Decoración para vivir en común

El proyecto de este dúplex en Vigo partió de un piso antiguo, y de alguna manera los diseñadores han querido materializar esa sensación después de la reforma. Para ello se decidieron por la homogeneidad del material, un fondo blanco y de madera donde los habitantes pudieran dejar las huellas del paso del tiempo.

Imagen Un duplex en

Junto a esa homogeneidad material, la presencia constante de la terraza y las vistas en todos los recorridos, sirven de enlace de los múltiples fragmentos, reforzando la idea de unidad en la casa.

La parte baja de la vivienda es un espacio global que se subdivide  en pequeñas zonas, todas ellas dedicadas a las reuniones familiares, a las aficiones y la vida en común. Encontramos un gran salón flanqueado por un comedor y una sala de café. En esta misma planta está ubicada también la cocina y una zona de lectura, todos ellos, espacios comunicados física y visualmente, facilitando enormemente la vida familiar, pero lo suficientemente separados para conseguir una cierta intimidad e independencia.

Esta distribución hace que dispongamos de muchas pequeñas estancias, destinadas cada una a una tarea, pero al eliminar tabiques y diferenciaciones, se elimina también la sensación de “pequeño”, porque en cada zona nos sentimos dentro de un gran todo.

Al subir por la escalera lo primero que nos encontramos es un espacio dedicado al ocio infantil, un agradable cuarto de juegos que puede convertirse en una improvisada habitación de invitados cuando sea necesario, y desde la que podemos ver las zonas de estudios de todos los dormitorios, quedando unidos entre sí como un único ámbito.

EXTERIOR

El edificio presenta un atractivo diseño que combina enormes cristaleras con partes ciegas de color blanco. Un diseño cubista, en el que las marcadas esquinas de sus ángulos le confieren un atractivo aspecto moderno y muy actual, que parece retar al viento y la lluvia gallega.

Imagen Un duplex en

Toda la planta baja está conectada con el exterior gracias a los enormes ventanales  que recorren toda la pared del edificio, y que facilitan el acceso a la terraza desde cualquier punto de la vivienda en el que nos encontremos.

Imagen Un duplex en

La altura del edificio y la lejanía de vecinos permitió no tener que utilizar cortinas o filtros, y en su lugar, únicamente se optó por colocar unas persianas que permiten orientar sus lamas para dirigir  o velar la luz solar hasta hacerla, si queremos, desaparecer.

La planta alta, en la que se sitúa la zona más privada de la vivienda, también mantiene una estrecha relación con el exterior.

TERRAZA

La terraza se ha concebido como parte de la zona de estar. Tan solo la separa de ella la pared de cristal que recorre todo el perímetro de la zona de estar, y que abierta, prácticamente desaparece.

Imagen Un duplex en

El suelo se ha tratado de una forma muy similar a la del salón, lamas de madera en este caso tratadas para resistir la humedad y las inclemencias del tiempo.

Imagen Un duplex en

En ella se ha optado por una iluminación indirecta, muy acogedora. Una serie de luminarias colocadas en el suelo, que iluminan de abajo a arriba, trasformando la terraza durante la noche en un espacio cálido y romántico, en el que disfrutar de las frescas noches de la ciudad de Vigo.

Imagen Un duplex en

SALÓN

El salón es el núcleo central de la planta baja, y se encuentra perfectamente comunicado con todas las estancias que lo rodean, al mismo tiempo que con la terraza y el paisaje exterior.

Imagen Un duplex en

La ubicación del sofá y el mueble tv dentro de la estancia, nos permite una perfecta visión de la televisión sin reflejos, y al mismo tiempo contemplar la terraza y la lluvia que cae mientras nos encontramos rodeados de un cálido interior.

Imagen Un duplex en

En esta estancia el color blanco es el fondo perfecto para que los muebles y complementos textiles combinados en rojo y negro, tengan un protagonismo mayor.

Imagen Un duplex en

COMEDOR

A uno de los lados del salón se encuentra el comedor. Una zona decorada siguiendo las mismas normas decorativas que reinan en el resto de la planta.

Imagen Un duplex en

A diferencia de lo que suele suceder con los comedores que se ubican dentro del salón, en este caso se trata de una zona de uso diario, situada en constante comunicación con la cocina, de la que se eliminó la mesa para trasladar las reuniones familiares a la zona común.

Imagen Un duplex en

Los accesorios decorativos  de color rojo que adornan la mesa hacen que esta zona se conexione con el salón, y a su vez con la zona contigua, la sala de café y reunión, visualmente unida al salón, pero separada de este por una atractiva chimenea de fuego cerrado, que nos permite disfrutar del calor sin riesgos, y a su vez ver a través de ella, eliminando límites y separaciones.

SALA DE CAFÉ Y REUNIÓN

Al acceder a esta desde el salón, lo primero que nos encontramos es un pequeño rincón de lectura, que gracias a las maravillosas vistas que nos encontramos desde su ubicación, también puede ser el lugar perfecto para descansar o relajar nuestra mente contemplando el paisaje.

Imagen Un duplex en

Tras ella, una mesa redonda estilo años setenta, destinada a la tertulia y a la reunión, rodeada de cuatro sillas de color rojo, en perfecta armonía con la alfombra que se sitúa bajo ellas.

Imagen Un duplex en

Es un espacio que también se utiliza como zona de estudio o trabajo, para realizar aquellas tareas que no requieren de una concentración extrema, y para las que no es necesario recluirse en la habitación. De esta manera, puede gozarse de una cierta independencia, al mismo tiempo que del sonido y el movimiento de la zona común.

COCINA

Imagen Un duplex en

La cocina se encuentra en la planta baja, y se ha concebido únicamente como un espacio de trabajo, razón por la que se ha eliminado la mesa, sustituyéndola por una barra de desayunos alojada en uno de los extremos de la encimera.

Imagen Un duplex en

Toda la cocina presenta una homogeneidad cromática solo rota por los complementos textiles como los salvamanteles naranjas, que ponen una nota ácida en la decoración.

Imagen Un duplex en

ESCALERAS

Imagen Un duplex en

La escalera de acceso a la planta alta destaca por la enorme anchura que presenta, tanto que parte de sus peldaños han sido convertidos en una improvisada librería.

Imagen Un duplex en

Está realizada en hormigón pulido, y la huella ha sido revestida con unas planchas de madera de un color similar al utilizado en la decoración de los muebles. En el segundo tramo de la escalera, se ha eliminado la contrahuella para dar una mayor sensación de ligereza, y también se ha reducido el exceso de anchura, innecesaria en esta planta.

Imagen Un duplex en

Este tramo se ha convertido en un juego de cajas de madera suspendidas a diferentes alturas, formando los peldaños. Sin duda un diseño tan sencillo como atractivo.

Imagen Un duplex en

PLANTA ALTA

Al acceder a la planta superior, lo primero que nos encontramos es una zona de juegos o descanso, desde la cual podemos ver la zona de estudio o trabajo de todas las habitaciones a excepción de la principal, separadas unas de otras mediante unas puertas correderas que abiertas, unen visualmente todas las estancias, pero cerradas, convierten el espacio en íntimo y personal.

Imagen Un duplex en

Esta zona consta también de un baño decorado a imagen y semejanza del resto de la vivienda y cuyos enormes ventanales inundan el baño de una luz muy necesaria frente al espejo. Porcelana blanca, muebles realizados en madera de wengué, y tarima en el suelo, sin duda una nota de calidez muy adecuada en una vivienda situada en una zona de climatología cambiante como Galicia.

Imagen Un duplex en

La decoración de toda la vivienda se ha tratado con sumo cuidado para que nada desentone con nada, sin embargo un estudiado uso de todo, ha conseguido unificar todos los espacios al mismo tiempo que dotar a cada uno de ellos de una cierta personalidad, que evidencie a quien corresponde el uso de la zona. En este caso las alfombras, en perfecta concordancia con el resto de las estancias, se encargan de avisarnos de que estamos en territorio joven.

Imagen Un duplex en

HABITACIÓN PRINCIPAL

La habitación principal está dotada de baño y zona de armarios, y es la única estancia de toda la vivienda que se encuentra completamente aislada y cerrada a todos los demás espacios, aunque si mantiene la constante conexión con el exterior.

Imagen Un duplex en

En este espacio, la presencia del color rojo que veíamos en el resto de habitaciones y en la planta baja, ha sido sustituida por el color chocolate y los textiles blancos, una combinación cromática que consigue trasladar el protagonismo al enorme cabezal que preside la cama, sobre el que las mesillas de noche, lacadas en color blanco, ganan en fuerza y presencia dentro del estilismo final.

Imagen Un duplex en

Este dúplex en Vigo es una  vivienda que se deja ver desde cualquier ángulo interior o exterior, y en el que la vida se desarrolla en ambos espacios de manera simultánea.

Imagen Un duplex en

Sin lugar a dudas se trata de un proyecto completo donde aúnan armonía, estética y funcionalidad, tres características que nos brindan una fascinante visión del  exterior, una vivienda tremendamente acogedora y como consecuencia una vida familiar unida.

Texto: Olaia Pellón

Arquitectura: Castroferro Arquitectos y Jacobo Dominguez

Fotografías: Santos-Diez

Estilismo: Mar Requena

Artículo publicado en el número de enero de DecoEstilo Magazine

Más artículos de: Interiorismo

Publicado el: 09-07-2010

Publicidad

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

COMENTARIOS

comments powered by Disqus