Un día en blanco

Hoy voy a hacer un paréntesis, lo necesito. El común de los mortales acaba de colocar el abeto navideño en su hogar, o lo hará muy pronto. Acaba de empezar a pensar en la organización de la navidad en familia, ha dado el pistoletazo de salida a su navidad hace apenas unos días.

Imagen Un día en bl

Roche Bobois

Sin embargo, los que nos encargamos de haceros llegar a todos lo que nos deparará este año la navidad, llevamos ya muchas semanas e incluso meses, rodeados de brillantina, de bolas, de centros, oro, plata, rojo, acebo, plumas, cristal… y todavía nos quedan unos cuantos días más.

Por eso con vuestro permiso, hoy quiero huir de todo eso, quiero dejar mi mente en blanco solo un segundo.

Imagen Un día en bl

NaniMarquina

Hoy quiero que desparezcan los colores, no quiero rojo, ni verde, ni oro, ni plata… no quiero brillos, solo quiero blanco, aunque solo sea por unos segundos, necesito oxigenar mi cabeza.

Imagen Un día en bl

Accente

Hoy quiero despertarme y que nada me recuerde que vivimos la época de la fiesta y el color.

Imagen Un día en bl

Accente

Hoy quiero ver blanco desde la cama.

Imagen Un día en bl

Graham & Green

Hoy quiero comer en un ambiente visualmente tranquilo, un ambiente luminoso y calmado, carente de todo lo innecesario. Un ambiente vestido de blanco, de un blanco tan profundo que no sea necesario añadir nada más.

Imagen Un día en bl

Accente

Hoy quiero una mesa normal, sin manteles, salvamanteles, servilleteros, lazos, flores, velas… Solo quiero un mantel blanco, platos, vasos y cubiertos. Todo blanco.

Imagen Un día en bl

Quiero que el centro de mi mesa no esté repleto de bolas, no quiero flores de pascua, no quiero hojas de acebo, no quiero velas… Quiero una flor sencilla, un arreglo natural y sobre todo blanco.

Imagen Un día en bl

Sia Home Fashion

Hoy me gustaría encontrarme con un salón carente de exceso, de color, de elementos, de lucecitas. Solo muebles blancos, tapicerías claras, cortinas vaporosas, mullidas alfombras de pelo largo, todo blanco.

 Imagen Un día en bl

KA Internacional

Hoy me encantaría que mi cocina no presentase el aspecto que muestra.  A estas alturas los armarios ya han empezado a llenarse de dulces y turrones, y las cocinas comienzan a prepararse para el trajín de los próximos días.

Imagen Un día en bl

Zelari

Por eso hoy sueño con una cocina blanca y vacía, con un aspecto limpio y aséptico, sin trastos sobre la encimera. Blanca, solo blanca.

Imagen Un día en bl

Santos

Hoy no quiero colorines ni en los complementos!!

Imagen Un día en bl

Potterybarn

Hoy quiero que el interior se funda con el paisaje, con el paisaje blanco y natural del invierno, sin adornos, sin calles repletas de luces y gente con bolsas.

Imagen Un día en bl

Porada

Y ahora voy a cerrar el paréntesis, yo ya tengo suficiente. Durante los próximos días oiremos este discurso muchas veces, personas que huyen de la navidad y la verdad es que es una pena... Que sepan quienes reniegan de las fiestas que no  hay nada más absurdo que empeñarse en algo que está completamente fuera de lugar.

Imagen Un día en bl

Estamos en Navidad!! ahora lo que toca es todo lo demás, el rojo, el verde, la brillantina, el árbol, las mesas repletas de cosas…

Imagen Un día en bl

Porada

Personalmente soy una gran entusiasta de este color, del blanco,  de los ambientes vacíos y del estilo minimalista. Pero sobre todo soy una gran entusiasta de la decoración, de toda la decoración, incluida la navideña, y renunciar a cualquier estilo, moda o tendencia sería perdernos una gran parte de esta ciencia.

Imagen Un día en bl

Porada

Así que ya sabes, abre paréntesis, respira hondo si lo necesitas y busca refugio blanco en momentos puntuales, pero ciérralo enseguida. La decoración navideña merece ser vivida intensamente. Disfrútala!

Más artículos de: Ideas y tendencias

Categorías: Colores por estancia

Publicado el: 11-12-2009 | Autor: Olaia Pellón

Publicidad

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

COMENTARIOS

comments powered by Disqus