Un estanque en el jardín

Si sois los afortunados propietarios de una parcela de terreno, por pequeña que ésta sea, ¿os habéis planteado alguna vez colocar en ella un estanque? Es un trabajo más sencillo de lo que os podáis plantear, y los estanques aportan mucha vida, alegría y atractivo a los jardines, terrazas y patios. Lo más importante a la hora de planificar su realización es establecer una estanqueidad perfecta para evitar las fugas de agua.

Imagen Un estanque en el jar

En primer lugar, hay que excavar el hueco a la profundidad adecuada. El estanque no tiene que ser demasiado profundo; lo justo para albergar las especies de plantas que queramos cultivar en el. Si queremos que haya peces, también tendremos que tener en cuenta el espacio que necesitaremos para ellos, aunque lo cierto es que son mas adecuados para estanques grandes. Unos treinta centímetros de agua como máximo será una profundidad adecuada; en total, la profundidad será de alrededor de sesenta centímetros, ya que bajo la lona o la cubeta hay que depositar alrededor de veinte centímetros de arena, tierra y gravilla en sucesivas capas.

Sobre la cama de drenaje y asiento que hemos colocado, se colocará la lona aislante que formarla la base del estanque. Al rellenarla de agua, se asentará sobre el fondo del hueco; hay que dejarla unos tres o cuatro días para que se asiente del todo, y después fijar bien los bordes con piedras pesadas, tierra vegetal, césped, plantas… Otra opción más fácil de colocar es escoger una cubeta de fibra con la forma ya establecida, y que simplemente se coloca sobre la grava.

Imagen Un estanque en el jar

Antes de decidirse por cualquiera de estas soluciones, es importante comprobar que en el hueco no hay ningún tipo de piedra, raíz u otros objetos que puedan llegar a romper el estanque. Para decorarlos, la mejor opción es escoger plantas palustres para los alrededores (juncos, papiros…), y plantas acuáticas como los nenúfares para el estanque en si. Estas especies son muy hermosas y además depuran el agua, evitando la proliferación de insectos.

Las fuentes con sistema de bomba y circulación, así como las cascadas, son muy decorativas y además contribuyen a oxigenar el estanque, favoreciendo su limpieza; eso si, son incompatibles con los nenúfares. Otra buena opción es instalar sistemas de iluminación nocturna, muy decorativos.

ImágenesStressed Technician, Designergarten.at

Más artículos de: Bricolaje

Categorías: Terraza y jardín

Publicado el: 29-07-2010 | Autor: Marta Sánchez

Publicidad

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

COMENTARIOS

comments powered by Disqus