencia retro en una variada gama de colores (Smeg).

Imagen Cómo elegir la lavad

La capacidad de las lavadoras es variable...

Las más comunes son las de 5 kg de carga, pero rápidamente han ido ganando terreno los modelos de 6 kg, y existen máquinas que lavan hasta 8 y 10 kg de ropa. aunque la mayoría de los modelos disponen ya de lavados de media carga, no tiene sentido comprar uno de gran capacidad para una vivienda donde solo viven dos personas, ya que el gasto en agua y electricidad se multiplica. Si la capacidad no es condición indipensable, una lavadora que cargue 6 kg está bastante bien y cubre las necesidades de una familia de cuatro personas sin problema.

La velocidad de centrifugado es esencial…

Es esencial para establecer la idoneidad de una lavadora… El centrifugado es el último ciclo del lavado, el que escurre la ropa, y el que determina que salga más o menos húmeda. Lo ideal es que tenga una alta velocidad, y que ésta se pueda reducir en función del tipo de ropa. Mejor no comprar nada por debajo de 1.300 r.p.m. (revoluciones por minuto), y si no se piensa instalar secadora y se dispone de un tendedero pequeño, optar por una de 1.500 a 1.700 r.p.m. También es el momento en el que más ruido hace y más vibra la lavadora, así es que si la casa es pequeña o si la cocina está integrada en el salón quizá convenga prestar especial atención a un modelo ultrasilencioso…

Imagen Cómo elegir la lavad

La eficiencia energética determina el ahorro…

No conviene decidirse por una lavadora atendiendo sólo al precio, ya que el ahorro inicial puede verse penalizado con creces por unos elevados consumos… Hay que fijarse en lo que se llama eficiencia energética, que clasifica los grandes electrodomésticos de la A (muy eficiente) a la G (poco eficiente). Actualmente también existen etiquetas energéticas A+ y A++, que garantizan aún menores consumos. En muchas comunidades autónomas la sustitución de viejas lavadoras por estos supereficientes cuenta con subvenciones públicas.

Los programas de lavado se multiplican…

Cada vez son más los diferentes programas de lavado que ofrecen las lavadoras. Básicamente tienen uno rápido, otro ecológico, uno más para ropa muy sucia y uno para ropa delicada o lana con menos centrifugado. No compres una lavadora solo porque tenga  muchos más programas (ropa vaquera, plumíferos, ropa de cama…) si no prevés que los usarás con frecuencia.

Imagen Cómo elegir la lavad

Y siempre hay más  extras…

Existen algunas otras características que sí pueden resultar ventajosas al usuario de la lavadora. Por ejemplo, es una buena idea que la máquina cuente con temporizador para programar el inicio retardado; de ese modo, puedes optar porque el lavado finalice justo cuando llegas a casa de trabajar, o porque empiece a la hora en que la tarifa eléctrica es más baja, si es el caso… Otra característica novedosa es el dosificador automático de detergente, el gestor inteligente del agua o el medidor de carga.

Fotografías: AEG, Samsung

Más artículos de: Informes

Categorías: Electrónica de consumo

Publicado el: 31-08-2011 | Autor: María Tebar

Publicidad

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

COMENTARIOS

comments powered by Disqus