Cómo elegir una ventana para la buhardilla

Elegir una ventana adecuada es imprescindible para disfrutar al máximo de la buhardilla. No sólo proporciona luz y ventilación, sino que a menudo permite tener estupendas vistas. Por eso, además de exigir a la ventana de buhardilla las máximas prestaciones en cuanto a aislamiento y  protección solar, conviene saber de antemano qué uso se dará a la habitación para seleccionar el modelo que se adapte mejor a nuestras necesidades.

Imagen Cómo elegir la ventana para la buhardill

Las ventanas de cubierta son la perfecta solución para permitir un óptimo aprovechamiento de las buhardillas, aunque no la única. Existe la posibilidad de construir un casetón o mansarda que avance sobre el tejado, elevando en su área la altura de la buhardilla y a menudo mejorando su aprovechamiento. O también la opción de abrir una ventana de fachada (por ejemplo, en el lateral de un tejado a dos aguas), que sale más económica... Ningún problema, salvo que una ventana tipo Velux permite la entrada de más del triple de luz que un casetón, y más de la mitad que una ventana de fachada. Si una buena iluminación natural es imprescindible, entonces la ventana bajocubierta se convierte en la opción de preferencia.

Pues bien, además de conocer la función de la buhardilla, resulta imprescindible conocer su tamaño y la orientación del tejado. Con todos estos  datos se puede elegir una ventana prácticamente personalizada, incuso con los complementos (persiana exterior, toldillos, cortinas, estores…) más adecuados a cada caso.

Imagen Cómo elegir la ventana para la buhardill

Tamaño de la ventana

Lo aconsejable es huir de los ventanucos demasiado pequeños y a gran altura. La superficie acristalada en la buhardilla debe ser al menos el 10 por ciento de la superficie habitable, sin importar si el porcentaje se consigue con una o más ventanas. A menudo disponer de dos ventanas enfrentadas incrementa la sensación de amplitud.

Imagen Cómo elegir la ventana para la buhardill

Tipo de apertura

Básicamente existen dos modelos. Conviene elegir uno y otro según la función de la habitación: la ventana clásica, de apertura giratoria*, es adecuada para pendientes superiores al 15%,  y la ventana panorámica, con apertura proyectante* (pendientes entre el 30 y el 50%), permite asomarse por la ventana sin darse con la cabeza en el otro extremo. También existe una ventana abatible, que satisface la necesidad de salir a cubierta (reparación de tejas, antenas…). Para ventanas situadas a gran altura, existe la opción de apertura eléctrica con mando a distancia (por 480 € más en cualquier ventana).

*Ventana proyectante, a partir de 358 € (manual, acristalamiento aislante, 55 cm ancho, acabado en madera).

* Ventana giratoria, a partir de 281 € (manual, 55 cm ancho, acabado en poliuretano blanco).

Imagen Cómo elegir la ventana para la buhardill

Acabados

Tenemos la idea de una buhardilla terminada en madera, cálida y acogedora… Para ese tipo de espacio (dormitorios, salas de estar o de juegos), son ideales los acabados en madera nórdica, que necesitan un mantenimiento del barniz, aunque bastante espaciado en el tiempo. Para baños y cocinas es más adecuado el acabado en poliuretano (blanco).

Imagen Cómo elegir la ventana para la buhardill

Acristalamientos

Los espacios bajo cubierta tienden a retener tanto el frío como el calor. De ahí, la importancia de un correcto aislamiento. Por eso es imprescindible elegir una buena marca de ventana que garantice que el aislamiento se extiende también a la ventana. De acuerdo con el clima de la zona y con la orientación de la ventana, es posible elegir cristales con diferentes grados de protección solar y de transmitancia térmica. Por ejemplo, en climas fríos conviene elegir un coeficiente de transmitancia térmica “U” bajo. Y en climas cálidos u orientaciones Sur, un valor bajo del factor solar “g”. Además, ambos factores se pueden mejorar con la ayuda de la persiana exterior, que en verano elimina prácticamente la entrada de calor.

Imagen Cómo elegir la ventana para la buhardill

Altura del dintel y del antepecho

La cota del dintel (altura máxima) se debe fijar entre 1,80 y 2,10 m del suelo, preferiblemente, mientras que el antepecho debe estar a 0,90 del suelo (máximo 1,20 m), para permitir disponer de vistas tanto sentado como de pie. Ambas medidas son orientativas y pueden variarse por criterios de composición (varias ventanas) o de iluminación. Y siempre pueden adaptarse ventanas fijas de antepecho o ventanas verticales bajo la ventana de cubierta para ampliar aún más el campo de visión.

Imagen Cómo elegir la ventana para la buhardill

Imagen Cómo elegir la ventana para la buhardill

Complementos indispensables

Para oscurecer la buhardilla, suavizar la entrada de luz o proteger los muebles y tapicerías frente a los rayos del sol, las ventanas de cubierta precisan de cortinas y estores adecuados. No es fácil confeccionar e instalar una a medida, así es que pese a su alto precio, será prácticamente imprescindible adquirir una al mismo fabricante de la ventana.

Para elegir lo más adecuado hay que tener en cuenta que…

  • Uso sólo de día: basta un estor para tamizar la luz (a partir de 45 € versión económica en colores básicos).
  • Orientación Sur u Oeste: acristalamiento con protección solar, persiana (a partir de 434 €) o toldillo exterior (a partir de 54 €) imprescindible.
  • Función de dormitorio: imprescindible una cortina de oscurecimiento (a partir de 140 €) para evitar despertar al amanecer hasta en fin de semana (o para acostar a los niños pronto en verano…).
  • Ventanas con difícil acceso: cortina accionada con mando a distancia (más de 200 €).
  • Cocina y baños: las celosías venecianas (desde 150 €) resisten más la humedad

Imagen Cómo elegir la ventana para la buhardill

Precios y fotografías: Velux

Más artículos de: Informes

Categorías: Ventanas

Publicado el: 14-12-2011 | Autor: María Tebar

Publicidad

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

COMENTARIOS

comments powered by Disqus