Txoko Eneko: punto de encuentro

Txoko Eneko es una idea surgida tras un agradabilísimo paseo por el terreno de su emplazamiento. Tras comprobar todo lo que la zona ofrecía sus dueños no tuvieron ninguna duda al respecto, este era el sitio perfecto para llevar a cabo su sueño.

Imagen Txoko e

Está situado en la parte alta de una zona montañosa. El edificio es un ojo muy grande que mira, disfruta con la visión y se despreocupa de todo lo demás. La casa mira hacia adelante con una visión muy amplia.

ESPACIO EXTERIOR

Una de las primeras cosas que se determinaron fue la orientación de la vivienda, que se abre al sur y se cierra a poniente, y al mismo tiempo se fusiona con el paisaje marino, creando un microclima en el que las terrazas pasan a ser trozos de ciudad decorados como salones domésticos.

Imagen Txoko e

El espacio exterior del edificio está limitado por unas láminas de acero colocadas en posición vertical que unidas, forman un elemento arquitectónico que conexiona el estilo decorativo del interior con el exterior.

El acceso al interior de la vivienda se realiza mediante una sencilla y estilosa pasarela realizada en acero inoxidable que discurre sobre una piscina. Precisamente esa pasarela es la huella identificativa del estilo del arquitecto Roberto Pérez Guerras.

Imagen Txoko e

Tras ella, un pequeño distribuidor nos deja entrever las impresionantes dimensiones del espacio, en el que encontramos como eje central una escalera de acero con barandilla de cristal, y bautizada con el nombre de la vivienda.

Imagen Txoko e

SALÓN

Tras él, lo primero que nos encontramos es el salón, Pavimento de mármol y paredes blancas al estuco veneciano, un espacio luminoso y espacioso que destaca por la ausencia de todo lo prescindible para no restar importancia a cada elemento.

Imagen Txoko e

El color blanco es el dueño de cada zona. El comedor lo preside una imponente mesa ovalada rodeada de sillas modelo “aluminium chair”.

Uno de los elementos más sorprendentes de este espacio es el piano transparente sobre el que está suspendida la gran lámpara Pierre ou Paul de Ingo Maurer.

Imagen Txoko e

El espacio tiene una gran altura correspondiente a dos plantas, pero la sensación es de una altura aún mayor. El techo, pintado de un tono oscuro contrasta con la blancura del resto del espacio, pero sobre todo este color hace que nos de la sensación de hundido y que por tanto la habitación parezca más alta.

Imagen Txoko e

ZONA DE OCIO

Debajo de este gran espacio encontramos la planta sótano, una zona destinada de igual manera que la planta anterior al disfrute de todo en compañía. La diferencia es que la planta alta estaba destinada a actividades más relajadas, mientras que en esta planta todo tiene cabida.

Imagen Txoko e

El espacio es una gran zona de ocio en la que desarrollar muchas actividades y dar rienda suelta a las pasiones personales.

COCINA

En esta planta también está ubicada la cocina. Tras un primer vistazo se puede comprobar que su tamaño y disposición están perfectamente estudiados para que en ella puedan trabajar más de una persona a la vez y se pueda cocinar para el gran número de comensales que pueden ocupar el comedor del salón.

Imagen Txoko e

Dentro de este espacio destinado a la cocina cabe destacar dos cosas. Por una parte la bodega situada en uno de los laterales de la cocina, y separado de ella por unas puertas de cristal, que nos permiten una perfecta visión de todo, pero mantienen aislada la zona.

Imagen Txoko e

Por otra parte, este segundo comedor, ubicado en la cocina, mantiene una conexión con al anterior, ya que la mesa también es blanca y de tendencia circular, pero en este caso, se ha optado por otro clásico del diseño. La silla transparente de Philippe Starck.

En esta planta sótano, a diferencia de la planta principal, encontramos una decoración mucho más humana y personal. De ella se percibe mucho más la vida y la historia de sus moradores. Su paso por diferentes lugares del mundo, los recuerdos de sus visitas… y algún pequeño homenaje a sus raíces.

PRIMERA PLANTA

La primera planta alberga la zona más íntima de la vivienda. Una suite que incluye baño y vestidor y una pequeña terraza privada.

La decoración sigue unas directrices similares a las de la planta principal. Austeridad en cuanto a la cantidad de elementos, monocromatismo en cada espacio, y una fusión perfecta de interiorismo y arquitectura.

EL DORMITORIO

En el dormitorio se ha apostado por un cierto contraste entre los elementos estructurales y el mobiliario añadido, negro y muy moderno. Es el modelo Velasco De Ycami.

Imagen Txoko e

Destaca el cuadro que decora la pared principal y sobre la que se apoya la cama, una obra de Meter Schenek.

El espacio resulta armonioso y trasmite una sensación de calma y frescura que lo convierte en el dormitorio perfecto para descansar en las calurosas noches de verano de La Nucía.

BAÑO

El baño destaca sobre todo por la calidad de los materiales utilizados en su decoración, que hacen que se desprenda de él una sensación de elegancia y sofisticación.

Imagen Txoko e

Fotografía cedida por Casa Viva

Está revestido de piedra natural “Pietra Grey De I Coinci”, el mismo revestimiento que se ha utilizado para la bañera. Los sanitarios negros de Flaminia, están en completa armonía con el resto de los materiales.

Txoko Eneko a pesar de ser una vivienda unifamiliar, es un espacio pensado para disfrutarlo en la compañía de amigos y familiares, de ahí que cada espacio forme parte de un todo, creando un único ambiente en el que puedes cocinar, comer, tocar el piano, escuchar música, pensar, evadirte… y además hacer cualquiera de estas tareas, mientras compartes espacio con quien se decanta por cualquier otra.

Imagen Txoko e

Reportaje publicado en: DecoEstilo Magazine Julio 2009

Arquitectos: Roberto Pérez Guerras. Interiorismo: Elena de la Serna y Miguel Acosta. Fotografías: Pérez Guerras Arquitectos, Casa Viva.

Más artículos de: Interiorismo

Publicado el: 03-09-2009

Publicidad

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

COMENTARIOS

comments powered by Disqus