Máquinas de hacer, cocinar y servir pasta

Hacer y comer pasta tiene un auténtico ritual que Italia ha exportado a todo el mundo. Para comer la mejor pasta del mundo, nada como hacerla en casa como los italianos: fabricarla y cocinarla de principio a fin. Afortunadamente, hay máquinas y utensilios que facilitan la tarea…

Imagen pasta 1

Hace tiempo que las máquinas para hacer pasta se encuentran en tiendas con menaje de cocina chic. Resultan simpáticas y cautivadoras con esa manivela capaz de cortar la masa en finos espagueti, pero no nos decidimos a fabricar por fin nuestra propia pasta en casa…

Los más sibaritas notan una enorme diferencia entre la pasta seca que habitualmente compramos y la pasta fresca. Pero ésta es cara, hay que mantenerla en frío y tiene fechas de caducidad exiguas…

Imagen pasta 2

Por eso hacerse con una máquina de hacer pasta puede ser una genial idea para los que aman la cocina italiana… La diferencia entre la pasta seca y la pasta fresca es como la de un puré de patata hecho en casa triturando y amasando la patata o uno hecho con un sobre de polvos del supermercado: se puede comer, pero no es lo mismo…

Además, hacer la pasta en casa permite introducir ingredientes frescos de gran calidad como harina, aceite de oliva virgen extra, sal marina y huevos de corral, y obviar aquellos que no nos gustan o no nos sientan bien (por ejemplo, es un aparato ideal para alérgicos al gluten o a los huevos…).

Imagen pasta 3

Para elegir la máquina adecuada para hacer pasta, es necesario tener en cuenta varios factores. Hay dos sistemas para elaborar espagueti o tallarines, por ejemplo, a partir de una máquina de hacer pasta: por presión (los espagueti salen por unos pequeños agujeros) al ser empujados contra el accesorio correspondiente o por aplastamiento y corte en finísimas tiras de masa. Los espagueti comerciales y los que ponen en los restaurantese se elaboran con el primer sistema (la máquina amasa y luego presiona para cortar), mientras que la alternativa económica para las casas es el segundo sistema que convierte la masa en una lámina finísima lista para cortar en “cabellos”.

Imagen Máquinas de hacer, cocinar y servir p

Las máquinas manuales de manivela son las de preferencia para la mayoría de las casas. Es importante observar que cuenta con algún sistema para anclarla a la mesa o encimera; de lo contrario pueden ser necesarias cuatro manos (dos para sujetar la máquina y dos más para pulsar la manivela e ir recogiendo los espagueti…). También es posible comprar máquinas eléctricas, pequeños electrodomésticos que funcionan por presión como los profesionales.

Algo que has de tener en cuenta es el tipo de pasta que quieres hacer. Lo ideal es que cuente con diferentes cuchillas para que puedas elegir, al menos, entre las más usuales, como spagueti, fetuccini, tagliatelle…

Imagen Máquinas de hacer, cocinar y servir p

 

El material con que está hecho la máquina de cortar pasta también es fundamental. Los equipos con la mayor parte de las piezas metálicas suelen durar más que los de plástico. Y las superficies de acero inoxidable son mejores que las cromadas (que suelen oxidarse). La procedencia puede ser otro dato a tener en cuenta: chinos e italianos son los reyes de la pasta, pero hoy por hoy los diseños italianos parecen más fiables (también en esto) que los chinos.

Busca un equipo que tenga peso. Aunque en principio parezca que uno ligero será más manejable, es una idea preconcebida un tanto errónea. Cuanto más pese la máquina, mejor calidad tendrá…

Imagen pasta 6

Recoge testimonios de gente que ya tenga una máquina de hacer pasta. Puedes hacerlo en tu entorno o en páginas de compras como Amazon.

A la hora de optar por la mejor relación precio/calidad, deberás tener en cuenta, sin duda, la asiduidad con la que vas a utilizar la máquina de hacer pasta en tu casa. Si es poco, puedes invertir menos sin que la calidad se resienta…

¿Ya te has convertido en un auténtico gourmet de la pasta con máquina y todo…? Pues ahora toca hacer un repaso del menaje de cocina y mesa más adecuado para cocinarla y servirla. Es ideal contar con un soporte de madera para colgar la pasta que necesiten escurrir. También puedes invertir en un buen desecador de frutas y otros alimentos.

Imagen Máquinas de hacer, cocinar y servir p

Para cocinar la pasta, necesitas una cacerola estrecha y con mucho fondo para la cocción de la pasta, así como un buen escurridor. Si no tienes buen ojo para saber la pasta que se calcula por persona (normalmente, 100 gramos), puedes utilizar un medidor ad hoc… Cuida también de almacenar la pasta seca en tarros de cristal o latas de tamaño adecuado.

Y para la mesa, no te olvides de los platos hondos especiales para pasta (sirven también como ensaladeras), cuyos bordes ayudan a comer la pasta como los italianos: sólo con tenedor.

Imagen Máquinas de hacer, cocinar y servir p

Fotografías: Present Indicative, The Contemporary Home, The Great Gift Company, Moulinex, Villeroy & Boch, KiboHome, Amazon

Más artículos de: Informes

Publicado el: 06-11-2013 | Autor: María Tebar

Publicidad

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

COMENTARIOS

comments powered by Disqus