Placas eléctricas de vitrocerámica o inducción

Las placas eléctricas se han impuesto en la inmensa mayoría de las cocinas. Pero si aún no te has pasado al invento, o estás pensando en cambiar tu vieja placa por una nueva, conviene que conozcas bien todas las opciones antes de elegir…

Imagen vitroceramica induccion 1

Las placas de cocina se han impuesto en nuestras casas por comodidad, seguridad, facilidad de limpieza y estética impoluta. Son pocos los puristas que al poner una cocina nueva, eligen aún la de quemadores de gas. Pero no todas las placas de cocina son iguales, y conviene conocer sus ventajas e inconvenientes antes de elegir la definitiva…

¿Es mejor vitrocerámica o inducción?

Ambos modelos pueden parecer iguales al primer golpe de vista, pero la tecnología que los hace funcionar es diferente. La inducción funciona a base de electroimanes, que crean un campo magnético y calientan sólo el utensilio de cocina y los alimentos o líquidos depositados dentro. Las vitrocerámicas disponen de una resistencia eléctrica debajo del vidrio, que lo calienta y transmite a los utensilios de cocina y los alimentos.

Las placas de inducción se calientan antes que las de vitrocerámica y no queman una vez que se retira el recipiente con el que se cocina, que siempre debe tener en la composición de su base hierro (vale cualquier cacerola o sartén capaz de atraer un imán…). Las placas de vitrocerámica son más económicas, pero tardan más en calentarse, y queman cuando se retiran los recipientes. Dependiendo de lo que se cocine en cada casa, merecerá la pena gastar el dinero en una u otra. En cuanto a la energía consumida, las placas de inducción gastan menos. También existen placas mixtas de inducción y vitrocerámica… Normalmente se encastran en las encimeras, pero también existen placas modulares de uno o dos fuegos que se adaptan a cualquier espacio y circunstancias…

Imagen vitroceramica induccion 2

¿Qué tamaño elijo?

Existen unas medidas estándar, que son 60 cm de ancho por 50 cm de profundidad. Pero los fabricantes de la mayor parte de las marcas se han “espabilado” para ofrecer placas de cocina de diferentes medidas, capaces de adaptarse a cualquier exigencia del consumidor.

¿Cuántos focos son necesarios?

Las placas eléctricas habituales disponen de tres o cuatro focos, pero hay muchos modelos que disponen de más o de menos. Si buscas una placa de cocina para una casa de fin de semana o segunda residencia en la playa, una pequeña placa de dos focos es la solución. Pero si quieres cocinar paellas o fideuás, quizá necesites un gran foco en tu placa eléctrica para poder cocinar bien con un recipiente extra grande. También existen modelos que disponen de zonas que se adaptan a los recipientes, sin focos marcados. Este tipo de placas, normalmente de inducción, detectan los utensilios de cocina mediante sensores.

¿Cuál se limpia mejor?

Las placas de vitrocerámica tienen un exterior brillante que se limpia muy fácilmente. Eso sí, hay que esperar a que se enfríen las zonas de cocción. Cualquier salpicadura de la cacerola o sartén corre el riesgo de transformarse en una mancha, que se limpia luego a golpe de rasqueta y de bayeta con producto especial para vitrocerámicas. Sólo algunos alimentos muy concretos como las frutas ácidas pueden dejar manchas permanentes en las placas vitrocerámicas…

Las placas de inducción tienen una superficie también suave y brillante, que se limpia muy bien con una bayeta humedecida con agua jabonosa. Las posibles salpicaduras y restos de comida que caen en las zonas de cocción nunca se queman, por lo que son muy fáciles de retirar.

Tanto si se trata de una placa vitrocerámica como una de inducción, procura que los mandos sean de tipo touch control o de deslizamiento (slider control). Los de rueda son más susceptibles de ensuciarse de grasa, restos de comida, etc.

Ten en cuenta que las placas con el vidrio biselado en todo su perímetro son más fáciles de limpiar que las que tienen un perfil en acero inoxidable (aunque también es más fácil que un mal golpe rompa un perfil biselado…).

Imagen vitroceramica induccion 3

¿Tienes niños?

Algunos modelos disponen de una función que bloquea el panel de control para que los niños no toquen los mandos de la placa de cocina. Las placas de inducción no quedan calientes, frente a las vitrocerámicas, que mantienen durante un buen rato el calor residual después de ser apagadas.

Precios

Una placa vitrocerámica portátil con una zona de cocción cuesta unos 30 euros.

Una placa de inducción portátil con una sola zona de cocción cuesta a partir de unos 60 euros aproximadamente.

Una placa de inducción de 3 fuegos de gama media cuesta a partir de 350 euros. Con zona flexible de inducción a partir de 700 euros.

Hay placas vitrocerámicas de 3 o 4 fuegos a partir de 200 euros.  

Fotografías: Archiexpo, Balay, Zanussi

Más artículos de: Informes

Categorías: Electrónica de consumo, Cocina

Publicado el: 27-08-2014 | Autor: María Tebar

Publicidad

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

COMENTARIOS

comments powered by Disqus