Macramé

En los últimos años estamos viviendo una fiebre por recuperar técnicas que hasta hace nomucho habían quedado olvidadas. Es el caso del punto, el crochet, knitting, knooking… ¡¡si es que se ha llegado a considerar como tejer el nuevo yoga!!

Pero llegado este punto y si ya dominas estas técnicas del punto, comenzamos a vislumbrar una nueva moda…  el macramé. Y si eres de las que de pequeñas hacía pulseras con nudos, lo tendrás fácil porque eso mismo ya era macramé. Esta técnica se trata de hacer nudos decorativos entrelazando, con las manos, hilos o cuerdas con nudos de diferente complejidad.

Imagen Macr

El macramé básico dispone de numerosos nudos, hasta 50 diferentes, entre los que destacan el nudo plano y el nudo cote, creando cenefas (listas sobrepuestas o tejidas) o trenzas para adornar bolsas o telas, maceteros, lámparas, tapices de pared, cortinas y todo aquello que se te ocurra.

Algunos de los llamados “nudos” de macramé son, por ejemplo: el chevron, el mazorca, el diagonal, el zig zag, el nudo del cabo, el nudo simple, la doble trenza, la trenza, nudo plano, nudo infinito, nudo espiral, nudo cuatro, etc.

Imagen Macr

Imagen Macr

Con tanto nudo y tanto nombre puede resultar difícil decidirse por uno para empezar, así que te recomendamos empezar por algo sencillo y que se está convirtiendo en el último grito en decoración, los maceteros de macramé para colgar. La firma We Are Knitter, con cuya creadora, Pepita, ya tuvimos el placer de hablar, nos propone un kit básico para empezar, te animas?

www.weareknitters.es/kits-macrame

Más artículos de: Hogar Sano

Categorías: Hazlo tu mismo

Publicado el: 05-12-2016

Publicidad

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

COMENTARIOS

comments powered by Disqus