Hábitos de estudio saludables para niños

Leer con la luz adecuada, mantener posturas correctas, no cargar demasiados libros a la espalda… Los niños necesitan que les adoctrinemos en las reglas de una vida sana empezando por los hábitos de lectura, higiene postural y otras habilidades como cargar peso sin consecuencias. Si empiezas a enseñarles en casa, seguro que son capaces de mantener las buenas costumbres toda su vida.

Imagen Hábitos de estudio saludables para ni

Becky + Lolo

Los adultos nos preocupamos de todos estos detalles porque conocemos las consecuencias que puede acarrear para diferentes aspectos de nuestra salud el descuidar la postura o realizar tareas en casa con poca luz. Pero los pequeños, llenos de vitalidad y con organismos jóvenes que aún no acusan el desgaste, desconocen las verdaderas consecuencias de las actividades que realizan sin poner el suficiente cuidado.

Como a medida que crezcan será mayor el número de horas que dediquen al estudio en casa, es importante dotarles de un espacio en el que puedan hacer sus tareas adecuadamente. Por un lado, es importante que dispongan de un escritorio propio, si es posible en su dormitorio. Deben mantenerlo despejado de trastos inútiles para no adoptar posturas incorrectas y sentarse en una silla adecuada, que recoja su espalda, especialmente la zona lumbar.  

La luz del día debe entrar preferentemente por su lado izquierdo (en caso de ser zurdos, al revés) para impedir que el otro brazo sobre la mesa tape la luz. No siempre será posible esta disposición de los muebles; por eso, sentarse frente a la ventana puede ser otra fórmula adecuada. Lo importante es no interferir con el propio cuerpo en la entrada de luz natural a través de la ventana.

Imagen Hábitos de estudio saludables para ni

Pottery Barn

Como en invierno la mayor parte de las horas de luz las pasan los chicos en clase, hay que prever una iluminación específica para el escritorio que les permita estudiar y hacer los deberes sin tener que forzar la vista. Aunque debes tener siempre presente que la luz natural es una fuente inagotable de salud para los niños.

Incúlcales la necesidad de realizar estar tareas sentados correctamente en la silla, sin echar el cuerpo sobre la mesa y con ambos pies sobre el suelo. Es especialmente importante advertirles del peligro de sentarse siempre sobre una pierna, como tienen muchos por costumbre, ya que la mala postura continuada provoca a la larga desviaciones en la columna vertebral, complicadas de tratar. Y por supuesto esto es algo que debemos aplicarnos también a nosotros mismos, que también pasamos muchas horas sentados frente al ordenador.

Otro aspecto importante a tener en cuenta es el peso que transportan a diario los pequeños entre libros y cuadernos. Conviene revisar con ellos el horario cada día para introducir sólo en la cartera o mochila el material que necesitan cada día. Las mochilas de rueda son un invento que ha permitido que los niños de las nuevas generaciones transporten el material escolar sin necesidad de acarrearlo a la espalda. Pero, ¡ojo! Si cargan demasiado peso, la espalda se verá afectada igualmente al transportar siempre el peso con el mismo brazo.

Ten en cuenta, además, que en algunos colegios están prohibidas las mochilas de ruedas por el peligro que representan al subir y bajar escaleras tantos niños juntos. En ese caso, valora la posibilidad de comprar una mochila para llevar el peso a la espalda, pero con una especie de arnés cruzado sobre el torso para distribuir la carga.

Más artículos de: Hogar Sano

Publicado el: 22-10-2012 | Autor: María Tebar

Publicidad

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

COMENTARIOS

comments powered by Disqus