El mueble que marca el estilo en el salón

El salón es generalmente la estancia que mejor refleja el estilo decorativo de la vivienda. Lo es, porque es una estancia dedicada principalmente al ocio, y ahí siempre nos permitimos mayores licencias de  casi todo. En otras estancias buscamos la comodidad o la funcionalidad como principales características, pero en el salón, la función estética está en la parte alta de la lista de prioridades.

Imagen Salón Pife

Un salón bien distribuido y amueblado, nos dejará como primera visión, la del mueble del televisor, una vista generalmente ordenada, y en cuya estética reside la responsabilidad de marcar el estilo.

En salones de estética clásica, el mueble del salón se suele caracterizar por las grandes dimensiones de sus piezas, especialmente del mueble que aloja la televisión. Destacan los empanelados, las molduras y los marcos que revisten los muebles.

Imagen Picó Mue

Boisseries, que cubren el salón de lado a lado, que tienen como único problema, que aportan excesivo peso a visual a una zona del salón, por lo que será preciso un estudio del resto de la estancia para llevar a cabo una decoración perfectamente equilibrada.

Imagen Picó Mue

En salones de estética colonial, el mueble del salón se suele caracterizar por el grosor de sus perfiles. Baldas, mesas de televisión o módulos colgados o apoyados en los que el grosor del material utilizado se duplica si lo comparamos con el de los muebles clásicos. Tienen  una carga decorativa alta, aunque sin llegar al peso que inflingían los anteriores.

Imagen Salón Fr

Con el paso del tiempo, el mueble del salón se ha ido reduciendo en tamaño, primero se retiraron los paneles y las traseras, dejando entrever la pared sobre la que se apoya, y después se han ido reduciendo los módulos, hasta conseguir muebles de salón completamente ligeros.

Imagen Salón B

Responden a la estética más actual. A una línea de mueble moderno, en la que no se quiere renunciar al mueble de capacidad, pero si al recargo de elementos, de modo que el mueble de estos salones se quedará únicamente en lo fundamental. Un espacio en el que apoyar o colgar la televisión, alguna balda y si acaso algún módulo cerrado en el que guardar objetos.

Imagen Salon B

En los salones de estética más minimalista, el mueble del salón empieza a pasar a mejor vida. Las televisiones son en ocasiones tan estéticas que no necesitan un mueble específico para apoyarlas. Pueden incluso formar parte de un elemento estructural que cumple otras funciones, como por ejemplo la de separador de ambientes.

Imagen Porta tv de Po

En todo caso, el mueble se limita a un módulo para apoyar esta televisión, pero de una manera completamente ligera, el peso decorativo lo continúa teniendo la televisión, y el mueble se presenta a su servicio, incluso de manera exenta, sin apoyarse sobre la pared.

Imagen Mueble porta tv de M

El proceso sufrido por el mueble del salón deja en el aire una cierta preocupación. Cuanto más moderna y actual es la estética de nuestra casa, más reducido es el mueble del salón... ¿tiende a desaparecer?

Fotografías: Piferrer, Franco, Picó, Porada, Modà, Bimax

Por Olaia Pellón

Más artículos de: Ideas y tendencias

Publicado el: 01-05-2010 | Autor: Olaia Pellón

Publicidad

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

COMENTARIOS

comments powered by Disqus