Herramientas para el cuidado del césped

Tener un césped bonito y bien cuidado es un placer para las viviendas con jardín, pero lo cierto es que es algo que requiere trabajo, cuidados y mantenimiento. Para que los resultados de nuestro esfuerzo sean evidentes y conseguir ahorrarnos tiempo y energía, lo mejor es contar con las herramientas y máquinas adecuadas. En este campo no se admite discusión: es mucho mejor comprar artículos de primera calidad y marcas reconocidas (que nos aseguran una garantía y que encontraremos servicios de reparación oficial, así como repuestos, cerca de nuestra casa), aunque nos cueste un poco más, que herramientas baratas. A la larga merece la pena con creces.

Las herramientas que necesitaremos para cuidar de nuestro césped dependerán sobre todo de la extensión y la configuración del terreno a segar, además de nuestro presupuesto. No es lo mismo cortar 200 metros de césped, que 800 metros; ni tampoco segar un terreno liso que otro que presente cuestas. Quienes dispongan de presupuesto suficiente pueden plantearse comprar un robot cortacésped, que les liberará de todo el trabajo; para terrenos grandes suelen ser una excelente inversión. Podéis encontrar más información sobre estos prácticos aparatos AQUI.

Imagen Herramientas para el cuidado del cé

Hay máquinas y útiles de muchos tipos para el cuidado del césped. Manuales, eléctricas, a gasolina o a baterías; para grandes extensiones, para retoques o para bordes; para segar, para airear o para triturar la hierba... Sean cuales fueren nuestras necesidades, es importante que los útiles nos permitan suficiente libertad de movimientos. Por ejemplo, si vamos a usar un cortacésped eléctrico es importante que el cable tenga la longitud suficiente como para poder trasladarnos sin problemas. Sin embargo, actualmente existen cortacéspedes a baterías (de litio sobre todo; son duraderas y no se descargan) que eliminan este problema. El resto de las herramientas también conviene que sean a batería; en el caso de los cortacéspedes y los cortabordes, si las extensiones son grandes es mejor que sean a gasolina.

Imagen Herramientas para el cuidado del cé

Cortacéspedes

Se clasifican por lo general según el tipo de propulsión que tengan. Los hay manuales, eléctricos con cable, eléctricos a batería y con motor de gasolina. El corte también es importante: pueden ser rotativos o helicoidales. Los rotativos son los más económicos y habituales; cortan el césped a más altura (3 cm mínimo), pero por lo general es más que suficiente. Los helicoidales suelen ser utilizados para usos profesionales (campos de golf, jardines) y son menos agresivos con el césped, pero también son más caros y las cuchillas son más difíciles de de afilar. Dependiendo de la extensión de nuestro terreno, escogeremos un modelo u otro: hasta 500 m2 podemos utilizar uno eléctrico (con ancho de 50 cm), pero a partir de ahí son mejores los de gasolina, desde 60 cm de ancho en adelante (dependiendo del tamaño del terreno) y autopropulsados. Los cortacéspedes con tracción o autopropulsados ahorran tiempo y esfuerzo, y son muy adecuados para terrenos con desniveles.

Manuales: suelen ser de corte helicoidal, lo que deja el césped más corto y afinado. Se emplean para superficies pequeñas y donde queramos acabados muy finos. Desde unos 50 euros, suelen incorporar recogedor de hierba.

Eléctricos: los más habituales. Actualmente los cortacéspedes a batería están ganando terreno a los de cable por su comodidad, aunque tienen la desventaja de que cuando se agota la batería hay que interrumpir el trabajo y ponerlos a cargar. También son bastante más caros. Las potencias oscilan entre los 600 y los 1.700 vatios: escoger unos u otros depende de la extensión del terreno y del presupuesto disponible. Entre 70 y 650 euros aproximadamente.

A gasolina: mucho más potentes, aunque su peso hace que sea recomendable adquirir modelos autopropulsados (la mayoría lo son). Una de sus desventajas es el ruido que producen; además, obligan a disponer de combustible en la vivienda. Por otra parte, son mucho más rápidos y tienen total libertad de movimientos. A partir de 2000 metros de terreno conviene escoger un modelo autoportante. Entre 250 y 1.400 euros.

Cortacéspedes de asiento: también llamados tractores cortacésped, son los más adecuados para grandes extensiones. Son cómodos y no requieren apenas esfuerzo; los modelos con "radio giro 0"permiten girar sobre su eje en esquinas y rincones cerrados, pudiendo así afinar el segado de una sola pasada. Sus inconvenientes principales son su precio, el hecho de que hay que tener combustible disponible y también que requieren espacio para guardalos. Entre 1.200 y 20.000 euros.

Imagen Herramientas para el cuidado del cé

Cortabordes

El cortabordes es una herramienta básica para afinar y arreglar los bordes de las extensiones de césped, a las cuales el cortacéspedes no alcanza, o no lo hace con precisión. También reciben el nombre de "hilo", ya que precisamente son uno o dos hilos los que rotan a gran velocidad para cortar la hierba. Los hay eléctricos (los más adecuados son a batería) y a gasolina, para grandes extensiones. Muchos modelos a gasolina ofrecen la posibilidad de cambiar el hilo por cuchillas, y así transformar el cortabordes en una desbrozadora. Eléctricos: desde 25 euros. A gasolina: desde 140 euros aproximadamente.

Escarificadores

 son herramientas de aspecto similar a un cortacésped. Hacen cortes verticales en la tierra y en la superficie sembrada para eliminar el musgo y las hojas muertas. Además, contribuyen a airear el terreno (también se les llama aireadores). Aunque después de pasar el escarificador el césped presenta un aspecto no muy atractivo, en poco tiempo se recupera y mejora considerablemente. Eléctricos: desde 80 euros. A gasolina: desde 500 euros aprox.

Imagen Herramientas para el cuidado del cé

Tijeras cortacésped

Se trata de una incorporación reciente a los útiles de jardinería. Se trata de tijeras a batería que sirven para afinar el césped en bordes de senderos, jardineras y parterres. Se utilizan sobre todo para trabajos de mucha precisión y con poca extensión. Precio: entre 60 y 90 euros.

¿Qué es el mulching?

Se trata de un sistema de corte que evita el tener que recoger el césped segado y eliminarlo. Esto se consigue triturando finamente el césped, de forma que se descomponga con rapidez y sirva como abono para la tierra. Actualmente muchos cortacéspedes disponen de este tipo de corte, bien preestablecido, bien posibilitado con el cambio de cuchillas. Para aprovechar bien el efecto mulching es recomendable cortar el césped cuando no esté muy alto, de forma periódica.

Imágenes: Gardena y Bosch

Más artículos de: Informes

Categorías: Exteriores

Publicado el: 11-05-2011 | Autor: Marta Sánchez

Publicidad

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

COMENTARIOS

comments powered by Disqus