Organizar un cuarto de lavado y plancha

El cuarto de lavado y plancha es un espacio muy práctico que ha quedado relegado en la moderna planificación de las viviendas por una mera cuestión de espacio. Pero su utilidad es enorme, y conviene reservarle un sitio si en la casa se dispone de metros suficientes. Por ejemplo, es una estupenda idea para dar uso al antiguo cuarto de servicio de los pisos señoriales (a menudo cerca de la cocina). Si tienes previsto construir una casa o estás proyectando una reforma integral de tu piso, no olvides incluirlo en tu planificación.

Imagen Organizar un cuarto de lavado y pla

Este práctico espacio que antes era común en los pisos de las ciudades ha ido obviándose en las modernas construcciones. ¡Una verdadera lástima! Sus funciones se han repartido entre la cocina o el tendedero, donde solemos ubicar lavadora y secadora, y alguna habitación donde guardamos la tabla de planchar plegada en un armario. Pero disponer de un cuarto de lavado y plancha es un pequeño lujo que nos podemos permitir, con el aliciente añadido de que aligerará los armarios al esconder allí la ropa de la casa y las alfombras enrolladas cuando no las usemos durante el verano.

Para aprovecharlo al máximo, el cuarto de lavado y plancha debe tener un interior bien diseñado y disponer de varias zonas diferenciadas: zona de planchado, zona de lavado y zona de almacenaje.

La zona de lavado debe disponer de una lavadora (y secadora si se utiliza) e idealmente de un lavadero que permita lavar a mano, mantener prendas sucias en remojo o eliminar manchas con un buen jabón o producto adecuado justo antes de introducirlas en la lavadora. Por eso es necesario prever que este espacio necesitará estar conectado a la red de fontanería de la casa. Conviene tener un cesto aireado para almacenar la ropa sucia sin que se produzcan malos olores por la humedad del tambor de la lavadora.

La zona de plancha debe de ser cómoda de utilizar con una mesa a propósito o una tabla que esté siempre desplegada. Junto a ella deben disponerse cestos grandes para almacenar la ropa limpia que espera su turno de plancha y también una barra para colgar las prendas que ya han sido planchadas. Para las prendas que se guardan dobladas en el armario son muy adecuadas las cestas grandes y planas. Disponer de más de una permite ir agrupando ahí la ropa de cada miembro de la familia para que él mismo pueda llevarla a su armario y colocarla.

Para la ropa blanca, desde toallas de aseo a sábanas y colchas, edredones, etc. será muy conveniente disponer de un espacio específico que permita almacenarla, bien en cestas o baldas a propósito o bien en un armario a medida con puertas correderas.

Es muy interesante también prever un espacio de costura específico con una mesa y una máquina de coser para pequeños arreglos de costura que surgen en la casa.

Fotografías: Schmidt Cocinas


Más artículos de: Hogar Sano

Categorías: Limpieza

Publicado el: 03-10-2011 | Autor: María Tebar

Publicidad

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

COMENTARIOS

comments powered by Disqus