El té. Ritual, historia y costumbres

El té  se define como una infusión saludable preparada con las hojas secas molidas o brotes del arbusto Camellia Sinensis en agua caliente. El arbusto tiene su origen en Extremo Oriente pero a lo largo de los años éste se ha cultivado en otros países con características diferentes en su tierra. De esta manera, surgen las diferentes variedades que hoy en día podemos encontrar en el mercado, pero debemos tener en cuenta su origen: la cultura oriental.

Imagen El té, ritual, historia y costum

Iberochina

ASÍ LO ENCONTRAMOS EN EL  MUNDO…

CHINA: La población de china destaca por ser la cuna del té oriental con aromas naturales. Beben el té en cualquier momento del día, dependiendo del gusto de cada uno y de ellos son conocidas las casas de té en las que en un principio sólo se servían a monjes y aristócratas. En la actualidad, estas casas experimentan un resurgir de su popularidad. Se sitúan próximas a ríos y arroyos en las que se cultiva el té. Posteriormente sería la población de Japón quien importaría esta bebida saludable.

JAPÓN: En Japón el té se conoce como Ocha. La "O" delante de cha significa "que es honroso". Casi en cada calle de cada ciudad hay máquinas expendedoras en las que se puede comprar té caliente o frío.

Imagen El té, ritual, historia y costum

Iberochina

AUSTRALIA: Los australianos toman el té en bolsitas y lo preparan introduciéndolas repetidas veces en la taza hasta que el té alcanza la fuerza deseada.

INGLATERRA: El té salió a la venta en Inglaterra en 1658 y fue paulatinamente ganándole terreno al café, pues se tenía la impresión de que era más fácil de preparar. Al principio las tazas eran de porcelana muy frágil que se quebraban con facilidad. De ahí viene la costumbre de añadir leche al té, pues así se enfriaba la taza para evitar que se rompiera.

AUSTRIA: En té en Austria es sinónimo de "té con licor" porque suele tomarse acompañado de alguna bebida alcohólica. Los austríacos suelen tomar té en los meses de invierno.

ETIOPÍA: Aunque se trate principalmente de un país productor y consumidor de café, el té es un producto habitual entre los etíopes, incluidos los niños. Los bebés suelen tener su primer contacto con el té a través del biberón. El momento más indicado del día es el desayuno, acompañado de pan.

ALEMANIA: Los alemanes son grandes consumidores de café y jamás caló en ellos la costumbre de tomar té. Aun así, es posible encontrar té negro en este país, y el verde vive desde hace poco un momento dorado.

INDIA: A la gente de India le gusta el té negro, con leche y dulce. El chai se puede adquirir casi en cualquier parte de la India.

CANADÁ: Los canadienses han sido unos grandes consumidores de té desde el S.XVIII. Esta costumbre se remonta a la lealtad que brindaron a la corona inglesa mientras los estadounidenses se rebelaban contra el Reino Unido y sus tradiciones. Muchos partidarios de la corona emigraron a Canadá durante la revolución estadounidense, con lo que tal vez se asentó aún más la costumbre de tomar té.

IRÁN: Lo primero que hacen los iraníes por la mañana es calentar un samovar que mantiene caliente el té el resto del día y así poder tomar té siempre que quieran. Se sirve en vasos pequeños sin asas llamados “estekanha” o se sorbe directamente de unos platillos.

ISRAEL: El té es la bebida nacional de Israel. Desde su independencia en 1948, este país ha recibido un flujo constante de emigrantes judíos procedentes de todo el mundo que han llevado consigo hábitos de consumo de té oriundos de infinidad de lugares.

NUEVA ZELANDA: Los neozelandeses son los segundos mayores consumidores de té por cápita del mundo y lo preparan igual que los británicos.

MARRUECOS:  Hay muchas formas de preparar el té en Marruecos y es costumbre añadir diversos ingredientes para darle sabor. Un dicho marroquí dice con cierto orgullo: “En Marruecos no hay dos tazas de té con el mismo sabor”.

NEPAL: El té nepalí se sirve siempre con azúcar. De hecho, se considera una grosería no hacerlo así. La cantidad de azúcar que añade el anfitrión comunica el grado de afecto o respeto que se tiene por el invitado.

Imagen El té, ritual, historia y costum

Ad Hoc

LOS 5 CONSEJOS ACERCA DEL CONSUMO DEL TÉ…

  • El primer paso es elegir el tipo de té que queremos disfrutar. En este sentido, hemos de tener en cuenta que la calidad de la hoja influye de forma determinante en el color, olor y sabor de cada infusión.
  • Hemos de tener el control absoluto de la temperatura del té. Si el té es negro, el agua debe estar entre los 90 y 95º C, justo por debajo del punto de ebullición. Para los tés verdes la temperatura ideal de preparación se encontraría entre los 85 y los 90 º. ¿Cómo conseguimos esta temperatura? Tan sólo deberemos hervir el agua en un recipiente al fuego y esperar después unos segundos a que se enfríe ligeramente. Si se prepara el té con agua hirviendo, 100ºC el sabor y el olor de esa infusión se puede dañar.
  • Es importante que el té suelto se incluya en una malla en el interior de la tetera a fin de que estos no queden sueltos y podamos controlarlos a la hora de servirlos. Las teteras de cerámica o porcelana permiten mantener el calor del agua del té y preservar el sabor más intenso de cada infusión.
  • El tiempo de infusión ideal para preparar un buen té es de entre 2 y 3 minutos. No obstante, dependiendo del tipo del té y, sobre todo, de los gustos personales, este tiempo de infusión puede ser mayor o menor. Cuanto más tiempo se deje  el té suelto en el agua, mayor será la extracción se las sustancias que nos proporciona en el té, como son la teanina, flavonoides, polifenoles, teína, taninos, entre otros; así como mayor será la intensidad de su sabor. Para cualquier otro tipo de infusión diferente del té el tiempo ideal de infusión es de entre 4 y 5 minutos.
  • A veces a los tés se les suele añadir a posteriori ingredientes adicionales para la combinación de sabores. Los más comunes son: el azúcar o la estevia (a fin de dar mayor intensidad al sabor del té), lo mismo sucede con la leche, o dependiendo del caso el limón (que añade un punto de acidez o frescor, muy común en temporada de verano para disfrutar de un té frio).

Imagen El té, ritual, historia y costum

MyDrap

Hemos de destacar que el consumo del té se puede realizar en cualquier momento del día: bien al desayuno, a media tarde o después de una comida. Una bebida saludable ya que no aporta ningún tipo de calorías extras.

Información: Iberochina

Más artículos de: Gourmet

Publicado el: 09-04-2013

Publicidad

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

COMENTARIOS

comments powered by Disqus