Guía para lavar la ropa

A la hora de lavar la ropa hay que ser cuidadoso para obtener los mejores resultados y además ahorrar agua y energía.

Imagen Guía para lavar la

Fagor

En primer lugar hay que separar la ropa y prepara su lavado. A continuación hay que seleccionar el programa de lavado correcto y los productos para el lavado de la ropa y seguir las instrucciones de dosificación. Los detergentes para lavar exclusivamente a mano no deben utilizarse en la lavadora ya que producen un exceso de espuma. Después del lavado no es recomendable esperar mucho tiempo antes de sacar la ropa de la lavadora y secarla en la secadora o en una cuerda para la ropa. Finalmente hay que planchar y doblar la ropa.

A continuación algunos consejos básicos:

PASO 1: CLASIFICAR LA ROPA EN MONTONES

Clasificar la ropa sucia es el primer paso para un lavado limpio y ayuda a mantener la ropa con su mejor aspecto, la ropa blanca y otros artículos del hogar tras reiterados lavados. Es importante consultar la etiqueta de cuidado de los tejidos para obtener el resultado más adecuado.

  • Clasifica la ropa de lavado en seco, sólo a mano y lavado a máquina
  • Separar los colores oscuros de los claros
  • Clasificar la ropa de acuerdo con el tipo de tejido
  • Clasificar la ropa de acuerdo con las temperaturas de lavado necesarias y velocidades de centrifugado

Ten en cuenta que:

  • Hay que dosificar siempre de acuerdo con el nivel de suciedad más alto de cualquier tejido en la carga de lavado, especialmente en los artículos muy sucios. Cuando la cantidad de detergente es insuficiente, la suciedad adicional del agua de lavado puede depositarse en la ropa de menor suciedad (los blancos pueden quedar grises o amarillentos y la ropa de color opaco)
  • La ropa muy sucia debe lavarse primero. Las manchas antiguas son más difíciles de quitar.
  • La ropa mojada también debe lavarse de inmediato. Si no es posible, deberemos colgarla para que se seque antes de lavarla.
  • Mezcla ropa pequeña y grande. Esto hace que la ropa se mueva más libremente y que se obtenga un mejor resultado en el lavado.

PASO 2: PREPARAR LA ROPA PARA LAVARLA

Para conseguir que las prendas se limpien correctamente y minimizar los daños en las prendas que lavamos hay que seguir unos simples pasos:

  • Vacía los bolsillos
  • Cierra los botones y cremalleras
  • Dale la vuelta a la ropa para que quede del lado del revés
  • Haz un nudo en los edredones para evitar que envuelva prendas sucias más pequeñas
  • Si has lavado accidentalmente un pañuelo de papel, puedes quitar los pedazos de papel aglomerado lavando la ropa con un par de medias de nylon.

PASO 3: SELECCIONAR EL DETERGENTE

El tipo de producto a utilizar al lavar la ropa depende del tipo de carga. Generalmente puede utilizarse un detergente convencional pero los tejidos delicados como la seda o la lana requieren un cuidado especial.

  • Comprueba si necesitas utilizar un quitamanchas o un aditivo blanqueador para eliminar las manchas difíciles
  • El suavizante es muy útil para suavizar tejidos, disminuir el tiempo de secado y facilitar el planchado además de proporcionar una fragancia agradable
  • Los productos compactos permiten dosificar menos, ahorrar producto y disminuir los residuos de envases.

PASO 4: DOSIFICAR EL DETERGENTE

Hay que seguir las instrucciones de los fabricantes para saber que cantidad de detergente es necesaria en función de la dureza del agua y de la suciedad de las prendas.

  • No utilices más cantidad de detergente de la recomendada. El exceso de detergente puede dejar residuos en la ropa, es más costoso y además perjudica al medio ambiente.
  • Consulta el manual de instrucciones para saber cuantos kilos de ropa pueden lavarse en la lavadora. Si sobrecargamos la máquina puede provocar un daño permanente a la ropa: la fricción mecánica entre la ropa puede provocar marcas claras donde se borrarán los pigmentos y puedes dañarse los estampados de las camisetas. Por tanto, vaqueros, camisetas estampadas y ropa similar deben lavarse siempre del revés.
  • No utilices menos detergente de la cantidad recomendada. La suciedad no puede eliminarse de un modo eficiente y pueden quedar manchas que se funden con el tejido siendo muy difíciles de quitar.
  • Si utilizas secadora, puedes disminuir en un 50% la dosificación de suavizante en el lavado y aún beneficiarte porque la secadora utilizará hasta un 8% menos de energía, dado que los tejidos suavizados retienen menos agua. Como alternativa, existen láminas para secadora que suavizan los tejidos y mejoran la fragancia del lavado.

PASO 5: SELECCIONAR EL PROGRAMA ADECUADO

Utiliza un programa normal o eco en la lavadora. El ajuste de la temperatura depende de la carga que laves, pero en muchos caso con 30 o 40 grados Celsius se logran excelentes resultados. El ajuste “eco” de la lavadora permite ahorrar energía sin comprometer el rendimiento ni la eficacia de la limpieza. El lavado a temperaturas inferiores también te permitirá lavar prendas delicadas de forma adecuada sin ningún riesgo de que se decoloren.

PASO 6: SECAR LA ROPA

La ropa puede secarse en secadora o bien en colgadas en cuerdas en el exterior o en una habitación con una buena ventilación.

Consulta la guía "Consejos para secar la colada".

PASO 7: PLANCHAR Y DOBLAR LA ROPA

Los tejidos cambian según su sensibilidad al calor. El símbolo de cuidado textil para el planchado, indica cómo debe estar la temperatura de la plancha: un punto es un ajuste frío, tres puntos representan las temperaturas máximas.

Consulta la guía "Consejos para planchar la ropa" para más información.

Fuente: CleanRight

Más artículos de: Hogar Sano

Categorías: Limpieza

Publicado el: 23-05-2011

Publicidad

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

COMENTARIOS

comments powered by Disqus