Un apartamento con vistas al jardín

La eliminación de paredes innecesarias, la anexión de zonas de paso a estancias y la conexión visual de éstas con el exterior, son estrategias comúnmente empleadas a la hora de ganar sensación de amplitud dentro de espacios reducidos.

Eso es lo que ha hecho Egue y Seta intenta en este apartamento situado en la localidad de Benicassim, logrando una agradable sensación de bienestar y confort.

Imagen Un apartamento con vistas al jar

Iniciando el recorrido como cualquier visitante, entramos a la vivienda por su acceso principal atravesando un jardín perimetral. Este "cinturón verde" con piscina y terraza incluidos, de paisajismo renovado y circulación mejorada, impregnará todas las vistas que mediante las ventanas ampliadas se tienen desde el interior. El comedor, instalado sobre una antigua terraza ahora acristalada; la cocina y el salón confirman un único espacio que mira directamente al un jardín frondoso y cuidado que hace olvidar la proximidad del mar, de no ser por el aroma a sal de la brisa que se desprende de él.

Imagen Un apartamento con vistas al jar

Entre estas estancias se levantan tan solo los muros estructuralmente necesarios para soportar los tres niveles superiores, y su delimitación visual se logra sólo a través del cambio de pavimentos, los revestimientos de paredes y  las alturas de los techos. 

En el salón, predomina la calidez de la madera que reviste las paredes y que parece abrazar un sofá en “L” de líneas puras y color antracita,  así como el mueble empotrado que cumple con su función de almacenamiento, consola audiovisual y chimenea. Aquí, el hormigón del pavimento y el suave color gris del techo rebasan los límites del propio salón, y siguiéndolos llegamos hasta el comedor sin haber atravesado puertas o umbrales.

Imagen Un apartamento con vistas al jar

Nos encontramos entonces con una mesa de roble natural sobre estructura de hierro ubicada en las inmediaciones de la cocina al tiempo que rodeado de jardín.   La cocina por su parte rompe la continuidad de los revestimientos apostando por una atrevida combinación de acabados cerámicos tradicionales, aceros brillantes e industriales y elementos decorativos domésticos. Todo esto conforma un ambiente que aunque se encuentra inmerso en el resto de la vivienda, muestra una estética completamente diferente.

Imagen Un apartamento con vistas al jar

Imagen Un apartamento con vistas al jar

Esta integración nos permite estar al mismo tiempo en dos estancias, movernos de una a otra sin apenas percibirlo, y acceder a las comodidades que cada una ofrece de forma simultanea. Dichos recorridos cortos, automáticos e inconscientes se realizan todos alrededor de un pequeño jardín interior, que siendo el eje central de la casa, articula toda la planta baja y sus estancias. A su derecha encontramos un aseo de cortesía, dos dependencias de servicio y almacenaje, y por último, la caja de la escalera que nos lleva a la primera planta.

Imagen Un apartamento con vistas al jar

En las plantas superiores se encuentran las habitaciones. En primer lugar encontramos una habitación principal “en suite” en la que destaca una cama doble apoyada contra un cabecero de roble impreso que ofrece espacio de almacenamiento, iluminación para la lectura antes de dormir, y la necesaria separación del cuarto de baño ubicado inmediatamente detrás.

Imagen Un apartamento con vistas al jar

El pavimento de roble que se prolonga por toda la planta de la habitación nos lleva hasta topar con el alicatados del baño, en este caso de un reluciente color blanco que propaga la luz natural que proviene de dos ventanas simétricamente ubicadas a los lados de la ducha común, ventilando directamente las áreas separadas de un cuarto de baño con lavamanos e inodoros dobles.

Imagen Un apartamento con vistas al jar

En frente de la cama un vestidor abierto, cuyas paredes ofrecen todo el mobiliario necesario para guardar diferentes tipos de ropa, zapatos y accesorios.

Imagen Un apartamento con vistas al jar

Ésta habitación principal comparte planta con otras de dimensiones menos generosas. Éstas habitaciones adicionales, al igual que la habitación principal, disfrutan de vistas sobre los jardines perimetrales de la vivienda así como del jardín interior.

Imagen Un apartamento con vistas al jar

Imagen Un apartamento con vistas al jar

A nivel estilístico la propuesta de Egue y Seta es homóloga: lo industrial y lo tradicional, lo contemporáneo y lo vernáculo dialogan armónicamente, discurriendo de forma continua a ratos y haciendo las pausas necesarias para evitar la cacofonía o el ruido.

Proyecto: Egue y Seta

Más artículos de: Interiorismo

Publicado el: 24-04-2015

Publicidad

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

COMENTARIOS

comments powered by Disqus