Le Cabrera

Le Cabrera abrió sus puertas hace cuatro años y lo hizo rompiendo moldes en la restauración madrileña. Le Cabrera Bárbara de Braganza fue la primera gastro-coctelería de Madrid y un local pionero en importar a la capital formatos neoyorquinos y londinenses como la cocina vista, las mesas corridas, el brunch dominical o el maridaje de cocina con coctelería.

Imagen Le Cab

A día de hoy, sigue siendo un espacio único que evoluciona día a día, sorprende al más curtido gourmet y transmite viajes, experiencias y sensaciones gracias al bagaje profesional y vital de su chef.

De padres artesanos (su padre curtidor y su madre pastelera) y origen marsellés, Benjamín Bensoussan abrazó el oficio a muy temprana edad. Se formó en sus inicios de la mano de Michel Lerouet en Ladurée, un conocido bistró ubicado en los almacenes Harrod's de Londres, y pronto viajó a España atraído por la revolución culinaria de Ferrán Adriá, Martín Berasategui y los hermanos Roca.

Imagen Le Cab

Aquí despuntó a su paso por La Broche y desde hace cuatro años dirige los fogones de Le Cabrera, tiempo durante el cual ha realizado stages por los mejores restaurantes del mundo como Noma, Mugaritz o El Celler de Can Roca absorbiendo ideas, técnica e inspiración.

Imagen Le Cab

Su cocina se sustenta en el mejor producto en origen y temporada de la despensa española, se nutre de los sabores de su infancia y de sus viajes por el mundo y denota un perfecto dominio técnico que se traduce en platos y raciones de fondo tradicional y concepción actual.

La carta de Le Cabrera es una carta variada y dinámica en la que conviven clásicos inamovibles de la casa, como las sardinas limadas, la sopa de cebolla (todo un clásico de la cocina tradicional de su Francia natal) o el falafel (que el chef borda por sus raíces argelinas), con nuevas propuestas que varían cada temporada.

Imagen Le Cab

De la carta actual destacan una jugosísima y casera tortilla de patata (hecha con huevos de corral, al momento y a la vista del comensal), los torreznos de cerdo ibérico con mayonesa de pimentón de la vera, la berenjena asada con comino, queso trufado y miel (una versión evolucionada y occidentalizada del Baba Ganoush de Oriente Medio), el calamar fresco con chorizo (dos productos muy españoles aparentemente antagónicos pero perfectamente ligados gracias a la suavidad de la ricota y al sabor ahumado de la parrilla de carbón), Bombones de carne con foie gras caramelizado y puré de trufa (un homenaje de Ben a los Canelones Rossini por ser el plato fetiche de su mentor en Londres) o la merluza al vapor con coco, un plato absolutamente delicado tanto en sabor y textura como en su presentación monocromática, en blanco impoluto.

Imagen Le Cab

Todo ello se completa con platos fuera de carta (ahora tienen unas alcachofas con aliño de parmesano que les envía directamente un pequeño productor de Tudela), postres artesanos y un brunch dominical en el que todo, desde el pan brioche, el english muffin de los huevos benedictine, el cheescake y el Bloody Mary hasta al foie o la mermelada de frutos rojos, se hace en el propio restaurante.

Imagen Le Cab

En Le Cabrera se puede comer a cualquier hora del día en la informalidad de tres espacios diferenciados: la cocina vista, tras la que puede verse al equipo de cocina preparar y emplatar cada comanda al momento, en su mesa corrida, franqueada por ocho banquetas y, también durante las cenas, en la planta de abajo donde se ubica el bar. Una experiencia que se completa con una solvente oferta líquida que incluye vinos y champagnes por botellas, por copas y una potente oferta mixológica de copas Premium, cócteles clásicos y coctelería moderna.

Imagen Le Cab

LE CABRERA

Dirección: Bárbara de Braganza, 2

Teléfono: 91 319 94 57

www.lecabrera.com

Más artículos de: Restaurantes

Publicado el: 22-04-2014 | Autor: Olaia Pellón

Publicidad

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

COMENTARIOS

comments powered by Disqus