Preparar la habitación para la llegada del bebé

¿Esperando la llegada de un bebé? Seguro que estás pensando en qué habitación destinar al recién nacido  y en cómo prepararla para convertirla en el perfecto santuario que proteja sus sueños y sus juegos… ¡Pues aquí te damos las mejores ideas!

Imagen Preparar la habitación para la llegada del beb

La llegada de un bebé es siempre un acontecimiento que invita a cambiar, renovar o mejorar algún aspecto de la casa. Pero es el dormitorio del futuro bebé el que normalmente preocupa más a los padres. No existe una habitación ideal, ya que normalmente  hay que acoplarse al espacio de la casa, pero sí es posible potenciar los buenos aspectos y corregir todo aquello que pueda resultar peligroso o incómodo ante la inminente llegada de ese nuevo miembro de la familia que exigirá tantos cuidados durante sus primeros meses.

Dejando de lado la decoración, que es muy personal, la habitación del recién nacido debe ser, idealmente, un espacio destinado sólo al niño (a no ser que tenga que compartirla con algún hermano), nunca a otros menesteres, como trabajo, estudio, costura, etc …

Imagen Preparar la habitación para la llegada del be

Echa un vistazo alrededor y observa … Quizá convenga dar una mano de pintura a las paredes y retirar cuadros que puedan caer o eliminar baldas a las que el peque se pueda encaramar en cuanto sea capaz de mantenerse de pie en la cuna ( es sorprendente lo poco que tardan en hacerlo, por lo que conviene anticiparse…).

Presta atención a las ventanas… Acorta los cordones de los estores para evitar accidentes, y si tienes cortinas, sustitúyelas por unas más cortas y fija muy bien las barras para que no puedan caerse al tirar de las telas... Quizá unas tiras de adhesivo translúcido o unos vinilos decorativos sobre los cristales y forrar el cajón de la persiana pueda servirte de momento para ganar intimidad  y decorar sin añadir peligros a la habitación.

La cuna es el elemento más importante. Una minicuna o capazo en un primer momento y una cuna que cumpla la normativa en cuanto a material, elementos salientes, distancia entre barrotes y posibilidad de somier a dos alturas, etc. resolverán el capítulo del sueño y el descanso hasta que llegue el momento de cambiar al peque a una cama. Lo último son las minicunas “colecho” para que el bebé pueda dormir con los padres sin molestias y sin peligros los primeros meses de vida. Instala la cuna lejos de estanterías, cuadros, ventanas, cortinas, radiadores y cualquier otro elemento que pueda resultar peligroso; si el dormitorio es espacioso, céntrala en la habitación. Cuidado también con los móviles que se acoplan a las cunas ya que enseguida aprenden a derribarlos…

Imagen Preparar la habitación para la llegada del be

Mantén la habitación a una temperatura agradable, pero nunca elevada, especialmente por la noche: aunque los padres creamos lo contrario, las consecuencias de un exceso de temperatura son siempre peores que las derivadas de un ambiente fresco. Cuida que el colchón esté en buenas condiciones, especialmente si no es nuevo, y utiliza siempre sábanas de algodón de buena calidad y si es posible de cultivo orgánico. Ojo con las sudaderas con capucha y los chupetes sujetos con cadenita al dormir: cualquiera de estos elementos puede provocarle asfixia.

Disponer de un humidificador y de un “escucha” es algo que queda a elección de los padres, ya que si bien pueden resultar necesarios en determinados casos, no siempre son imprescindibles. Otro elemento muy útil es un cambiador: más que el bebé, tus riñones te lo agradecerán…

Imagen Preparar la habitación para la llegada del be

Cuando tu peque empiece a desplazarse, reptando, gateando o impulsándose de cualquier otra forma, tendrás que prestar atención a nuevos aspectos de la habitación como los enchufes (cubrir), las ventanas correderas (fijar sistemas para que no se pillen los dedos) o las puertas (instalar elementos para que no se cierren de portazo, aunque sean tan simples como las pequeñas herraduras de foam de gran densidad que “abrazan” la hoja de la puerta). Quizá entonces precises una barrera para la puerta de la habitación si crees que fuera de ella encontrará peligros añadidos.

Fotografías: Bednest, Urbanbaby.es, The White Store, Be

Más artículos de: Hogar Sano

Categorías: Infantil-Juvenil, Limpieza

Publicado el: 29-08-2011 | Autor: María Tebar

Publicidad

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

COMENTARIOS

comments powered by Disqus