Gastronomía típica de Semana Santa

Durante muchos años, la gastronomía propia de Semana Santa venía marcada por las normas religiosas y los ayunos de cuaresma. Hoy en día es más una costumbre o tradición que nos sirve para dar protagonismo a unos platos en estas fechas tan destacadas.

Para los más golosos, uno de los platos estrella de la Semana Santa son las torrijas, un manjar que nadie puede resistir a probar. Su elaboración consiste en empapar en leche una rebanada de pan (habitualmente duro), rebozarla en huevo y freírla en una sartén con aceite. Unos ingredientes sencillos que cualquiera puede tener en casa. Aun así, tiene muchas variantes: pueden hacerse con leche, vino tinto o vino dulce, y se pueden acompañar con miel, leche o almíbar.

Imagen Torrijas tradicion

La segunda posición del ranking la ocupa el tradicional potaje de vigilia, una de las delicias que los restaurantes ofrecen como reclamo en los menús para los días de Pasión. Como marca la tradición, este guiso se elabora manteniendo las viejas costumbres de la cocina castellano-manchega: sobria, sabrosa y contundente. Una de las recetas más típicas es el potaje de garbanzos acompañado de espinacas -verdura de temporada- y bacalao.

Otro plato muy destacado en estas fechas son los pestiños, un dulce típico del sur de España elaborado a partir de masa de harina, frito en aceite de oliva y azúcar, aunque otra alternativa es pasarlos por miel. Suelen tener forma de lazo, creado a raíz de una masa redonda u ovalada doblando hacia el centro sus extremos.

Imagen Pesti

También es típica en muchas zonas de España –sobre todo el domingo de Resurrección- la torta dulce hornazo. Se caracteriza por llevar un huevo cocido en medio. La torta se decorada con azúcar espolvoreada y fideos de colores.

Imagen Torta d

En el ranking no pueden faltar las flores fritas, un plato de repostería muy típico de Castilla La Mancha, pero que cada vez se come más en todo el territorio español. Este dulce tradicional de Semana Santa se elabora a partir de harina de trigo, leche, abundante huevo y canela. Su forma es similar a la de la cruz de Calatrava, una cruz de cuatro brazos iguales con flores de lis en los extremos de los brazos.  A veces se aromatiza con anís y en ocasiones se recubren con miel.

Imagen Flores fr

Información: Restaurante Casa Elena

Más artículos de: Gourmet

Publicado el: 02-03-2016

Publicidad

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

COMENTARIOS

comments powered by Disqus