DeLuz

Hace seis años Carlos Zamora abrió este encantador restaurante en una casa de los años 50 que perteneció a su familia, de la que ha mantenido su encanto, y en la que se puede sentir la brisa de la playa del Sardinero, pero en la que sobre todo, se ha mantenido la esencia de la vida familiar de una casa, y cuando vamos allí, nos sentimos como si fuera la nuestra propia.

Imagen Restaurante D

Para acceder a este espacio, el cliente atraviesa un camino de piedras rodeado  de más de 500 rosales, donde cada primavera-verano florece su terraza, se inunda de velas nocturnas y vuelven a la carta los míticos pica-pica de la casa, como los rillotos de pato al estilo imperial de Pekin, al rosti de patatas crujiente con huevos ecológicos o la terrina de foie micuit.

Imagen Restaurante D

Imagen Restaurante D

Para entrar al restaurante el cliente debe llamar al timbre, y en él es recibido con la naturalidad y la calidez de una vivienda particular. Es acompañado hasta la biblioteca para tomar un aperitivo entre libros, en sus cómodos sofás y al calor de la chimenea, y mientras accede a cada una de las estancias, siente la misma sensación que se tiene al atravesar el pasillo de una vivienda normal.

Imagen Restaurante D

Con un moderno estilo ecléctico, donde vanguardia y calidez se dan la mano en sus salones, se crea un ambiente único con sillas de Vitra, mesas de mármol de Carrara, paredes con originales papeles pintados a mano y grandes cortinas de terciopelo. Sobre la mesa, carente de mantel, encontramos cuberterías de plata, copas de un cristla delicadísimo y vasos de colores, que se funden con las tonalidades de todo el espacio. Una perfecta fusión de elementos, estilos, colores...

Imagen Restaurante D

Imagen Restaurante D

La carta es otra pista de lo que la familia Zamora persigue en su restaurante: atrapar al cliente en una demostración de frescura, investigación y fusión utilizando productos ecológicos de pequeños productores del entorno.

Imagen Restaurante D

Muy recomendable el pescado de lonja, el solomillo de ternera ecológica y el magret de pato de Espinosa de los Monteros (Burgos). Platos de la cocina más tradicional que nos trasnsportan a épocas pasadas, pero con toques de vanguardia que nos devuelven al momento actual.

Imagen Restaurante D

En los postres, imposible resistirse a sus helados artesanos de Monerris o a la tarta de cumpleaños con galletas.

Imagen Restaurante D

Imagen Restaurante D

La carta de vinos es tan reducida como cuidada, apostando por el terruño e incluyendo denominaciones poco habituales y diversas referencias cántabras, y como sorpresa final, el sótano, donde se esconde La Bôite, una coqueta discoteca en la que tomar una copa tranquila, bailar o escuchar música.

Imagen Restaurante D

En Deluz las tertulias se alargan hasta que cae la tarde, te enamorarás de ver pasar la tarde a través de las ventanas, y de la luz natural que inunda a raudales el comedor.

Imagen Restaurante D

DELUZ

Dirección: C/ Ramón y Cajal nº 18

Teléfono: 942 290 606

Santander

www.deluz.es

Más artículos de: Restaurantes

Publicado el: 08-01-2013 | Autor: Olaia Pellón

Publicidad

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

COMENTARIOS

comments powered by Disqus