Vuelta al cole: espalda sana con mochilas escolares

Las mochilas escolares fueron un gran invento que sustituyó a la vieja cartera. Más cómodas, dejan las manos libres y permiten echar el peso a la espalda, repartiéndolo además a partes iguales entre los dos hombros. Pero, ojo, no son la panacea. Los escolares llevan enormes cargas a la espalda, por lo que es nuestra obligación adoctrinarles sobre la mejor forma de repartir el peso, y cómo llevar o no llevar la mochila colgada.

Imagen mochilas 1

Estos son algunos factores de interés a la hora de llenar la mochila y cargar con ella.

  • La mochila no debe nunca pesar más del 10% del peso del niño. Por ejemplo, si el pequeño pesa 40 kilos, la mochila llena no debe superar los 4 kilos. En caso de que pese más, necesita un carro con ruedas para arrastrar la mochila.
  • La mochila debe quedan ajustada en la zona media o alta de la espalda, nunca ir colgada baja, sobre la zona lumbar, como la llevan muchos adolescentes.
  • La mochila ha de ir colgada de los dos hombros, no de uno solo como si fuera una bandolera ni llevarse tampoco en la mano.
  • La carga en la mochila debe ir bien repartida dentro de ésta. Los objetos voluminosos o con más peso, normalmente los libros, deben ir colocados en vertical y cerca de la espalda.
  • Las mochilas con ruedas no deben arrastrarse siempre de un solo lado. Lo ideal es ir cambiándola de mano para evitar desviaciones de columna.

Imagen mochilas 2

Imagen mochilas 3

Imagen mochilas 4

 

Importante fijarse también en algunos detalles cuando se va a comprar una nueva mochila…

  • Es importante adquirir una mochila del tamaño adecuado a la estatura del niño y al material que llevará en ella. También que lleve todos los compartimentos necesarios para organizar bien el material escolar.
  • También es esencial que incorpore unos tirantes anchos en la zona de los hombros (mínimo de 4 cm) y que éstos tengan una hebilla de regulación, imprescindible para adecuar la posición de la mochila a la estatura y las características de cada niño.
  • El respaldo de la mochila debe ser firme, resistente y estar bien acolchado. El material en general debe dar buena impresión y parecer resistente, igual que las cremalleras.
  • Fíjate en que lleve unas buenas cantoneras en las esquinas o al menos algún tipo de refuerzo interior o exterior para que no se machaquen los bordes del peso y el arrastre contra el suelo.

Imagen mochilas 5

Imagen mochilas 6

Imagen mochilas 7

Y las ruedas son otro capítulo de gran importancia… Hay mochilas que llevan las ruedas incorporadas. Pero la mayoría son mochilas acopladas a un carro de ruedas. Estos están fabricados en chapa o aluminio. Son ideales los de aluminio, porque resisten más y pesan menos. Las ruedas de calidad suelen ser de silicona y están almohadilladas en sus rodamientos para no hacer ruido.

Es interesante que el carro se pueda plegar para que no ocupe espacio cuando no se use y que lleve un puente de calidad que no se rompa fácilmente. A menudo la mochila se estropea antes que el carro por lo que uno bueno puede durar varios cursos.

Imagen mochilas 8

Imagen mochilas 9

Fotografías: Busquets, Kipling

Información: Busquets

Más artículos de: Hogar Sano

Publicado el: 02-09-2013 | Autor: María Tebar

Publicidad

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

COMENTARIOS

comments powered by Disqus