Tiempo de castañas: alimentan y curan

El otoño es temporada de castañas. Un paseo por un castañar puede ser una gran terapia en esta época, pero comer su fruto también lo es… ¿Conoces las propiedades de las castañas?

Las castañas son al otoño como las rosas a la primavera. La hojarasca en el suelo anuncia que ya es tiempo de setas y de castañas. Pero quizá nunca habías oído todas las propiedades nutritivas y curativas que se esconden tras la oscura cáscara de una castaña. Aquí te las revelamos…

Imagen Tiempo de castañas: alimentan y c

Nutrientes de las castañas

Las castañas se diferencian de otros frutos secos, como las nueces o las almendras, por su bajo contenido en grasas. En realidad, tienen muy pocas calorías, pero a cambio son ricas en muchos nutrientes: minerales, vitaminas y fitonutrientes …

Su contenido esencial son los hidratos de carbono y la fibra alimentaria. En realidad se parecen más a la patata, el boniato o el maíz que al resto de frutos secos… En este sentido, no hay que confundir el poder calórico de los alimentos ricos en hidratos de carbono con el de los alimentos ricos en grasas. El poder calórico de las grasas es muy superior al de los carbohidratos: 9 kilocalorías frente a 4 kcal. Pero es que además las castañas contienen carbohidratos complejos  de liberación lenta, que permiten mantener los niveles de azúcares en sangre equilibrados y eliminan la sensación de hambre.

Su elevado contenido en fibra hace además de las castañas un alimento perfecto para favorecer el tránsito intestinal y acabar con el estreñimiento…

Las castañas además incorporan dos vitaminas esenciales. Por un lado, vitamina C, y por otro, vitamina B. La primera es un gran antioxidante, esencial para combatir los radicales libres y el envejecimiento de las células que llevan asociado. Y los folatos (vitamina B) ayudan a la formación de glóbulos rojos y previenen los defectos del tubo neurológico en el feto. Pero, ¡ojo!… Para que las castañas se digieran bien (son indigestas por su alto contenido en taninos) es necesario cocerlas o asarlas, por lo que gran parte de estas vitaminas se destruyen con el calor.

Por esa razón, es más interesante su contenido en minerales como el hierro y, sobre todo, el potasio, que contrarresta la acción del sodio. Por eso son un alimento muy adecuado cuando se padece hipertensión. 

Imagen Tiempo de castañas: alimentan y c

Cómo asar castañas

Las castañas se deben cocer (en un recipiente con agua hirviendo) o asar, siendo esta última su forma de preparación tradicional. Simplemente se vuelcan sobre una plancha o sartén, aunque también existe un utensilio especial para asarlas. En ambos casos es necesario practicar un pequeño corte en la piel para que no exploten, y removerlas constantemente para que no se quemen
Un truco para saber cuándo están asadas es dejar una entera sobre el fuego junto al resto de castañas con el corte. Cuando la que está entera explota, ¡las demás están listas para comer!

Otras formas de preparación

Las castañas en forma de puré son una forma de preparación tradicional acompañando a muchos platos de guarnición, en general como sustituto del puré de patata. Pero el mejor “maridaje” es el de las castañas con el chocolate, por lo que forman porte de muchos postres. El marron glacé es una receta en que las castañas se cocinas con un sirope de azúcar muy concentrado que satura la nuez de azúcar.

Cómo conservar castañas

Las castañas tiernas se conservan en lugar fresco y seco al aire libre. Si se han recogido en el medio natural, mejor almacenarlas una semana antes de asarlas para que se reduzca el contenido en taninos y resulten más fácilmente digeribles.

También pueden almacenarse en frigorífico dos meses (sueltas o recogidas e una red, o en bolsas cerradas). Y se pueden congelar una vez cocidas, ya que aguantan en el congelador hasta 9 meses.

Imagen Tiempo de castañas: alimentan y c

Más artículos de: Hogar Sano

Publicado el: 03-11-2014 | Autor: María Tebar

Publicidad

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

COMENTARIOS

comments powered by Disqus