El síndrome post-vacacional

Os voy a ser sincera, nunca he sufrido este síndrome ni conozco a nadie que lo haya padecido. Cuando a principios de verano veo que las vacaciones se acercan empiezo a sentir impaciencia, nervios, emoción por lo que me depararán los próximos días, ganas de hacer muchas cosas… pero eso es exactamente lo mismo que siento los días previos a mi vuelta al trabajo.

Imagen El síndrome post-vacaci

Ikea

Con mi mente descansada después de unos días de asueto, empiezo a pensar en las cosas que me gustaría poner en marcha este nuevo curso, los proyectos que dejé a medias y que ahora me apetece retomar, las cosas que se quedaron pendientes para septiembre, me ilusiono pensando en las novedades de temporada, en la cantidad de cosas que seguro descubriré… y os aseguro que nada de esto me produce tristeza ni melancolía, y mucho menos algo catalogado como un síndrome.

Imagen El síndrome post-vacaci

Nanimarquina

En los complicados tiempos que corren, tener un trabajo al que regresar después de haber pasado unos días de vacaciones es un enorme privilegio que no todo el mundo tiene a su alcance, y yo creo que esa es la razón por la que ese síndrome ha comenzado a desaparecer… en el caso de que haya existido alguna vez.  

Imagen El síndrome post-vacaci

Blaubloom

La falta de trabajo nos ha servido para darnos cuenta de que volver a la oficina no es un fastidio sino la mejor de las noticias, debemos pensar que trabajar cada día nos ayudará crecer profesionalmente, a socializarnos, a descubrir personas y situaciones… Por eso lo último que debemos hacer es quejarnos de que las vacaciones se esfumaron, porque el hecho de que eso haya ocurrido quiere decir que seguimos formando parte del grupo de los afortunados trabajadores.

Imagen El síndrome post-vacaci

Muji

Lo mejor que podemos hacer ahora es mirar la vida de forma positiva y ver una oportunidad de mejora en cada obstáculo que nos encontremos.

Por delante tenemos ahora unos meses estupendos en los que disfrutar de esas cosas que el verano hace que dejemos de lado; de nuestra casa, de la rutina que pone orden a nuestra vida, de fines de semana intensos, comida sana, planes con amigos que no hemos visto durante las vacaciones…

Imagen El síndrome post-vacaci

Pottery Barn

En cuanto a la decoración, el otoño es el momento en el que se disparan las tendencias y en el que también aparecen nuevos colores que se convertirán en imprescindibles esta temporada, y precisamente de esos colores nos ocuparemos durante las próximas semanas, en las que haremos un análisis profundo de la decoración otoñal que ya se deja ver en todos los escaparates.

Imagen El síndrome post-vacaci

Textura Interiors

Septiembre ha llegado cargadito y desde estas páginas nos encantará compartir con todos vosotros lo que verdaderamente es DecoEstilo, un estilo de vida que os invitamos a compartir con nosotros.

Imagen El síndrome post-vacaci

Ikea

Aquí os esperamos!

Más artículos de: Ideas y tendencias

Publicado el: 07-09-2012 | Autor: Olaia Pellón

Publicidad

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

COMENTARIOS

comments powered by Disqus