El anfitrión perfecto (II)

La semana pasada os dábamos algunas ideas a poner en práctica si estas fiestas queréis sorprender a vuestros invitados y convertiros en el anfitrión perfecto. En ese primer artículo os proponíamos algunas ideas a llevar a cabo antes de que tus invitados lleguen al lugar de la celebración, o durante los primeros minutos del evento.  Hoy vamos a ir un poco más allá…

Imagen El anfitrión perf

Royal Copenhagen

Si el almuerzo o la cena discurre en nuestra propia casa es probable que en algún momento tengamos que meternos en la cocina para dar un toque a algún plato o preparar una salsa de última hora. Piensa que estarás vestido de acuerdo a la celebración y para evitar mancharte la ropa tendrás que utilizar un delantal. Ten previsto este detalle y busca un delantal sobrio y elegante, carente de estampados, naranjas, limones, fresas, cocineros con gorritos y demás dibujitos que suelen aparecer en estas prendas.

Imagen El anfitrión perf

La Mallorquina

Otra de las cosas que debes cuidar es la iluminación de la estancia en la que se esté llevando a cabo la celebración. Si bien es cierto que en los almuerzos deben estar bien iluminados, la cosa cambia cuando se trata de una cena. Las personas tienden a prepararse más, a maquillarse, las joyas se hacen más visibles y el ambiente general suele ser más sofisticado… en estos casos un exceso de luz puede intimidar a las personas y hacer que se sientan incómodas. 

Imagen El anfitrión perf

The Contemporany Home

Para evitarlo juega con las luces. Evita usar lámparas de techo que iluminen la estancia de forma global, y opta por luces indirectas que rodeen la mesa, y si es posible utiliza velas.

Imagen El anfitrión perf

Habitat

En este caso, recuerda que las velas deberán estar encendidas en el momento que los invitados lleguen al lugar de la fiesta. No hace falta que las enciendas con mucha antelación porque se pueden consumir en exceso, basta con que lo hagas un par de minutos antes, para que se queme la parte superior.

Imagen El anfitrión perf

Poinsettia

Cuida los detalles al máximo. Un alimento puede estar delicioso, pero si la apariencia no nos invita a probarlo no servirá de nada. La presentación de los platos es importantísima, casi tanto como el sabor.

Imagen El anfitrión perf

Ikea

Busca fuentes y platos originales y coloca sobre ellos los alimentos de una forma estudiada, que llame la atención de tus invitados.

Imagen El anfitrión perf

Ikea

"Comemos con los ojos", esa es una frase muy repetida durante las fiestas, nos llevamos a la boca aquello que nos llama la atención con la vista.

Imagen El anfitrión perf

Nordic House

Cuida la mantelería. Busca un mantel que cubra la mesa de forma holgada, puede ser liso o estampado, pero en cualquiera de los casos busca que los colores o los motivos estén en consonancia con la celebración y en armonía con el resto de accesorios que colocarás sobre la mesa.

Imagen El anfitrión perf

Lexington

Cuando acabe la celebración y para que tus invitados se vayan con un buen recuerdo de la cita, obséquiales con un pequeño detalle. Puede ser un dulce o un recuerdo, pero en cualquier caso prepáralo con esmero y decóralo como si se tratara de un gran obsequio, y como tal lo tomarán ellos.

Imagen El anfitrión perf

Tesco

Teniendo en cuenta todos estos detalles, sin lugar a dudas tu celebración estará a la altura de las fiestas, tus invitados se irán encantados y tu te habrás convertido en el anfitrión perfecto.

Más artículos de: Ideas y tendencias

Categorías: Organización de eventos, Navidad

Publicado el: 09-12-2011 | Autor: Olaia Pellón

Publicidad

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

COMENTARIOS

comments powered by Disqus