Instalar un porche en Kit

¿Quién no ha soñado alguna vez con tener un hermoso porche de entrada, desde el que disfrutar de las vistas del jardín cómodamente reclinado en una tumbona o mecedora? Puede parecer algo muy complicado, pero si disponemos del espacio, instalar un porche es mucho más sencillo de lo que parece. Es cierto que es un trabajo para “manitas” con ganas y gusto por el bricolaje, y desde luego para llevarlo a cabo necesitaremos ayuda; pero el resultado es excelente y el trabajo no nos llevará más de unas horas... Todo esto, por supuesto, tiene “truco”: en lugar de comprar el material en distintas partidas, medirlo, serrarlo y adaptarlo, vamos a aprovechar las soluciones que nos ofrece el mercado; en este caso, instalaremos un porche en kit.

Imagen Instalar un porche en

Estos porches (también hay marquesinas y pérgolas) vienen embalados en un solo palet, con todas las piezas necesarias para su construcción. No será necesario tomar complicadas mediciones, con el riesgo de equivocarse y estropear el material, ya que las piezas vienen ya perfectamente cortadas y acabadas, con las cajas y las espigas preparadas para un encaje perfecto. En el embalaje encontraremos la pieza durmiente (la que se fija a la fachada para sostener el peso del porche), los pilares que sustentan la cubierta, las vigas, tarima y cabios que la conforman, y todos los herrajes necesarios para las uniones (incluso se aporta el barniz para el acabado de la madera). Lo único que hay que adquirir aparte será la cubierta: podemos hacerla con tejas, placas asfálticas (tegola), etc.

Imagen instalar un porche en

Una vez desembalado el material, hay que medir la altura donde irá el durmiente en la fachada, y fijarlo a ésta taladrando la pared e introduciendo los tacos y tornillos que vienen en el kit. Cuando esta pieza fundamental para el soporte esté colocada, pasaremos a ensamblar los pilares y la viga frontal, que constituyen la parte delantera del porche; los pilares llevan unas espigas en la testa que se introducen en las cajas practicadas en la viga, para luego asegurar la unión con tirafondos. El conjunto formado por los pilares y la viga se alza frente a la pared y se une al durmiente mediante los cabios (piezas de madera inclinadas que soportan el tejado), que van directamente atornillados a la viga y al durmiente.

Imagen Instalar un porche en

Una vez levantada y asegurada toda la estructura, procederemos a colocar los tableros que conforman la tarima, que es la auténtica cubierta. Se trata de tableros hidrófugos (que repelen el agua) que después se cubrirán con una placa asfáltica, también incluida en el kit. Sólo queda terminar la cubierta revistiéndola de tejas cerámicas (si escogemos esta opción tendremos que colocar debajo paneles ondulados bajo-teja), placas de tegola, pizarra o el revestimiento que más nos guste. Estos porches son desmontables, por lo que su instalación no está sujeta a ningún tipo de licencia ni permiso. Si bajo el porche vamos a colocar un suelo sobre base de cemento (o si vamos a realizar unos cimientos para los pilares), entonces la cosa cambia y será necesario acudir al ayuntamiento y a la comunidad de vecinos (si la hubiera) para obtener los permisos necesarios.

Imágenes e información: Onduline.

Más artículos de: Bricolaje

Categorías: Terraza y jardín

Publicado el: 02-12-2010

Publicidad

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

COMENTARIOS

comments powered by Disqus