Gafas de lectura, ¿son o no son recomendables?

Las gafas de lectura a la venta en todo tipo de establecimientos pueden ser un peligro para la vista. Ahora que nos habíamos acostumbrado a tener varios pares repartidos por la casa, el coche, el bolso y la oficina, resulta que están siendo cuestionadas por los ópticos optometristas… ¿Por qué…?

Imagen Gafas de lectura, ¿son o no son recomendab

Las gafas de lectura, también llamadas gafas pregraduadas y gafas premontadas, se han convertido en un auténtico boom de ventas en nuestro país, con presencia en todo tipo de tiendas, farmacias, herbolarios, hipermercados, gasolineras, tiendas de regalos y bazares… De repente en los últimos años, un artículo caro como eran las gafas graduadas ha pasado a abaratarse tanto que por 2 o 3 euros puedes contar con un par de ellas de diseño bastante bueno, que solucionan el problema de no ver en momentos puntuales… Pero, ¿qué hay de usarlas a menudo? ¿Por qué pueden ser un riesgo para la vista…?

El usuario tipo es el de personas a partir de 40 años que empiezan a sentir los síntomas de la presbicia o vista cansada. Cuando el problema aparece, muchas personas recurren a este tipo de gafas-lupa de producción industrial. Pero es un error no ponerse en manos de profesionales de la salud cualificados en visión…

Parece que este tipo de gafas de lectura se fabrican con materiales de muy baja calidad, casi siempre con plástico inyectado, no con cristal, por lo que la visión no es tan nítida como debiera. Además, no pasan ningún tipo de control, y como se hacen con medidas estándares pasan por alto las diferencias de graduación entre los dos ojos, los centros pupilares, los ejes visuales o la posibilidad de astigmatismo, aspectos que los ópticos sí tienen en cuenta al crear cristales graduados a la medida.    

Por suerte, no todos los productos que hay en el mercado son de tan baja calidad. Para comprar productos “decentes”, el consumidor tiene varios criterios por los que guiarse:

  •  Mejor comprar las gafas en una óptica y asesorado por un experto.
  • Buscar el sello de garantía CE en las lentes (en el envase y en el prospecto).
  • Asegurarse de que la graduación viene claramente indicada en el producto.
  • Tener siempre en cuenta que las gafas premontadas en ningún caso deben ser de uso habitual.

¿Qué síntomas se producen con el uso continuado de gafas pregraduadas?

Las quejas más comunes están relacionadas con la irritación de ojos, el lagrimeo, dolores de cabeza, fatiga visual… Según los expertos, en casos extremos se podría perder la visión de uno de los ojos…

¿En qué casos se pueden usar gafas de lectura?

Sólo deben utilizarse para leer como gafa auxiliar de emergencia si se tiene vista cansada, pero no astigmatismo. Por ejemplo, se puede llevar un par en el bolsillo al ir a hacer la compra al supermercado para leer la diminuta letra de los ingredientes en los alimentos envasados. Hay que tener en cuenta que cuanto más graduación tienen más distorsionan. Por eso, aunque las hay hasta de 3,5 dioptrías, su uso para esta graduación está totalmente desaconsejado, incluso para uso ocasional. 

Fotografía: Opticareig

Más artículos de: Hogar Sano

Categorías: Belleza y salud

Publicado el: 29-09-2014 | Autor: María Tebar

Publicidad

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

COMENTARIOS

comments powered by Disqus