Reformas en el baño

El cuarto de baño de una vivienda es, junto con la cocina, la estancia que en más ocasiones se reforma, y también son ambas las más complicadas de renovar. Esto es así porque son las únicas habitaciones de la casa con tomas de agua; las superficies sufren más el ataque de la humedad y se estropean con más facilidad, y además se friegan y desinfectan con frecuencia, lo que también contribuye a deteriorarlas. El cuarto de baño, que hace años únicamente era un lugar destinado al aseo, hoy día se ha convertido en todo un spa particular, una zona de relajación y culto al cuerpo que puede ser nuestro refugio de tranquilidad. Para ello, es conveniente saber escoger los materiales de la reforma, y tener en cuenta una serie de puntos.

Imagen Reformas en el b

SUPERFICIES: SUELOS, PAREDES Y TECHOS

Lo más habitual en materia de revestimientos para paredes y suelos de baños es la cerámica, por ser resistente a la humedad y fácil de limpiar. Hoy día, las tendencias decorativas imponen el gres porcelánico en los suelos (atención a los modelos que imitan madera o metal oxidado). En las paredes cada vez se tiende más a alicatar sólo hasta una altura determinada y dejar el resto de la pared enyesada y pintada. Otras opciones interesantes son los suelos laminados (los hay especialmente resistentes a la humedad, de tipo AC5, y también que imitan baldosas cerámicas), y en las paredes, el cemento pulido o microcemento. Si vamos a pintar la pared o parte de ella, lo mejor es emplear pinturas plásticas lavables y resistentes a la humedad. Una buena opción para renovar un alicatado sin obras es pintar los azulejos; hoy día existen estupendas pinturas acrílicas específicas para este tipo de trabajos.

Los techos de los baños se suelen bajar, mediante la instalación de falsos techos o cielos rasos en los que se encastran focos halógenos. Estos techos se realizan con planchas de yeso laminado atornilladas a entramados de perfiles de metal, y son perfectos para aislar el espacio térmica y acústicamente

 Imagen Reformas en el b

INSTALACIONES DE FONTANERÍA

Las paredes y suelos de los baños están recorridas por tuberías que llevan el agua a las tomas y puntos de salida. Las tuberías estaban hechas antiguamente de hierro; después pasaron a realizarse con plomo y posteriormente con cobre recocido, debido a la toxicidad del plomo. Hoy día los materiales plásticos como el polietileno y el polibutileno están imponiéndose por ser más baratos, muy ecológicos y fáciles de instalar y transportar (son ligeros y no precisan de soldadura). Cuando hay una fuga o una rotura en una tubería, hay que cambiar lo que se llama un punto (una parte de la red); lo normal es que se trate de un aviso de que toda la instalación está vieja y deteriorada, y es posible que sea mejor cambiarla entera. Si una instalación de fontanería tiene más de 10 años o las tuberías son de plomo o hierro, es el momento de plantearse una reforma.

ELCTRICIDAD EN EL BAÑO

Debido a la presencia del agua, en el baño hay que respetar una serie de distancias a la hora de establecer los puntos de luz y las tomas de enchufe. Dentro del espacio se establecen tres zonas: de prohibición, de protección y de exterior o libre. En la zona de prohibición, que rodea a la bañera o la ducha y tiene el mismo ancho que éstas más 225 cm de altura, no se puede colocar ningún enchufe ni luces, ni tampoco termos eléctricos. La zona de protección rodea a la de prohibición y tiene un metro de ancho y la misma altura; en ella no puede haber interruptores, pero sí enchufes de seguridad con su correspondiente magnetotérmico (diferencial). En el resto del espacio la instalación de puntos es libre, pero siempre han de llevar toma de tierra.

 Imagen Reformas en el b

SANITARIOS Y EQUIPAMIENTO

Los sanitarios son los auténticos “muebles” del baño. Se trata del WC, la bañera o plato de ducha, el lavabo y el bidé. Están realizados en porcelana (excepto los lavabos, que pueden ser de materiales como el acero o el vidrio entre otros, y las bañeras/duchas, que pueden ser de chapa esmaltada) y pueden ser de múltiples colores o diseños.

  • Los lavabos pueden ser de pie, ir encastrados en un mueble, de pared o integrados. Hoy día hay muchísimos diseños. Un lavabo con mueble incorporado es siempre una buena elección, ya que saca mucho partido al espacio disponible. Existen modelos de pared desde 50-60 euros en adelante.
  • El WC puede ir colocado sobre el suelo (con salida a suelo o a pared) o suspendido; aunque la taza y la cisterna son siempre de porcelana, las tapas pueden escogerse en muchos materiales. Hay WCs desde 60 €; los suspendidos son más caros, a partir de unos 175 €. Las tapas se pueden comprar desde 25 €.
  • Los bidés cada vez son menos habituales, pero aún se instalan en muchos baños. Los hay de pie desde 70 €, y suspendidos desde 150 €.
  • Las bañeras y las duchas son todo un mundo. Los platos y las bañeras en sí pueden ser acrílicas, de porcelana o de chapa de metal esmaltada (más habituales y baratas). Una bañera nos puede costar desde 300 € en adelante; hay modelos acrílicos con hidromasaje desde unos 400 €. En cuanto a la ducha, únicamente el plato (y dependiendo de la forma, el tamaño y el material) cuesta a partir de 150 €. La porcelana es el mejor material, aunque también el más caro.
  • Para la ducha y la bañera, el mejor cerramiento son las mamparas. Más caras y complicadas de instalar que las típicas cortinas, ofrecen una estanqueidad mucho mejor y evitan los problemas de mohos que suelen afectar a éstas. Además, contribuyen en gran medida a la decoración del espacio. La variedad es enorme: desde los típicos modelos correderos con vidrios acrílicos, a las magníficas mamparas de última generación en acero inoxidable y cristal templado de seguridad.
  • El extractor para la humedad y los olores es algo fundamental si el baño es interior y no tiene ventanas. Un modelo con motor eléctrico helicoidal y unas 2.350 rpm suele ser suficiente para un baño doméstico.

Imagen Reformas en el b

PRECIO

Una reforma completa de un baño implica quitar los sanitarios levantar suelos y paredes y retirar (si lo había) el falso techo. Después habrá que cambiar la instalación de fontanería y quizás la de saneamiento; revestir de nuevo la pared con alicatado o pintura, colocar suelo nuevo, instalar falso techo con focos halógenos, poner puntos de luz junto al espejo y varios enchufes, cambiar el extractor colocar nuevos sanitarios (con muebles y mampara de ducha o bañera, si procede) y tal vez puertas y ventanas. Toda la obra para un baño de 4 x 3 m puede salir por unos 6.000 € en adelante.

PRESUPUESTOS

Puedes pedir varios presupuestos para reformar tu baño de forma totalmente gratuita y sin compromiso desde aquí.

Imágenes: konshens.net, hetsluvdesign, Yateski, Amandabhslater,

Más artículos de: Informes

Publicado el: 10-11-2010 | Autor: Marta Sánchez

Publicidad

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

COMENTARIOS

comments powered by Disqus