Levantar muros de pavés

Los muros realizados con bloques de cristal, popularmente conocido como pavés, estuvieron muy de moda en los años setenta, sobre todo formando parte de fachadas y arquitecturas. Después cayeron en desuso hasta que, en los noventa, se recuperaron y se renovaron de forma que pasaron a formar parte de nuevo del interiorismo actual. Hoy día se emplean sobre todo para separar espacios, de forma que las estancias quedan cerradas pero al tiempo reciben luz del exterior, o de otras habitaciones.

Imagen Muros de pa

Los bloques de vidrio o pavés son de varios tipos. Desde los clásicos incoloros, que pueden ser transparentes o ahumados, hasta los mas modernos en colores o haciendo aguas, la variedad es enorme. También los hay curvos para rematar esquinas o cantos, e incluso existen bloques que van insertados en una especie de caja practicable, de modo que, cuando se colocan en el muro, pueden abrirse y cerrarse a modo de ventanas.

La forma clásica de levantar un muro de pavés es complicada, y requiere un profesional de la albañilería para realizarlo correctamente. Pero para alegría de todos los aficionados al bricolaje y las reformas caseras, hace unos años aparecieron en el mercado varios sistemas en kit que ofrecen la posibilidad de levantar muros y tabiques con bloques de vidrio como si un juego de construcciones infantiles se tratara.

Imagen Muros de pa

Aunque los hay de varios tipos, estos sistemas se basan en unos perfiles que se atornillan a suelos y paredes, y sobre los que se van colocando los bloques pegándolos a ellos y entre si con cemento-cola especial. Cada hilera de bloques va separada y unida al mismo tiempo con más perfiles, que sirven para aportar estabilidad y nivelación al conjunto. Entre los bloques también se suelen colocar crucetas de separación, para dejar una pequeña junta que después hay que rellenar con cemento-cola o, más habitualmente, con silicona transparente.

No es recomendable emplear estos sistemas para levantar muros o tabiques altos, ya que su estabilidad no es tan grande como la de un muro de pavés clásico de obra. También se pueden reformar introduciendo varillas de hierro en sentido vertical, al tiempo que vamos colocando las hileras de bloques, de manera que el muro quedara mucho mas resistente. Lo mejor es utilizar estos interesantes sistemas en kit (a la venta en centros de bricolaje y almacenes de productos de construcción) para realizar trabajos como tabiques a media altura, barras de cocina o muros esquineros.

Imágenes Jingdianjiaju1, Seves.

Más artículos de: Bricolaje

Categorías: Paredes y revestimientos

Publicado el: 15-07-2010 | Autor: Marta Sánchez

Publicidad

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

COMENTARIOS

comments powered by Disqus