Puertas de garaje: la mejor elección

Las viviendas unifamiliares precisan casi siempre de un cambio o pequeña instalación cuando se entra a vivir en ellas: cambiar o automatizar la puerta del garaje para que la entrada y la salida en coche sea tan cómoda como pulsar el botón del mando a distancia... A veces, simplemente añadir un motor a la puerta con que se entregó la casa puede ser la solución, pero otras veces será necesario optar por cambiar la puerta para instalar un sistema de apertura que nos convenga más que las típicas puertas batientes.

Imagen Puertas de garaje: la mejor elecciÃ

Estas son las opciones:

Cancelas batientes. En la versión de una o dos puertas, éste suele ser el modelo más común en las urbanizaciones de unifamiliares. Cuenta con las desventaja de que necesita mucho espacio para abrise y cerrarse y lógicamente el movimiento siempre es hacia el interior, por lo que se desaprovecha espacio de aparcamiento en el garaje. Pero si la superficie  es grande y la puerta  es de una calidad media (suelen ser de chapa), quizá puedas aprovecharla añadiéndole  un cierre automatizado que haga más cómoda la salida y llegada en coche a casa .

En centros de bricolaje venden kits de automatización que incluyen motor , receptor de mando a distancia, dos mandos a distancia y fotocélulas de seguridad, además de otros complementos, a partir de 350 euros.

Cancelas correderas. Precisan un hueco donde alojarse igual a la longitud de la puerta, por lo que si piensas instalar una puerta corredera debes medir concienzudamente los espacios. A menudo se instalan modelos correderos en aluminio lacado tipo celosía mallorquina o en cuarterón castellano de forja en sustitución de las puertas batientes de baja calidad que entregan los constructores con muchas viviendas unifamiliares sencillas. Los motores básicamente se distinguen por su fuerza, es decir, la capacidad de accionar grandes pesos que tienen. 

Un modelo en kit capaz de accionar una puerta de 350 kg y 4 m de ancho, que incluye 1 motor, 4 metros de cremallera, 2  fotocélulas, 1 luz intermitente, interfaz de control para porteros automáticos, 1 relé para iluminación temporizada, 2 mandos a distancia, con desbloqueo manual y parada antiaplastamiento, sale por 360 euros.

Imagen Puertas de garaje: la mejor elecci

Puertas basculantes. Antes eran comunes en los chales las puertas de garaje de chapa con sistemas basculantes de muelles o basculantes de contrapesos. Son puertas de un solo plano que basculan sobre un eje horizontal sujeto a sus guías laterales mediante roldanas deslizantes. La apertura y cierre de la puerta se realiza por compensación del peso de la puerta mediante muelles o contrapesos.

La automatización  se puede hacer con un motor que se fija a la cara interior de la puerta, justo en el centro, y que se complementa con barras de torsión y pletinas telescópicas que pivotan lateralmente sobre las roldanas, pero es un sistema muy complejo que requiere actuación profesional. Un sistema parecido a este es el de ple levas, por el que la puerta se secciona en dos antes de llegar arriba al abrirse. Funciona siempre a base de contrapesos, y se puede automatizar de dos formas: con un motor fijado en el centro de la puerta o mediante motores laterales que se sitúan en el techo y disponen de cadena de transmisión hasta las poleas que suspenden los cables de los contrapesos.

Una buena puerta Hörmann basculante en acero automatizada, a partir de 950 euros. Un motor de techo sale por unos 180 euros.

Puertas basculantes seccionables. Son las puertas que menos espacio necesitan para moverse. Se  trata de puertas articulables hechas a base de paneles fabricados en sándwich de acero-poliuretano de 20, 40 o 50 mm de espesor que se deslizan por unas guías hacia el techo donde quedan recogidas. Los paneles, que pueden hacer forma de cuarterones, se articulan mediante unas bisagras horizontales. El motor se sitúa en el techo junto con la cadena de transmisión, que suele ser de tres metros aproximadamente.

Una puerta seccionable automatizada cuesta a partir de 900 o 1.000 euros.

Sólo la automatización para un máximo de 7,4 m2 de área de puerta y 60 kg, a partir de 150 euros.

Puertas enrollables. Disponen de un mecanismo similar al de las persianas de las ventanas. Están formadas por láminas machihembradas, de acero galvanizado (más económicas) o aluminio extrusionado, que pueden ser planas o curvas. Las primeras tienen un aspecto más estético por fuera, pero necesitan un cajón más grande dentro para alojar el rollo. Las lamas curvas tienen la ventaja de que precisan un cajón más pequeño y tienen la opción de machiembrado autoblocante, que refuerza la seguridad en la posición de cerrado. La automatización de este tipo de puertas se realiza con motores al eje, que quedan ocultos en el interior del rollo. 

Una puerta enrollable de Hörmann, con automatismo, a partir de 2.220 euros.

Imagen Puertas de garaje: la mejor elecci

La seguridad ante todo

Cualquiera que sea el sistema de apertura, es importante prestar atención a la seguridad a la hora de elegir puerta de garaje para evitar aplastamientos tanto de personas como del propio coche. Lo normal es que sean las fotocélulas las encargadas de ese cometido, anulando el cierre o apertura cuando se invade el campo de acción de su rayo infrarrojo. También hay automatismos que incorporan sistemas antiaplastamiento  por sensibilidad amperométrica: cuando encuentra un obstáculo, la resistencia hace que el motor aumente su consumo eléctrico (amperaje) e invierta la orden de cerrar. Es el mismo sistema por el que no te puedes pillar los dedos con los elevalunas del coche. Todas las puertas deben incorporar accionamiento manual para los momentos es que falla el suministro eléctrico o no funciona la instalación.

Imagen Puertas de garaje: la mejor elecci

Fotografías: Hörmann

Más artículos de: Informes

Categorías: Puertas

Publicado el: 24-08-2011 | Autor: María Tebar

Publicidad

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

COMENTARIOS

comments powered by Disqus