La postura correcta ante el ordenador

Pasamos cada vez más horas delante del ordenador, a veces en la oficina y luego en casa. Bien sea por afición, por estudio o para trabajar en nuestro domicilio, lo cierto es que la postura que adoptamos ante la pantalla y el teclado no siempre es la adecuada. Y a  menudo compramos mobiliario barato sin prestar atención a la ergonomía. ¡Mal hecho! También en casa hay que cuidar la salud postural con los elementos adecuados.

¿Dolores articulares  y musculares? ¿Notas sobrecargadas las lumbares, los hombros contraídos y tu circulación se resiente…? Son las consecuencias del sedentarismo y las malas posturas contribuyen a agravar estos síntomas. Así es que es hora de prestar atención a la correcta forma de sentarse ante el ordenador también en casa.

Imagen La postura correcta ante el orden

Presta atención: en seis de cada diez casos, la causa de los dolores de espalda se debe al diseño incorrecto de la silla o a las malas condiciones del mobiliario; por eso en casa también es importante elegir bien mesas y sillas.

Por ejemplo, es clave es permanecer sentados pero en movimiento. Por eso los asientos para el ordenador deben de tener un diseño flexible en el respaldo y los brazos,y nosotros cambiar de postura frecuentemente. Otro buen consejo:  evitar los giros parciales sobre la silla para alcanzar algo… Mejor que el giro sea completo.

Postura correcta ante el ordenador

Hay que adoptar una postura estable, nunca desplomado sobre la silla:  columna vertebral erguida y apoyada en el respaldo de la silla; brazos vueltos hacia afuera sobre los reposabrazos; muslos formando un ángulo de 90 º con la espalda... Las rodillas forman un ángulo recto con los muslos, y permanecen a la altura de las caderas o ligeramente más altas y las pantorrillas a su vez realizan otro ángulo recto con los muslos. Las piernas se dejan ligeramente abiertas, nunca cruzadas y las plantas de los pies apoyan sobre el suelo formando de nuevo ángulo recto.

Imagen La postura correcta ante el orden

La silla perfecta

La silla es un elemento muy personal: debe de adaptarse al usuario y estar dotada de cinco ruedas para prevenir vuelcos, giro, regulación del respaldo y del asiento en altura, y reposabrazos. Si pasas muchas horas en casa ante el ordenador, no repares en gastos y prueba diferentes modelos antes de decidirte. Por ejemplo, comprueba que el asiento no presione la parte inferior de los muslos una vez regulada la altura. En general, el asiento debe permitir una posición sentada dinámica, de forma que se mueva al tiempo que tú: muy importante, si te recuestas hacia atrás, el repaldo debe poder seguir tu movimiento, lo mismo que cuando te incorpores.

Respaldo. Debe tener curvatura visto desde el lateral para adaptarse a la forma de la espalda y un buen apoyo lumbar. Lo ideal es que esta zona pueda regularse en un rango de hasta 5 cm.

Profundidad del asiento. Para ‘medidas especiales’ (personas muy altas o muy bajas) puede ser conveniente buscar un modelo de silla para ordenador que también tenga la profundidad del asiento regulable.

Reposabrazos. Es indispensable que sean más cortos que el asiento para que permitan acercarse a la mesa. Los mejores son regulables en altura y giran con el usuario.

Imagen La postura correcta ante el orden

Prever tiempos de descanso

Es importante levantarse de vez en cuando para relajarse  y para tomar alguna cosa fuera de alcance. ¡No hagas pereza! También se deben calcular descansos de dos minutos cada tres cuartos de hora, quitando la vista del ordenador y si es posible dando algunos pasos . Además, hay que procurar variar  la postura de los brazos sobre los reposabrazos y  estirar y doblar las piernas alternativamente.

Tu espalda y tu salud te lo agradecerán…

Información y fotografías: Ofita

Más artículos de: Hogar Sano

Publicado el: 18-07-2011 | Autor: María Tebar

Publicidad

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

COMENTARIOS

comments powered by Disqus