Preparar la casa contra el frío

Una casa confortable y bien aislada se convierte en el mejor refugio para los meses en que las temperaturas bajan. Para conseguir eses objetivo hay que ser previsor y poner en marcha ahora las estrategias anti-frío necesarias…

Imagen Preparar la casa contra el frÃ

Verificar el funcionamiento de la calefacción

Es el momento de constatar que tanto la caldera como los radiadores están en perfecto funcionamiento: verifica la presión del agua y purga con una moneda de céntimo las placas para que expulsen el aire que haya podido quedar en el circuito.

Sellar puertas y ventanas

Los burletes adhesivos son el método más cómodo y sencillo para conseguir evitar fugas de calor y entrada de corrientes en los meses de invierno. ¿Sabías que una rendija de 3 mm en el umbral de la puerta deja pasar el mismo frío que un agujero de 5 cm2 en la pared de una casa? Imagina el escape de calefacción que tienes por ese pequeño orificio… La prueba más sencilla es acercar una vela encendida a posibles vías de escape del calor en un día de viento; si la llama oscila está delatando una filtración de aire.

Ventanas. Son los puntos débiles de las viviendas: las de aluminio y correderas sin rotura de puente térmico tienen demasiadas holguras. Conviene colocar burletes y si es posible mantener visillos y cortinas cerradas, así como persianas bajadas, durante las horas de más frío por la noche.

Puertas. Las puertas a la calle o al portal que no se acomodan bien a su quicio son una fuente de filtraciones de frío. En la parte interior se pueden instalar protectores contra las corrientes de aire; son barras rígidas de PVC o aluminio que se adhieren o atornillan a la puerta de modo que el cepillo o fieltro que llevan debajo queda en permanente contacto con el suelo (en madera cuestan unos 6 € y en aluminio unos 8 € aprox.). En el dintel y los laterales se adaptan prácticos burletes de espuma autoadhesiva (a partir de 6 € uno de buena calidad).

Persianas. Conviene sellar con un cordón de silicona o masilla los cajones de las persianas, ya que cuando no están bien estancos dejan pasar el frío al interior.

Imagen Preparar la casa contra el f

Elegir con criterio las ventanas

Muchas comunidades autónomas están incentivando el cambio de ventanas por otras más eficientes desde el punto de vista energético mediante ayudas y subvenciones. Lo ideal es cambiar las ventanas antiguas por otras con doble cristal con cámara (tipo Climalit) y carpinterías con rotura de puente térmico. Estas llevan en su estructura una poliamida reforzada o fibra de vidrio, que dificulta las fugas de calor (o frío en verano) al exterior y la transmisión de vibraciones sonoras. Los precios de las ventanas son muy variables, pero con rotura de puente térmico pueden costar un 50 por ciento más que una sin esta característica.

Primar el uso de la madera y el corcho

El uso de panelados de madera para el interior de las paredes y los techos de las buhardillas unido a otro tipo de aislantes insertados en el propio tabique es un método muy efectivo para mejorar el rendimiento energético de la vivienda. Los suelos revestidos en madera también tienen más propiedades anti-frío que los cerámicos y finalmente el corcho es un material natural muy aislante; en losetas (a partir de 6 €/m2) o paneles para la pared también puede resultar muy eficaz en habitaciones donde las pérdidas de calor sean mayores. Otras solución similar para cubiertas en reformas u obra nuevas son los paneles sándwich Thermochip, que son al tiempo estructura y aislamiento.

Imagen Preparar la casa contra el f

Proteger tuberías de las heladas

Un gesto tan fácil como “abrigar” las tuberías que se encuentran en el exterior de la casa puede originar ahorros energéticos importantes, ya que el agua que corre por ellas tardará menos en calentarse y además no podrán estallar a causa de las heladas. Los “abrigos” se llaman coquillas y son unos cilindros huecos con el exterior rígido y el interior hecho en fibra de vidrio o similar que se encuentran en centros de bricolaje y almacenes de materiales de construcción. Pueden tener hasta 60 mm de espesor y los tramos de unión se fijan con adhesivos especiales, mientras que los cortes (hechos con cúter) se pueden cubrir con cinta adhesiva. Los precios de las coquillas varían mucho (de 1 a 9 €/m2 según espesor de 6, 9 o 13 mm). La otra solución es cambiar toda la red de fontanería de cobre por tuberías de polietileno reticulado y aluminio, pero eso sólo se suele hacer al acometer una reforma del sistema.

Imagen Preparar la casa contra el f

Aislar desde el interior con placas de yeso

A veces, una solución en casas donde se utilizaron materiales de construcción económicos es trasdosar las paredes con tabiques de obra ligera que incorporen un buen aislante. Los hay sencillos, compuestos por la placa y una capa de lana mineral, espuma de poliuretano o poliestireno expandido, y también tipo sándwich, que son los que incorporan en el envés otra capa de yeso. En cualquiera de los casos se aplican directamente pegados a la pared con yeso o pasta especial o atornillados sobre rastreles. Conviene emplear placas de las máximas dimensiones posibles para que las juntas no resten eficacia al aislamiento térmico.  Una placa de yeso laminado pladur con lana de roca de 2,5 m de largo por 1,2 m de ancho cuesta de 29 a 33 €.

Fotografías: JunkersStora Enso, Knauf, Werzalit, Vida Cork, Uponor

Más artículos de: Informes

Publicado el: 05-10-2011 | Autor: María Tebar

Publicidad

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

COMENTARIOS

comments powered by Disqus