Planchas de asar

Las planchas de asar de sobremesa son una opción en alza para cocinar sin grasas. Otra ventaja es que apenas manchan, ya que los alimentos se asan directamente sobre ellas, sin necesidad de más utensilios.  Elegir un recubrimiento de calidad es el factor clave que determinará su duración (además limpiarlas con precaución). Aquí tienes las claves para elegir plancha de asar con buen criterio y mantenerla mucho tiempo.

Imagen Plancha de

Las planchas de asar de sobremesa no son ninguna novedad; su auge en los últimos años se debe a las necesidad de cocinar de forma saludable y sencilla en muchos hogares, y a la facilidad de uso, que ha llevado a este pequeño electrodoméstico a convertirse en un imprescindible en las casas. Las planchas de asar pueden ser de gas o eléctricas, aunque las primeras han quedado prácticamente relegadas a su uso en la hostelería.

Las planchas de asar de fundición están hechas de hierro de más o menos grosor. La placa de hierro se sitúa a su vez sobre unas resistencias eléctricas, que al calentarse reparten el calor homogéneamente por toda la superficie. El soporte siempre permanece frío, para no dañar la encimera de la cocina, aunque muchas personas optan por situar la plancha eléctrica directamente encima de la placa de cocción, ya que la sustituye eficazmente con muchos alimentos.

Recubrimiento antiadherente

La diferencia entre las planchas de asar de calidad y las que no lo son suele ser el recubrimiento exterior. Las tradicionales superficies de hierro tenían el inconveniente de que los alimentos con mucho agua como el pescado quedaban adheridos con mucha facilidad. Las actuales planchas de asar incorporan un recubrimiento antiadherente sobre la placa de hierro que impide que queden pegados. La calidad de esta lámina es la que, al final, determina el confort a la hora de usar la plancha y también su duración. (Más adelante te damos instrucciones de cómo mantenerla…).
Diferentes pruebas con varias planchas de asar del mercado han determinado que ni siquiera a las más altas temperaturas desprenden sustancias tóxicas que puedan contaminar los alimentos.

Tamaño de la superficie

El tamaño de la superficie para asar es una de las características en las que conviene fijarse. No es lo mismo cocinar para una o dos personas que para familias numerosas. Precisamente la capacidad de asar varias cosas a la vez, en vez de por tandas, es una ventaja frente a la tradicional sartén. La plancha de asar Princess 10 2210 Table Chef (45 €) dispone de una superficie para asar de 26x26, ideal para dos personas. El modelo familiar Princess Table Chef Pro XXL (unos 80 €) mide 36x60 cm.

Imagen Plancha de

Potencia

La potencia es otro dato importante, porque determinará la rapidez con que se cocinarán los alimentos. Cuantos más alimentos se asen a la vez, más potencia será necesaria. Sea cual sea ésta, la mayoría de las planchas de asar dispone de un selector de temperatura, que permite graduar el calor que recibe la placa. Los dos modelos citados anteriormente tienen una potencia de 1.600 w y 2.500 w respectivamente.

Almacenamiento  vertical

Si no se dispone de mucho espacio en la encimera, y se prevé que guardar y sacar la plancha será un inconveniente para su uso, lo mejor es optar por una plancha que pueda almacenarse en vertical. Pegada a la placa de cocina, apenas ocupará espacio contra la pared, y se podrá usar en cualquier momento sin pereza.

Imagen Plancha de

Otras funciones: canal recogegrasa, lavado en lavavajillas…

El canal recogegrasa de las planchas de asar puede resultar cómodo en algunos casos. Es muy útil sobre todo si se cocinan piezas de alimentos con mucha grasa o carne.  Las mejores planchas incorporan debajo una bandeja extraíble (como la Philips HD4418, de 2.300 W, 30x37 y un precio variable, entre 50 € en Amazon y 70 € en Darty).
La posibilidad de lavar en el lavavajillas es una de las funciones que incorporan los últimos modelos. Algunas planchas de asar llevan un mando de termostato extraíble (como la Solac  PA5250, con superficie de 35x25 y 1.800 W, por unos 32 €), mientras que otras planchas eléctricas tienen la bandeja desmontable (como la Tefal CB5220, con superficie de 1.100 cm2 y 2000 W, por unos 55 €).
Observa también otras características, que no dejan de ser importantes, como longitud del cable (si no dispones de muchas tomas de corriente en la cocina, la de Philips tiene 1 metro), asas frías, patas antideslizantes, tapa de cristal antisalpicaduras y display digital. Estos dos últimas características las tiene el modelo Luxury de Palson (1.800 W, de 150 a 199 € en tiendas online).

Imagen Plancha de

 Limpieza y mantenimiento

La limpieza de las planchas de asar antiadherente se realiza con una bayeta húmeda o esponja que no ralle y unas gotas de detergente de lavavajillas. Si has cocinado pescado y queda olor, espolvorea un poco de bicarbonato sódico sobre la plancha limpia, deja actuar y luego retíralo. Nunca se utilizan utensilios métálicos para dar la vuelta a los alimentos, sino de madera o antiaherentes. Tampoco se deben apilar cosas encima de la plancha ni dejarla dentro de la pila a la espera de ser fregada, ya que puede rallarse con otros cacharros de cocina.

Fotografías: Heirloom Cookware, Philips, Palson

Más artículos de: Informes

Categorías: Electrónica de consumo

Publicado el: 18-01-2012 | Autor: María Tebar

Publicidad

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

COMENTARIOS

comments powered by Disqus