Símbolos de lavado: cómo interpretarlos para cuidar tu ropa

La ropa puede llegar a sufrir mucho con los lavados continuos. Por eso es importante conocer los símbolos de lavado y saber cómo interpretarlos para cuidar tu ropa… Te lo explicamos fácil con información sobre instrucciones de lavado para tener siempre a mano en tu ordenador y una aplicación para móvil que te servirá estés donde estés…

Imagen Símbolos de lavado: cómo interpretarlos para cuidar tu

Los anuncios de detergentes llevan varias décadas mostrándonos las terribles consecuencias que tiene sobre nuestras prendas de vestir elegir un programa de lavado equivocado… En los últimos años se ha sumado además la secadora al surtido de electrodomésticos que tenemos en casa para cuidar la ropa. Y los centros de planchado son ya casi infalibles para eliminar arrugas con su certero disparo de vapor… ¡Los peligros parecen multiplicarse!

Si te parece que cada vez es más difícil acertar para mantener los tejidos mucho tiempo como nuevos, estás equivocado… Te lo explicamos…

Quizá la operación más importante de todas sea la clasificación de las coladas. Lo ideal es clasificar los lavados en ropa blanca, prendas claras, ropa de color, y prendas delicadas (lana o seda, generalmente…). Otra clasificación puede ser por fibras, lavando de forma diferente la de algodón y las sintéticas. Y también puedes apartar para un lavado especial la ropa deportiva…

Imagen Símbolos de lavado: cómo interpretarlos para cuidar tu

Una vez que tengas hechas la divisiones, vuelve la ropa del revés. El roce de los tejidos entre sí termina por deteriorarlos, y con esta sencilla operación evitarás por ejemplo las temidas bolitas en la lana o las prendas de punto en general.

Adicionalmente, deberás leer las etiquetas al menos la primera vez que laves cada prenda para determinar el ciclo que necesitan de acuerdo con los símbolos de lavado. Si lo haces habitualmente, acabarás desarrollando cierta intuición para conocer cada tipo de tejido y el cuidado que precisa…

Imagen Símbolos de la

Lavar a mano a una temperatura máxima de 30 ºC. En algunas páginas se cita como temperatura 40 ºC, pero mejor tomar como criterio la de 30. Aclarar con normalidad y secar sin retorcer. Muchas lavadoras ofrecen actualmente lavados a mano caracterizados por su baja temperatura y escaso centrifugado (corto y además a pocas revoluciones). Introduciendo pocas prendas (la mitad de la carga de la lavadora como máximo) y similares entre sí puedes fiarte de él. Si prefieres lavar a mano en un barreño como tradicionalmente, ten cuidado con el aclarado y escurrido de la prenda: en general, no deben retorcerse, pero tampoco tenderse muy mojadas porque se pueden deformar, especialmente las prendas de lana.

Temperatura máxima de lavado. El número indica cuál es la temperatura del agua máxima que se puede utilizar. Si debajo del barreño del símbolo no hay ninguna raya adicional, se debe utilizar un ciclo normal. Con una raya horizontal debajo del símbolo, se debe usar un ciclo delicado. Con dos rayas se debe usar un programa de lana o ropa muy delicada (con un grado de agitación mínimo durante el centrifugado).

Lavado a máquina con agitación mediana y centrifugado corto. Se utiliza para prendas delicadas hechas a base de fibras sintéticas. En este apartado se incluyen la mayor parte de las prendas deportivas.

No lavar con agua. En este caso conviene fijarse en qué tipo de limpieza en seco admite. Según la letra que exhiba el círculo, así será el tipo de elementos químicos que se puedan utilizar para su limpieza en seco.

Se puede secar en secadora. Este electrodoméstico ha venido a solucionar muchos problemas en climas húmedos y también a familias de muchos miembros. Pero, ¡ojo!, está desaconsejado su uso en muchas prendas, especialmente en las que tienen fibras elásticas. Si el círculo tiene en su interior un punto, se debe usar un programa suave. Si tiene en su interior dos puntos, entonces se puede aplicar un ciclo de secado normal.

No se puede secar con secadora. Es la señal inequívoca que te dice qué prendas sí y qué prendas no pueden pasar por la secadora.

Secar en un perchero. Lo ideal es colgar la prenda en una percha y ésta en una barra para que conserve la forma.

Secar en horizontal. Se trata de prendas que pueden deformarse con gran facilidad o quedar marcadas por las pinzas de tender. Por eso se utiliza a menudo con prendas de punto, bañadores de lycra, etc. Lo ideal es extender una toalla sobre un tendedero y sobre ésta poner la prenda en cuestión.

Planchar a determinada temperatura, según el número de puntos: baja (máximo 110 ºC), media (máx. 15 ºC) o alta (máx. 200 ºC).

No admite plancha. Poco más que decir… Una fibra elástica, un encaje, etc. pueden deshacerse literalmente con el planchado.

No usar lejía. Es el símbolo que lucen la mayor parte de las prendas e incluso algunas que son blancas.

Se puede usar lejía. Es la indicación de que se puede blanquear la ropa de este color con lejía. Muy recomendable en este caso usar una lejía especial para lavado y no multiuso.

Imagen Símbolos de lavado: cómo interpretarlos para cuidar tu

Aplicación para móviles: guía de lavado

En la App Store es posible descargar una aplicación móvil (https://itunes.apple.com/es/app/guia-de-lavado/id899805192?mt=8 ) que incluye un decodificador de etiquetas, así como una guía de manchas, consejos para el cuidado de la ropa y un recordatorio para que no te dejes la colada en la lavadora…

Puedes encontrar información sobre símbolos de lavado en las siguientes webs de detergentes:

Imagen Símbolos de lavado: cómo interpretarlos para cuidar tu

    Más artículos de: Hogar Sano

    Categorías: Limpieza

    Publicado el: 18-05-2015 | Autor: María Tebar

    Publicidad

    TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

    COMENTARIOS

    comments powered by Disqus