Compost: tu fertilizante natural para las plantas

Pronto comenzarán a quedar desnudos los árboles de hoja caduca, y pensarás en el trabajo que da retirar toda esa hojarasca (sobre todo, si los árboles no son tuyos)… Por eso este año te proponemos reutilizar parte de la basura orgánica de tu casa y los desechos de jardín para fabricar fertilizantes naturales para tus plantas: una contribución personal a la sostenibilidad del planeta que el jardín te agradecerá profusamente la próxima primavera. 

Imagen Compost, tu fertilizante natural para las plantas

Qué hacer con la hojarasca

La caída de la hoja en otoño añade una nueva tarea al cuidado del jardín: retirarla. No es sólo una cuestión estética, sino de accesibilidad: las hojas húmedas se convierten en una alfombra resbaladiza en las zonas del jardín que están soladas, como patios, porches y senderos. Además, al humedecerse con las primeras lluvias pueden provocar manchas marrones en el césped, impedir el crecimiento de los brotes tiernos o traer plagas a los setos de hoja perenne.

Sin embargo, no siempre es necesario retirar la hoja caída, sino moverla de sitio… Las matas de plantas, los árboles de hoja caduca, los arriates desbrozados y los arbustos agradecen mucho que acumules hojas en su base, incluso hasta una altura de 10 cm. Para que no se esparzan con el viento, puedes echar un poco de tierra encima. La humedad de las hojas ocasionará su descomposición, y se convertirá en el perfecto fertilizante natural que necesitan para crecer en todo su esplendor la próxima primavera. A este procedimiento para fabricar abono ecológico se le llama compostaje en tierra.

Además, la hojarasca ejerce otra importante función, que es la de mantener aislada y abrigada la base de las plantas, impidiendo que las heladas puedan afectar a la raíz.

Al llegar la primavera es importante retirar las hojas sobrantes para que el suelo se airee y le llegue bien la luz del sol.

Las herramientas adecuadas para realizar esta tarea son un soplador de hojas (de 90 a 500 € según potencia) en grandes extensiones de terreno o una escoba de jardín (de 6 a 20 €) en los espacios pequeños.

Imagen Compost, tu fertilizante natural para las plan

Fabricar compost en casa

Hacer compost en casa es una tarea sencilla que da muchas satisfacciones al jardinero aficionado y a todos aquellos a los que les atraen las costumbres más ecológicas. Se trata de que los restos orgánicos del jardín y parte de los de casa sean atacados por microrganismos y fermenten, convirtiéndose en un mantillo ideal para el crecimiento de las plantas.

Lo primero es comprar un compostador (uno con capacidad de 330 litros, 50 € aprox. en Ferrokey) ; aunque podría hacerse en un cajón de madera, resulta más cómodo y limpio hacerlo en un contenedor adecuado para la tarea). Se trata de un recipiente con las aberturas y ventilación necesaria para que se produzca la descomposición. Para elegirlo del tamaño adecuado, tendrás que calcular por el número de personas que hay en casa, la cantidad de fruta y verdura que se come a diario, si hay césped y árboles de hoja caduca, etc.

El compostador debe reposar sobre la tierra y preferiblemente en una zona de sombra para mantener el adecuado grado de humedad.

  • Qué aprovechas de jardín para hacer compost

Hojas, césped, ramas, corteza de árbol, algunas malas hierbas (no todas: las perennes podrían brotar), serrín…

Si tienes un gran jardín, entonces puedes pensar en comprar una máquina biotrituradora (unos 150 €, aproximadamente) para cortar las ramas gruesas y picar los restos vegetales para que se descompongan antes.  La hierba recién segada puede ir directamente del depósito del cortacésped a la biotrituradora. 

  • Qué aprovechas de la casa para hacer compost

Frutas, verduras y hortalizas, cáscaras de huevo, posos de café, infusiones de té, periódicos en blanco y negro, lácteos caducados (sin envase), corcho, aceite sin freír, papel de cocina, pelo…

Imagen Compost, tu fertilizante natural para las plan

Cómo controlar la fermentación

La capa inferior se realiza con ramas gruesas, cortezas, piñas... Después hay que hacer una mezcla de césped segado y doble proporción de trozos de corteza, podas de tallos jóvenes y papel . Finalmente se riega. Puede ser conveniente comprar un acelerador de compostaje (17 € uno de Biplantol) y también es necesario disponer de herramienta para voltear el compost (un aireador grande, 20 €).

El compost requiere vigilancia y mantenimiento. De hecho será bueno contar con un medidor de PH y humedad (unos 10 € el dispositivo dos en uno). Si huele a amoniaco, hay demasiada materia verde, y necesita materia seca. Si huele a podrido, necesitas también mezclar con materia seca y voltear para rebajar el grado de humedad… En tres meses con buen tiempo y en seis en invierno tendrás listo el compost.

Finalmente necesitarás una pala para extraer el compost (unos 14 €) y bolsas con cierre hermético para almacenarlo.

Fotografías: Blackwall, Gardena

Más artículos de: Informes

Categorías: Exteriores

Publicado el: 01-08-2012 | Autor: María Tebar

Publicidad

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

COMENTARIOS

comments powered by Disqus