Destellos de luz II

Hace tiempo, escribí un artículo sobre la evolución de los acabados en oro y plata en la decoración del hogar. No fue un artículo muy laborioso porque todo lo escrito fluyó desde mi imaginación al papel prácticamente redactado, pero la labor de ilustración del artículo todavía hoy la recuerdo como una de las más intensas para el equipo de Decoestilo.

Imagen

Por eso hoy quiero resarcirme. Nos han llegado los catálogos de las últimas novedades de muchas firmas y no paro de encontrar fotografías de ambientes dorados y plateados que vienen a decirme, fastídiate!! Ahí lo tienes ahora que no lo buscas!!

Pues efectivamente no lo buscaba, pero lo he encontrado y no lo voy a pasar por alto, porque si está ahí, al fin y al cabo es porque no me equivocaba. El oro y la plata constituyen hoy en día una de las corrientes más  punteras de la decoración actual.

Imagen

Durante una larga época de nuestras vidas, la presencia de acabados dorados ó plateados en nuestro hogar, se limitó a los complementos de ferretería. Manillas, bisagras, la mirilla de la puerta… pero hoy en día estos acabados son una realidad en el mundo del diseño y de la decoración.

Imagen

Su presencia ya no solo se reduce a pequeños accesorios, sino que podemos llegar a decorar ambientes completos con resultados sorprendentes, ya que lejos de resultar una decoración ostentosa, barroca o recargada, que son adjetivos con los que hasta ahora relacionábamos este tipo de estilismos, contemplaremos una decoración cálida, urbana y completamente actual.

Imagen

Pero la tendencia de oro y plata en la decoración del hogar no es nueva, sino recuperada.
Fue una técnica decorativa utilizada entre los siglos XVI y XVIII, y como toda técnica recuperada, no reaparece fiel a sus inicios, sino que lo hace acompañada de otros acabados complementarios a esa decoración. El bronce empieza a tomar fuerza, y con él los acabados brillantes, irisados y tornasolados.

Imagen

Es una decoración extremista, cañera, que constituye estilismos futuristas con guiños de nostalgia a los años 20. Acabados novedosos sobre piezas de apariencia clásica.

Imagen

Pero en definitiva se trata de una decoración que nos viene como anillo al dedo. Y es que todo aquello que ilumine, refleje ó brille,  hace que una casa en la que no sobran los metros, parezca más grande.

Imagen

Los acabados brillantes aportan profundidad a los espacios, y eso en definitiva, son metros añadidos a la vista. A su vez reflejan tanto la luz natural como la artificial produciendo el mismo efecto, multiplicar la luz, y esto hace que los espacios parezcan más amplios.

Imagen

En ocasiones nos revelamos contra la innovación, porque pensamos que no es para nosotros. Porque las creaciones son excesivamente grandes, o porque su precio no es asequible a nuestro bolsillo… Pero hay otras veces que la decoración se rinde a nuestros pies, y parece hecha, a la reducida medida de nuestras casas. Este es uno de esos casos, y no debemos dejar pasar la oportunidad de disfrutar de todas las corrientes decorativas que nos presenta esta tendencia.

Imagen

Decoración textil, ornamental, accesorios, tapicerías, menaje, papeles pintados, azulejos, iluminación…  los destellos de luz se cuelan por todos los rincones.

Imagen

Esta temporada nuestra casa se pone el traje de luces…oooooolé!!

Fotografías: Cattelan Italia.

Por Olaia Pellón

Más artículos de: Ideas y tendencias

Publicado el: 10-10-2008 | Autor: Olaia Pellón

Publicidad

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

COMENTARIOS

comments powered by Disqus