Hierbas medicinales contra los males del frío

Ha llegado la estación fría del año a nuestras latitudes y conviene estar preparado ante los males del invierno: catarros, gripes, congestión, dolores articulares… Por eso hemos preparado una selección de hierbas medicinales con las que poder llenar tu botiquín de invierno para tratar de forma natural los males asociados al frío.

Las propiedades medicinales de muchas hierbas son conocidas desde tiempo inmemorial. Los avances de la medicina han relegado de alguna manera al olvido este compendio de sabiduría popular. Pero lo cierto es que funcionan, y mucho, contra numerosas dolencias leves y para prevenir todo tipo de molestias y enfermedades. Por supuesto, conviene contar siempre con la opinión del médico a la hora de tomarlas, ya que algunas pueden estar contraindicadas con algunas medicaciones. En farmacias especializadas en remedios naturales y fórmulas magistrales también pueden darte mucha información.

Imagen Hierbas medicinales contra los males del f

Pero no dudes en hacerte tus propios remedios para prevenir los males más comunes del invierno y para atajarlos al primer síntoma. ¡Te asombrarán las propiedades que tienen muchas de las especias y hierbas que tenemos por casa!

Las preparaciones contrastadas para conservar las hierbas y aprovechar todo su poder benéfico son las siguientes:

  • Tintura: se dejan macerar las hierbas en alcohol o cierto tipo de vinos. Conviene prepararse concienzudamente con algún tipo de curso para hacerlo.
  • Maceración: la planta triturada se moja en agua y se deja reposar un máximo de 3 días. Se va agitando la mezcla cada cierto tiempo.
  • Infusión: se trituran las partes de la hierba que contienen los principios activos y se añade agua hirviendo. Se puede tomar tal cual después de cinco minutos, o o dejar reposar la mezcla media hora y luego filtrarla apretando el residuo para extraer todo el “jugo”.
  • Decocción: es una infusión en la que se deja más tiempo la mezcla (unas horas)., Luego se hierbe otros 10  minutos y se deja en reposo varios días agitando 2/3 veces al día.
  • Perlas, cápsulas y otros formatos de venta en herbolarios y farmacias.

Imagen Hierbas medicinales contra los males del f

Aunque no lo creas, tu especiero es realmente un botiquín lleno de hierbas que te pueden ayudar este invierno a sobrellevar los males típicos de la estación…

El ajo es conocido por sus propiedades antibacterianas. Es ideal para combatir catarros y gripes incipientes, o como ayuda a la medicación para que los síntomas desaparezcan antes. Simplemente hay que ingerirlo, pero si su sabor te desagrada o no soportas el olor que deja en tu aliento, compra en herbolarios perlas sin olor.

Imagen

Butlers

La cayena, sí, esa especia que echamos en los guisos para que le den un característico sabor picante, es un gran aliado contra gripes y constipados. La capsaicina o picante de la cayena despeja la nariz y la garganta. Simplemente, especia bien tus platos con ella.

El tomillo, otra hierba habitual en nuestra cocina para aromatizar los guisos contiene un aceite esencial que combate las infecciones bacterianas y virales. En realidad es una especie de antibiótico natural que puede ayudarnos en afecciones bucales y muchas más. Pero su papel como expectorante para descongestionar las vías respiratorias es vital en nuestro botiquín de invierno. Se puede hacer una infusión con 1 cucharadita de tomillo seco en un vaso de agua hirviendo. Si se añade limón o miel de tomillo se multiplican las cualidades. Si no te gusta el sabor, prueba a comprar un preparado de marca reconocida en herbolarios.

Imagen Hierbas medicinales contra los males del f

The White Company

El eucalipto es un complemento extraordinario para descongestionar las vías respiratorias también.  Lo mejor comprar su aceite esencial y aplicarlo sobre el pecho para inhalar sus vapores. Mejor no usar en niños, salvo que adquieras en la farmacia un preparado para ellos. Tampoco conviene ingerirlo, salvo en preparados comerciales.

La humilde manzanilla, esa que tomamos en infusión a menudo, es un remedio muy potente para los catarros y la congestión. Lo ideal es administrarla por inhalación, haciendo “vapores”… Echa un puñado de manzanilla en agua hirviendo (también se puede añadir una gota de aceite esencia de lavanda o eucalipto) y cúbre cabeza y cacerola con una toalla estando el preparado aún caliente, formando una “sauna” facial durante 10 minutos.

El orégano, esa especia que parece familia de la pizza y la pasta, es un remedio natural muy utilizado en Filipinas por sus propiedades antiinflamatorias, bactericidas, antioxidantes, antivirales y antifúngicas. Se puede cocer puñadito de orégano en cuarto litro de agua, y tomar medio vasito endulzado con miel tres veces al día. O bien realizar inhalaciones con un puñadito de orégano añadido al agua muy caliente. En invierno, es el remedio ideal para combatir catarros, bronquitis, infecciones de las vías respiratorias, sinusitis, asma, etc.

El jengibre, que puedes comprar en raíz en el mercado o bien pulverizado en tarrito de especias, es un conocido remedio para la indigestión y también para las náuseas de las embarazadas. Lo que no es tan conocido es que también sirve para combatir la gripe y el dolor de garganta. Hay que añadir un puñadito en 2 tazas de agua hirviendo. Dejar  en decocción de 15 a 20 minutos, y luego si se desea añadir limón y miel para tomar unos sorbitos.

Imagen Jeng

www.adhoc-design.de

Por últimos, los dolores articulares que el frío intensifica se pueden combatir estupendamente con masajes con aceites esenciales. Son muchos los que tienen propiedades como relajante muscular y analgésico, pero cabe citar especialmente el aceite esencial de romero y el aceite esencial de hipérico (ojo, no exponerse al sol tras aplicar este último).

Fotografías: Fuchs, Vangaleen's

Más artículos de: Hogar Sano

Categorías: Belleza y salud

Publicado el: 02-12-2013 | Autor: María Tebar

Publicidad

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

COMENTARIOS

comments powered by Disqus