El recibidor

Imagen recibid

Pocos espacios han sido tan injustamente tratados en decoración como el recibidor. A él se le ha arrebatado toda la importancia que merece, es el gran olvidado de nuestras viviendas. Cuando entramos en cualquier casa, él es quien nos recibe, pero inmediatamente después nos adentramos en cada estancia y comenzamos a soñar con la decoración con la que la vestiremos, olvidándonos por completo de quien nos dio la bienvenida.

El recibidor es nuestra carta de presentación, una pequeña muestra de nosotros mismos, que deberá impresionar a aquellos que como el cartero, el mensajero o el repartidor del súper, no cruzarán más allá del umbral de la puerta, o a los vecinos indiscretos que no pueden evitar el gesto de mirar hacia el interior durante los cinco segundos que tardamos en abrir, saludar, entrar y cerrar.

Imagen recibid

En la mayoría de los casos es un espacio pequeño, sin muchas posibilidades en lo que a amueblamiento se refiere, y por esta razón debemos prestar especial atención al estilo de las pocas piezas que vamos a colocar. Deben imprimir carácter y personalidad, y ser capaces de vestir la estancia por si solas.

Imagen recibid

Lo primero que debemos de tener en cuenta es que no debemos invadir ningún paso con muebles o accesorios, por lo tanto si se trata de un hall repleto de puertas, sin paredes muertas en las que colocar muebles, la estética debe residir en los parámetros verticales y horizontales, es decir, paredes, suelo y techo.

Imagen recibid

Podemos dar especial relevancia al suelo colocando sobre él una mullida alfombra con grandes dibujos y colores intensos, equilibrando la decoración con una gran lámpara de techo que defina el estilo de la estancia. La decoración tendrá tanto peso visual en los polos que obviaremos la ausencia de muebles en la zona central.

El papel pintado es un buen recurso decorativo para los recibidores, ya que al tratarse de paredes pequeñas, podemos atrevernos más con las formas y los colores impresos en él. Ese mismo papel en una pared grande puede llegar a saturar la decoración.

Imagen recibid

El mobiliario deberá ser siempre de pequeño tamaño, las mesillas auxiliares, telefoneras, bancos, descalzadores, boureaus, butacas, esculturas, percheros, paragüeros o floreros son objetos decorativos que abundan en los recibidores de todas las casas, pero sin duda, el recibidor es el reino de la consola, generalmente acompañada por una pieza de arte o por un espejo, que nos permite recolocar el nudo de la corbata justo antes de salir corriendo por la puerta.

Imagen recibid

Con la unión de la consola y el espejo podemos recrear los ambientes más exquisitos en todos los estilos, incluso combinarlos.

Imagen recibid

Consolas vanguardistas, de líneas rectas, horizontales, de la mano de impresionantes espejos barrocos, dorados… o clásicas, con patas curvadas, molduras, detalles, incrustaciones, taracea…las de cristal, aligerarán visualmente el espacio multiplicando la luz. De diseño, sin formas definidas, con percheros incorporados, cajones ocultos…o exóticas, realizadas de fibras naturales, algas, bambú, decoradas con plantas…

Imagen recibid

Los marcos de fotos y los vaciabosillos son los accesorios estrella para colocar en la superficie de la consola. Las tallas y los jarrones grandes colocados en el suelo, delante, al lado o debajo de la consola completarán el lujoso escaparate de nuestro hogar.

Imagen recibid

Bienvenidos!!

Fotografías: M2M, Papelesdelos70

Por Olaia Pellón

Más artículos de: Ideas y tendencias

Categorías: Recibidores

Publicado el: 16-05-2008 | Autor: Olaia Pellón

Publicidad

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

COMENTARIOS

comments powered by Disqus