La decoración del Titanic

100 años después de aquel 15 de Abril de 1912, la fatal aventura del Titanic sigue presente en las mentes de todo el mundo, y es que a lo largo de la historia ha habido momentos que han supuesto un antes y un después, pero no solo en lo que al mundo afecta un acontecimiento, sino en lo que a nuestras vidas supone su conocimiento.

Imagen Titanic, el barco de los sue

Este es el caso del Titanic y de mi vida, era muy pequeña cuando me contaron aquel relato que me pareció apasionante, y desde entonces sufro un enganche personal a él, una adicción que me ha hecho esperar con ansia esta conmemoración del primer centenario de su hundimiento. Momento en el que estamos conociendo más datos acerca del "insumergible".

Hay pocas cosas que han trascendido en torno al Titanic, al menos de manera certera, pero sin lugar a dudas la primera imagen que ocupa nuestras mentes al hablar de su decoración, es la majestuosa escalera imperial que presidía la zona de primera clase del barco. Una decoración que resumía a la perfección la sensación que se pretendía trasmitir. Lujo, glamour, sofisticación, nivel, poder, nobleza…

Imagen La escalera del Tit

Era una impresionante escalera de madera de roble, de doble curva, con una barandilla lujosamente decorada en oro, y rematada por una cúpula de cristal por la que entraba la luz natural. El ángel que decoraba la escalera, fue rescatado del fondo del mar en una de las primeras inmersiones.

Imagen Escalera del Tit

Hay que destacar el reloj situado en el primer descansillo de la escalera. Colocado sobre un panel de madera y flanqueado por las tallas del Honor y de la Gloria, simulando coronar el tiempo. Paradójicamente fue precisamente ese tiempo tan protegido lo que faltó aquella fatídica noche de abril.

Imagen Reloj Tit

La decoración del Titanic era precisamente lo que marcaba la majestuosidad del buque, pero también la diferencia de clases, y es que en esa época, la decoración se encargaba de dejar a la vista además de gustos, el nivel, la clase social o el poder adquisitivo de quien pudiera disfrutar de ella.

Imagen Cafetería de primera c

Imagen Cafetería de segunda c

Imagen Cafetería de tercera c

En la actualidad, los decoradores apostamos por una intención totalmente opuesta, abogamos por demostrar que nada tiene que ver el dinero con el buen gusto ni con el estilo. Pero hace 100 años, las cosas eran muy distintas.

La decoración del Titanic estaba inspirada en la lujosa ornamentación del Palacio de Versalles. Con mobiliario de estilo Luis XV, un excesivo uso del entelado y tapizado, y una presencia infinita del enmarcado y la moldura.

Imagen Camarote del Tit

Casi todas las paredes estaban empaneladas con una rica madera completamente tallada. Un recurso muy utilizado en decoración de inspiración marinera. En la zona de los camarotes, la madera lucía blanca y con aplicaciones doradas.

Imagen Pasillo de camarotes de primera c

Y es aquí donde más diferencias se encuentran, ya que un abismo separa la decoración de los camarotes de primera clase de los de tercera. Algunas reproducciones nos permiten comprobarlo a día de hoy.

Imagen La chimenea del Tit

Lujosos camarotes de primera clase, con todo tipo de comodidades (cuarto de baño integrado, terraza…) decorados con el más puro estilo Luis XV, representado por la técnica utilizada en la decoración de las paredes, en entelado, por la calidad decorativa de sus muebles, por las dimensiones del propio camarote… Los apliques de pared dorados, presentes siempre aunque en diferentes versiones, en la decoración marinera.

Imagen Camarote del Tit

Las diferencias con los camarotes de tercera son visibles. Como ventana un único ojo de buey. El baño se reduce a un pequeño lavabo colgado de la pared dentro del propio habitáculo. Tenían la cuarta parte de espacio, y sin embargo estaban pensados para al menos cuatro pasajeros.

Imagen Camarote de tercera c

En cualquier caso, el lujo estaba presente por doquier, y de ello da muestra cada inmersión para ver sus restos, de los que se han rescatado objetos de toda índole, que responden a las altas clases sociales de la época, y que nos permiten hacernos una idea mucho más certera, del estilismo dominante de primeros de siglo.

Imagen Camarote de primera c

Cada 15 de abril merece un recuerdo a quienes disfrutaron de aquel primer viaje, a quienes sobrevivieron a él y a quienes perecieron. Un recuerdo a quienes idearon la construcción del barco y a quienes lo llevaron a cabo.

Imagen Salvav

Un recuerdo a quienes crearon un nuevo estilo de decoración, el "estilo Titanic". Al capitán, a la tripulación… a todas y cada una de las personas que formaron parte de él, porque aunque muchos nunca lo supieron, escribieron una página de la historia mundial.

Más artículos de: Ideas y tendencias

Publicado el: 06-04-2012 | Autor: Olaia Pellón

Publicidad

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

COMENTARIOS

comments powered by Disqus