Un miniestanque al aire libre

Tener un estanque en un espacio al aire libre y poder crear un pequeño ecosistema acuático en tu patio, terraza o jardín es un placer que te puedes permitir. Con este proyecto podrás disfrutar de un rincón fresco y relajante, sacando partido a una cuba de madera, una maceta cerámica grande, un viejo comedero de animales o una antigua bañera galvanizada.

Con esta propuesta, trabajas una sola vez, pero sacas el doble de partido al esfuerzo, ya que fabricas un bonito miniestanque y al tiempo das una nueva utilidad y esplendor a algún viejo recipiente del que no quieres deshacerte.

Imagen Un miniestanque al aire l

No importa que el recipiente en cuestión no sea impermeable, porque irá forrado con una lámina especial para estanques. En principio, aquí se ha optado por una  cuba de madera, pero cualquier objeto que tenga al menos 10 cm de altura y que sea más ancho que alto pude servir.

Antes de empezar con el proyecto, piensa en una ubicación adecuada: soleada, pero también fresca, y alejada de la influencia de árboles de hoja caduca.

Imagen Un miniestanque al aire l

Los materiales que necesitas son estos:

  • Lámina impermeable para estanques de 3 a 5 mm de espesor para forrar el recipiente.
  • Tijeras.
  • Sustrato bajo en nutrientes o especial para estanques.
  • Cestas de plantación.
  • Bloques de piedra para crear diferentes  alturas.
  • Gravilla.
  •  Regadera.
  • Un recipiente tipo cuba de madera.
  • Grapadora de calidad para trabajos manuales (en este caso se ha usado una Novus).
  • Grapas de 6 a 8mm.

Imagen Un miniestanque al aire l

Y este es el paso a paso para construirte tu miniestanque:

  1. Forra el recicipiente con la lámina impermeable. Pon peso abajo (piedras,por ejemplo) para que se adapte al recipiente.
  2. Presiona la lámina contra los lados y grapa  por dentro alrededor del borde superior del recipiente. Asegúrate de que la lámina no está demasiado tensa para que no se rasgue.
  3. Corta la lámina sobrante que sobresalga del recipiente.
  4. Cubre la base con 10-15 cm de sustrato para estanques.
  5. Crea diferentes niveles en el estanque con bloques de piedra prestando especial atención a la profundidad que necesita cada planta para crecer.
  6. Es preferible acomodar las plantas en cestas de plantación especiales para estanques para evitar que crezcan y se prodiguen demasiado.Forra las cestas con papel de periódico para evitar que el sustrato que eches se disuelva, planta y comprime la tierra con firmeza. Finalmente cubre con gravilla.
  7. Sitúa las cestas de plantación sobre los bloques de piedra a diferentes alturas. Observa la ubicación y pon las plantas que crecen menos delante y las más altas detrás. Llenta tu miniestanque con agua del grifo o de lluvia, pero no lo llenes nunca con manguera para no estropear el equilibrio del interior.
  8. ¡Terminado! Ahora ya puedes disfrutarlo…

Fotografías: Novus

Más artículos de: Bricolaje

Categorías: Terraza y jardín

Publicado el: 23-06-2011 | Autor: María Tebar

Publicidad

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

COMENTARIOS

comments powered by Disqus