Correcta limpieza del cuarto de baño

Limpiar el cuarto de baño está entre las tareas domésticas menos agradables, pero más “agradecidas”...  Sanitarios y azulejos resplandecen en cuanto entran en contacto con la bayeta. Como es una limpieza prioritaria, aquí tienes los mejores consejos para que sea rápida, eficaz y te dure más tiempo en condiciones aceptables.

Imagen Correcta limpieza del cuarto de b

Mantener el baño limpio es una cuestión de higiene, pero tampoco debe ser algo obsesivo. Una vez asumido que la asepsia total no es posible ni siquiera en el aseo, conviene plantearse con qué periodicidad es necesario ‘pasar el trapo’ y la mejor manera de limpiar usando sólo los productos básicos, como la lejía, el amoniaco, el vinagre y el bicarbonato, que a la larga son los que mejor desinfectan y salen más económicos.

Estableciendo como mínimo una limpieza por semana, se puede ampliar la rutina según el número de personas que convivan en la casa y el tiempo que pasen en ella. Se trata de hacer una limpieza que incluya los sanitarios, los grifos, el espejo, la encimera si existe, los suelos y la mampara. Tanto las peanas de los sanitarios como las paredes, la alcachofa de la ducha, las cortinas, los desagües y el interior del mobiliario pueden ser objeto de limpiezas generales que se pueden distanciar entre sí varias semanas.

El producto básico para la limpieza general puede ser una mezcla de 3 cucharadas de bicarbonato, media taza de amoniaco y dos tazas de agua templada. Utiliza guantes y ventila bien mientras limpias. Si prefieres evitar el amoniaco, entonces emplea  4 cucharadas de detergente líquido de lavavajillas. Usa una esponja con el envés de estropajo y utiliza éste para eliminar las manchas rebeldes. Con una bayeta puedes ir aclarando y secando.

Para los espejos, utiliza amoniaco bastante rebajado en agua templada o sustituye el amoniaco por vinagre blanco. Emplea un trapo limpio que no deje pelusa, o mejor, papel de periódico a modo de bayeta. ¡Infalible! Otra solución casera es mezclar 2 tazas de alcohol de quemar, 2 cucharadas de lavavajillas y 2 tazas de agua. Cualquiera de estas fórmulas será de más fácil aplicación si la viertes en un pulverizador.

Las juntas en torno a la bañera y la ducha tienden a retener la humedad. Ventila el cuarto de baño  o deja la puerta entreabierta después de ducharte para evitar la aparición de moho. Con una pequeña toalla seca las paredes mojadas después de ducharte. Y limpia de vez en cuando con una solución de agua caliente, un chorrito de amoniaco, otro de vinagre y una cucharada de bicarbonato, aplicada con una esponja de limpiar. También funciona una mezcla de 10 partes de agua templada por una de lejía y frotar las juntas con un cepillo de dientes. Después limpiar con detergente.

Las mamparas de cristal ‘refulgen’ si se les aplica una solución de agua con un chorro de vinagre blanco, la misma fórmula que limpia muy bien un ligero cerco alrededor de la bañera. Si la suciedad se ha incrustado hay que aplicar un producto corrosivo como la sosa cáustica, pero con grandes precauciones porque  es tóxica y quema.

Para desinfectar el inodoro, echa un buen chorro de lejía, deja actuar 10 minutos y luego pasa una escobilla y vacía la cisterna. También puedes echar por la noche un cuarto de taza de bórax o dos pastillas de las que se usan para limpiar las dentaduras sumergidas en agua y dejar actuar hasta la mañana siguiente. Nunca mezcles diferentes productos, especialmente lejía y amoniaco, porque es tóxico.

Una fórmula mágica para prevenir los desagües atascados es echar en ellos media taza de bicarbonato seguida de media taza de vinagre blanco; se deja actuar unos minutos y se echa agua muy caliente.

Fotografía: B&Q

Más artículos de: Hogar Sano

Categorías: Limpieza

Publicado el: 31-10-2011 | Autor: María Tebar

Publicidad

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

COMENTARIOS

comments powered by Disqus