Cuberterías: qué necesitas y cómo elegir

Tener una cubertería lo más completa y adecuada a nuestras necesidades es indispensable en la mesa a la hora de servir los alimentos y comer. Es indispensable que tenga un diseño de nuestro agrado, aunque sea muy básica, y que sea de calidad aceptable.  ¿Sabrías cómo elegirla?

Imagen Cuberter

Las cuberterías completas para doce comensales pueden no ser una prioridad en tu lista de necesidades para la casa. Es interesante disponer de una para las grandes ocasiones, si es que se presentan, pero tampoco sufras por ello si no tienes espacio ni organizas nunca grandes comidas en casa. Eso sí, si alguna vez te decides a hacerte con una cubertería completa (de las 114 piezas o hasta 150), como capricho o bien aprovechando ofertas o destockajes, no dudes en comprar una buena, de calidad. Las encontrarás en plata, alpaca o acero inoxidable, según tu gusto y presupuesto.

  • Las cuberterías clásicas vienen con: 12 cucharas de mesa, 12 tenedores de mesa, 12 cuchillos de mesa, 12 tenedores de pescado, 12 palas de pescado, 12 cuchillos lunch (pequeños), 12 tenedores lunch, 12 cucharas de café y 12 de moka, cazo de sopa, cuchara de servir, tenedor de servir, pala de tarta, cazo para salsa y cazo de azúcar.

Imagen Cuberter

    Las piezas sueltas son la salvación a nuevas necesidades, mentes caprichosas y pequeños presupuestos. Afortunadamente, son cada vez más los cubiertos de diseño y calidad aceptables que pueden comprarse así. De esa forma puedes cambiar de cubertería con más facilidad y no tienes por qué aferrarte al uso de una sola durante toda tu vida. Quizá te gusten las modernas con mangos de diseño en nácar, o una moderna con mango de plástico de vistosos colores y estampados. ¿Por qué no…? A veces es un placer renovar la cubertería de  uso diario o la que te apetece sacar para cenas íntimas de pocos amigos.

    Los cubiertos de uso diario sí son una prioridad en la casa. Es importante disponer de un número mínimo de piezas para usar diariamente, que sean de calidad, que aguanten el embate del lavavajillas y que sigan como nuevas después de muchos usos. Es sorprendente ver el número de cubiertos que usamos diariamente para las diferentes comidas y snacks que realizamos en casa. Para dos personas, no dudes en disponer de un mínimo de 12 piezas de cada uno de los cubiertos básicos, es decir, cucharas, tenedores, cuchillos y cucharillas (de café y de moka, si también dispones de las clásicas tazas para el expresso de después de comer). Y para cuatro, te recomiendo 18 piezas de cada, como mínimo.

    Los cubiertos de servir en la mesa son también indispensables. Un cazo de sopa, cuchara de servir, un buen tenedor y cuchillo de trinchar, cubiertos para ensalada, pala de tarta y quizá unas pinzas pueden resultar muy útiles para el uso diario. No tienen que formar parte de un mismo juego, si no te apetece, pues la mayoría de las veces no los usarás juntos en la misma comida. Quizá te apetezca un diseño divertido para la pala de la tarta, y plástico de colores para servir la ensalada… ¡El eclecticismo está de moda!

    Imagen Cuberter

    Materiales nobles

    Las cuberterías de postín suelen ser de plata o alpaca, en su defecto.

    Cuberterías de plata de ley. Suelen reproducir modelos clásicos y cada cubierto viene con el correspondiente marchamo de garantía. Son un pequeño tesoro que se transmite de generación en generación, así es que eres afortunado si te ha llegado una en herencia. Las cuberterías de plata se ennegrecen si no se usan. El problema es que se deben lavar a mano, y secar con un trapo de algodón suave cuidadosamente pieza por pieza. De vez en cuando hay que limpiarlas con un producto para plata.

    Cuberterías de alpaca. Están hechas de una aleación de cobre y zinc bañada en plata. Son la opción económica, pero de calidad, a la cubertería de plata de ley. Con el tiempo, la alpaca amarillea, por lo que se recomienda aplicarles un nuevo baño de plata. Una operación costosa que debe hacer un profesional y que debes tener en cuenta antes de hacer la inversión…

    Cuberterías con baño de plata. Son una opción más económica aún, ya que su bases es una aleación de metales de menor calidad. Tienen el problema de que ennegrecen, por lo que no es una opción muy recomendable.

    Cuberterías de acero inoxidable. Son la mejor opción hoy día por resistencia, calidad y diseño. Son prácticas, porque se pueden usar a diario e introducir en el lavavajillas sin que sufran. Hay que tener en cuenta que hay aceros de muy diferentes calidades, y que sólo el acero inoxidable 18/10 está garantizado cien por cien. Un truco: sólo tienes que acercar un imán a un cubierto para saber si es de acero inoxidable 18/10. Si se imanta, se trata entonces de un acero de inferior calidad.

    Cuberterías mixtas: madera, plástico, nácar… Son una alternativa a las cuberterías clásicas, y están de plena actualidad, ya que permiten introducir un toque chic en la mesa sin un gran desembolso. Normalmente no se trata de juegos completos, sino de kits con los cubiertos básicos (para 6 o 12 comensales), aunque otras veces se pueden comprar sueltos los de uso común. Muchos de estos materiales no se pueden introducir en el lavavajillas por lo que conviene tener en cuenta las instrucciones del fabricante. La madera, por ejemplo, pierde brillo y se reseca con las altas temperaturas de la máquina, mientras que el plástico puede llegar a despegarse. No obstante, si quieres que duren, fíjate en que el metal de la parte útil del cubierto sea acero inoxidable 18/10. Las alternativas baratas que encuentras en bazares a la larga pueden salir caras…

    Imagen Cuberter

    Fotografías: ASDA, Creative Tops, Alison at home, The Contemporany Home

    Más artículos de: Informes

    Publicado el: 27-02-2013 | Autor: María Tebar

    Publicidad

    TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

    COMENTARIOS

    comments powered by Disqus